Es noticia
Menú
Del Bosque pergeña seguir tras la Eurocopa, con permiso de la 'jefa' Claramunt
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

Del Bosque pergeña seguir tras la Eurocopa, con permiso de la 'jefa' Claramunt

Villar lo dijo sin ambages hace un par de semanas: "Quiero que siga". Y el seleccionador reconoció que se había equivocado anunciando su marcha el próximo mes de julio

Foto: Del Bosque, en la rueda de prensa previa al amistoso de España en Rumanía (EFE)
Del Bosque, en la rueda de prensa previa al amistoso de España en Rumanía (EFE)

Ángel María Villar y Vicente del Bosque ya han preparado el camino para la continuidad del seleccionador después de la Eurocopa. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) lo dijo sin ambages hace un par de semanas: "Quiero que siga". Y Del Bosque, tras ofrecerse en 'Radio Marca' a hacer la transición hasta las elecciones, reconoció en 'Estudio Estadio' que se había equivocado anunciando su marcha el próximo mes de julio, a la conclusión de la Eurocopa 2016 que se celebra en Francia.

El hecho de que las elecciones a la presidencia de la RFEF se celebrarán como muy pronto en septiembre (aunque todo indica a que serán en diciembre) porque Villar ha marcado los plazos sin que el Gobierno a través del Consejo Superior de Deportes (CSD) haya podido imponer su criterio, facilita el cambio de opinión de Del Bosque, convencido por sus ayudantes Toni Grande y Javier Miñano, para querer continuar hasta el Mundial 2018 que se celebrará en Rusia.

La decisión de Del Bosque deberá contar con el beneplácito de María José Claramunt, quien después de empezar como responsable de marketing se autoproclamó como Directora de la Selección tras la salida de Fernando Hierro de la Federación y así le permitieron manejarse Jorge Pérez, antes de ser defenestrado como secretario general, y el propio Del Bosque. Después de haber traicionado a su mentor inicial -Jorge Pérez-, Claramunt se ha ganado la confianza de Villar y Juan Padrón, el todopoderoso vicepresidente, y sigue ejerciendo como Directora de la Selección, atribuyéndose competencias por encima incluso de las del seleccionador. En otoño de 2014, durante la mayor crisis cuando casi es despedida por Padrón junto a Pérez, Claramunt, con su descaro habitual, llegó a decir que si la echaban, algunos jugadores (mejor no decir los nombres por respeto a estos profesionales) dejarían de acudir a las llamadas de la Selección. Y se quedó tan ancha. Y Padrón y Villar cambiaron su contrato de colaboradora para meterla en plantilla como trabajadora fija.

[Villar se zafa del acoso y derribo de Tebas y Cardenal]

Desde entonces, Claramunt se ha ganado la máxima confianza de Villar y Padrón. O eso dice. Pero estos no la desmienten porque siguen sus indicaciones hasta para firmar los contratos de televisión dejando fuera a 'Radio Televisión Española', que es con quien quería estar siempre Villar. De sus funciones como responsable de marketing poco se sabe, salvo que la Federación no tiene ni marca de coche, ni ninguna petrolera ningún banco como patrocinador. Nissan, Bimbo o Gillette dejaron el patrocinio porque no había retorno ni posibilidad de trabajar con la Federación con el dineral que pagaban y con ella de interlocutora. Desde que llegó, Claramunt no ha traído ni un patrocinador nuevo (LG vino de los contactos del seleccionador). Ingresos no ha traído, pero sí ha subido el dinero que perciben los jugadores por cada concentración en concepto de dietas.

En la Federación no hay ningún empleado que la tenga cariño. Sus formas (malas) han provocado que alguno de sus supuestos subordinados (ella no es Directora de la Selección, pero ejerce como superior de todos los que trabajan con la Roja) hayan tenido que estar en tratamiento psicológico. Se ha enfrentado a todos los departamentos, incluido al de comunicación en el que intentó meter a un DirCom y cambiar a la jefe de prensa, pero ahí no le dejó mangonear Villar. Esther Gascón, la directora general de la RFEF, no comulga con sus formas y se ha desmarcado totalmente de sus decisiones. En el resto de asuntos, tanto Villar como Padrón parecen seguir su criterio. Por tanto, se supone que para que siga Del Bosque tendrá que dar su autorización María José Claramunt, la responsable de marketing que se autoproclamó Directora de la Selección y ejerce como tal sin que nadie la haya nombrado, gracias al descontrol aparente que existe en la Federación de Villar y Padrón.

La sensibilidad de la directora de la Selección

"A lo mejor nos ha faltado un poco de sensibilidad con Torres". Del Bosque preparó el regreso de Torres a la Selección contestando así en la rueda de prensa previa a su acto de investidura como doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), un honor otorgado el pasado viernes por sus éxitos deportivos así como por su trabajo a favor de las personas con discapacidad. En esa intervención pública, esperando la pregunta por Torres, único delantero internacional español que va a jugar las semifinales de Champions, el seleccionador se había preparado los datos y recordó que Torrea suma 110 partidos internacionales y, de ellos, 55 han sido con él como seleccionador, 45 con Luis Aragonés y 10 con Iñaki Sáez.

Pero en la "falta de sensibilidad" con Torres, que se puede extender al poco tacto que ya tuvo con Marchena, Villa, Reina o Albiol, por citar a alguno de los campeones, también se encuentra la sombra de María José Claramunt que se atribuyó (porque se lo permitió Jorge Pérez y el propio Del Bosque, recordemos) las funciones de director deportivo cuando se fue Fernando Hierro y todavía hoy sigue siendo la encargada comunicarse con los jugadores. Y tras el Mundial 2014 fue a Londres a cenar con varios internacionales que juegan allí y ni llamó a Torres, ni para cenar ni para nada. Igual que cuando come en Madrid con internacionales del Atleti obvia a uno que ha jugado 110 veces con la Selección.

[¿Qué le debe Villar a Padrón? Nadie lo ha descubierto. De momento…]

Dijo el seleccionador que es complicado no equivocarse en el trato, pero el hecho de haber jugado más 100 partidos para España ya es suficiente para tener sensibilidad con todos los que han superado esa cifra, por más que a su cuerpo técnico no le guste nada ese o aquel futbolista. Villa no pudo cumplir ni los 100 partidos. Además, en el caso de Torres, aunque no la pegue con el interior como Xavi, también es muy buen chico y fue de los pocos que sumó por el grupo siempre, incluido en el desastre de Curitiba (otra gestión 'madre in' Claramunt, carpa incluida).

Ángel María Villar y Vicente del Bosque ya han preparado el camino para la continuidad del seleccionador después de la Eurocopa. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) lo dijo sin ambages hace un par de semanas: "Quiero que siga". Y Del Bosque, tras ofrecerse en 'Radio Marca' a hacer la transición hasta las elecciones, reconoció en 'Estudio Estadio' que se había equivocado anunciando su marcha el próximo mes de julio, a la conclusión de la Eurocopa 2016 que se celebra en Francia.

Vicente del Bosque María José Claramunt