Sergio Ramos no permitirá que Florentino Pérez le desprestigie como a Casillas

El central no soportará ninguna falta de respeto por parte del presidente. Eso sí, todo se puede arreglar de hoy para mañana como sucedió cuando Cristiano firmó su megamillonario contrato

Foto: Sergio Ramos no permitirá que Florentino Pérez le desprestigie como a Casillas

El Real Madrid tiene al enemigo en casa. Es desde dentro del propio club donde se trasmite toda la negatividad que rodea al equipo en los últimos años. Ha sido su máximo responsable quien ha permitido que el madridismo se encuentre en una permanente guerra civil al no evitar el enfrentamiento que provocó Mourinho. Y es también su presidente quien tiene abierta una brecha con los pesos pesados del vestuario. Cristiano, Sergio Ramos y Casillas han sido criticados por Florentino Pérez y estás críticas les ha llegado a los tres porque raja en foros donde sabe que lo que dice de ellos les va a llegar.

La relación con Iker siempre fue dificultosa. Desde que Florentino le conoció en el año 2000, en un viaje que hizo a Bélgica haciendo campaña para ser presidente del Real Madrid. “Este crío no puede ser el portero del Madrid”, comentó a su círculo de entonces al ver al tercer portero de España en aquella Eurocopa disputada en Holanda y Bélgica. Aquel crío ya era titular del Real Madrid y había ganado la octava Copa de Europa. Sin embargo, una vez presidente, Florentino Pérez intentó que dejara de ser el portero del Madrid, aunque sin éxito, pese a la suplencia a la que le relegó César y el intento de fichaje del italiano Gianluigi Buffon. 

Tuvo que ser Mourinho el que años después rematase la faena que inició Florentino. Cuando el entrenador portugués desprestigió a Casillas, el presidente no apareció nunca para defenderle públicamente. La salida de Iker puede producirse a final de temporada y Pérez alcanzaría su objetivo 15 años después. Con Raúl tardó diez. A Casillas, como ya hizo con el 7, le tendrá que pagar -vamos, se lo pagará el Madrid- su contrato para que se marche.

Y con Cristiano le pasará igual. El portugués consiguió la mejora de contrato. Desde que dijo aquello de “estoy triste”, el presidente tomó este adjetivo como mote para el de Madeira. Y aún le llama así. Cristiano se salió con la suya y firmó su nuevo contratazo. Eso sí, desde ese mismo día, le quedaba un día menos en el Madrid y el presidente aguarda su turno para sellar la marcha del luso. Nunca le tuvo en demasiada estima porque le fichó Ramón Calderón. Y Cristiano lo sabe. Y quizá, a lo mejor, aún no es seguro, pero puede ser, que a final de temporada Cristiano también se marche con Casillas.

Mientras, Sergio Ramos vive su guerra fría con el presidente. Su relación pasa por su peor momento. Florentino raja sistemáticamente del sevillano en todos los corrillos. Después de la eliminación en la Copa del Rey ante el Atlético, a Pérez se le escuchó en el antepalco reprochar a José Mercé: “Muy bien tu amigo, ya ha conseguido que nos elimine el Atleti”. Esto es lo que cuentan varios testigos que le dijo al cantaor refiriéndose a Ramos, sabiendo que la crítica le iba a llegar como todas las que va vertiendo en sus conversaciones ‘fútboleras’, en las que no deja títere con cabeza, y en especial a sus propios jugadores.

La renovación del central se encuentra enquistada. Sergio termina contrato en 2017 y, si no hay acuerdo antes, saldrá con la carta de libertad el 30 de junio de ese año. Mientras tanto, no soportará ninguna falta de respeto por parte del presidente y no tolerará que intente desprestigiarle como a Casillas. Todo se puede arreglar de hoy para mañana como sucedió cuando Cristiano firmó su megamillonario contrato. También es posible porque Florentino todo lo arregla con dinero… del Madrid. Pero la situación no es similar. Además de enfatizar en los supuestos de errores de Ramos, culpable para él de todas las derrotas del Madrid, Florentino también pretende desprestigiar a René, el hermano y representante de Sergio.

Los Ramos no se ponen nerviosos. En absoluto. Por más que se empeñe Florentino, el gol del minuto 93 de la final de Lisboa (¡no ha pasado ni un año de que el Madrid ganó la Décima gracias a Sergio Ramos!) pesa más que todas sus filtraciones y zafias campañas para desprestigiar al futbolista de Camas. ¡Eso es así! 

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios