El enemigo de Lopetegui está en casa y tiene nombre de mujer
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

El enemigo de Lopetegui está en casa y tiene nombre de mujer

La presencia de María José Claramunt en la toma de decisiones fue una de las claves intangibles de los malos resultados de Del Bosque en el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016

placeholder Foto: Julen Lopetegui, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)
Julen Lopetegui, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)

La Selección es el equipo de todos y no puede ser el cortijo de nadie. No se puede gestionar con las normas de los clubes en cuanto a atención a prensa y cerrar los entrenamientos al público. Cada vez que se junta la Selección, debe ser una oportunidad para que los aficionados puedan acudir a ver los internacionales, tanto en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas como en cada ciudad que visite España. Con el máximo aperturismo y con el máximo contacto y relación entre periodistas y los jugadores y técnicos, la Roja ha vivido la etapa más exitosa de su historia ganando en cuatro años dos Eurocopas y un Mundial. Mientras otras selecciones se bunkerizaban como antes España, esta se abría y ganaba, ganaba y volvía a ganar.

Foto: Cada vez se hace más difícil seguir la preparación de la Selección (Javier López/EFE).

Paulatinamente, con la toma del poder en la Selección de la que había llegado como responsable de Marketing (María José Claramunt), la Roja ha tomado las mismas normas con las que se rigen el FC Barcelona y el Real Madrid. Así es como están a gusto los futbolistas, la mayoría de esos clubes, y la autoproclamada directora de la Selección (cargo inexistente en los estatutos y reglamentos de la Real Federación Española de Fútbol) ha decidido imponer estas normas para tener contentos a los jugadores. Y Julen Lopetegui ha asumido estas reglas.

Lopetegui tiene todo para triunfar como seleccionador. Cuenta, sobre todo, con futbolistas excepcionales que bien dirigidos pueden volver a hacer a España campeona. El núcleo duro de futbolistas con los que Lopetegui fue campeón en la Sub 21 será su guardia pretoriana. Los De Gea, Carvajal, Thiago, Koke, Morata y compañía empezaron a demostrar su lealtad y su fútbol ante Bélgica. Y Piqué, Silva y Costa también salieron motivados con el nuevo seleccionador. Estos futbolistas, cuando juegan con intensidad, se convierten en la mejor selección del mundo, ya hicieron partidazos como el de Bélgica antes de la Eurocopa de Francia, en que fracasaron.

El peligro lo tiene al lado Lopetegui. La presencia de Claramunt en la toma de decisiones fue una de las claves intangibles de los malos resultados de Del Bosque en el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016. El exseleccionador no quería saber nada de la directora de la Selección, pero sus ayudantes trabajaban a sus órdenes precisamente cometiendo fallos de bulto en la planificación propiciados por las elecciones erróneas y arbitrarias de la casquivana dirigente, quien aseguró, cuando traicionó a Jorge Pérez, y Padrón les quería echar a los dos, que si la despedían, seis internacionales dejarían de ir con España, apoyando en seis supuestas cartas de estos seis jugadores una amenaza imposible de creer pero que, sin embargo, Villar se tragó como un pardillo.

Desde que ha llegado, al seleccionador se le ha visto muy cerca de María José Claramunt. Uña y roña. Se les ha visto juntos en la presentación de Julen, en el palco del Camp Nou, en el avión de Bruselas, saliendo juntos del AVE a León... Puede resultar lógico si Lopetegui la ha percibido como mano derecha y persona de confianza de Villar en la negociación de su contratación. Además de hacerse la ideóloga de su elección. Pero ya contaba este periódico el pasado jueves el enfado de Iniesta porque Claramunt se presentó en su casa con Lopetegui. Quizás el nuevo seleccionador tenga pensado tomar distancia para los partidos ante Italia y Albania. Para entonces puede ser demasiado tarde. Pero si no lo hace, será difícil que desarrolle bien su trabajo. Porque tiene al enemigo en casa.

Fuentes de la Federación que conocen y aprecian a Lopetegui aseguraban este domingo que “Claramunt le tiene secuestrado. No permite que hablemos con él ni que nadie contacte con Julen. Seguro que abre los ojos, pero le tiene controlado para imponerle su criterio con la anuencia de Villar”. Mientras tanto, Juan Padrón, otrora mandamás de la Federación, está entre la gran mayoría de dirigentes y empleados de la RFEF que no entienden la sumisión del presidente y el seleccionador con esta ejecutiva, a la que Villar metió en plantilla a finales de 2014 con el fin de despedirla meses después para que no pudiera denunciar su condición de colaboradora con despacho.

Foto: Andrés Iniesta, nada más caer España ante Italia en la pasada Eurocopa de Francia (EFE)

Sea como fuere, Lopetegui se puede librar de su yugo en diciembre cuando se celebren las elecciones a la presidencia, porque cualquiera de los candidatos que se presentan no quieren su continuidad (y Julen también debería recordar que hay elecciones, y tratar con menos indiferencia a posibles presidentes). La única posibilidad de seguir de la autoproclamada directora es que Villar no gane las elecciones de la UEFA la semana que viene y siga de presidente de la Federación.

Mundial Rusia 2018 Selección Española de Fútbol Julen Lopetegui María José Claramunt Ángel María Villar Real Federación Española de Fútbol