Messi pidió al vestuario del Barcelona ganar rápido la Liga para preparar 'su' Mundial

El 'crack' argentino tiene como objetivo claro conseguir el tercer campeonato del mundo para Argentina y poder así igualar a Maradona en la historia de su selección

Foto: Leo Messi celebra un gol. (EFE)
Leo Messi celebra un gol. (EFE)

En año de Mundial, el rendimiento de los jugadores internacionales puede ser desigual. Desde los meritorios, que no son habituales en las distintas selecciones y van a tope cada partido para entrar en la lista definitiva, hasta los titularísimos de cada equipo nacional, que solo meten la pierna si es estrictamente necesario para evitar lesiones que les dejen fuera de la gloria que supone disputar una Copa del Mundo con tu país.

Sin poder afirmar que los internacionales del Madrid se encuentren en la segunda situación descrita anteriormente, de lo que sí tenemos constancia es de que en el Barça, por orden directa de su líder, Leo Messi, el objetivo es ganar la Liga varias jornadas antes de que concluya el campeonato para así liberarse y tener fechas de cara a preparar a conciencia el Mundial. Así se lo ha expresado el propio genio de Rosario a su círculo íntimo, y camino de ello van tras una nueva victoria... este domingo por 2-4 en casa de la Real Sociedad.

Messi se va a volcar en intentar ganar su primer Mundial. Estuvo a un paso de lograrlo en Brasil 2014, pero Argentina perdió la final ante Alemania. En Rusia 2018 no quiere fallar, consciente de que es una de sus últimas oportunidades de igualar a Maradona logrando liderar la selección argentina. Jorge Sampaoli piensa en montar un equipo a la medida del culé para que Argentina logre su tercera corona.

160 millones de Coutinho, para la Liga

Para lograr el objetivo de Messi de ganar la Liga por la vía rápida, los dirigentes del Barça ayudaron fichando a Coutinho en este mercado invernal, haciendo al Liverpool un fuerte desembolso (serán 160 millones de euros con objetivos) a pesar de que el internacional brasileño no puede disputar la Liga de Campeones por haberla jugado esta campaña ya con el equipo de Anfield. Coutinho será una pieza importante para finiquitar el campeonato liguero varias fechas antes de que concluya. También han contratado a Yerry Mina, central colombiano, para facilitar la presumible salida de Javier Mascherano.

En el caso del Real Madrid no se trata de que sus jugadores y su técnico hayan decidido tirar la Liga. Ni mucho menos. Lo que ha sucedido es que se han centrado en ganar los cinco títulos que tan meritoriamente obtuvieron en el año 2017 los todavía hombres de Zidane y han descuidado, por varios factores distintos, el campeonato liguero, hasta tal punto de haberse distanciado del Barça una barbaridad para solo haberse disputado la primera vuelta. La preparación para llegar a tope a la Supercopa de Europa y la Supercopa de España, en las que dio buena cuenta del Manchester United y el Barça, respectivamente.

La caída del Madrid

Los pobres guarismos goleadores de Cristiano Ronaldo en Liga (en la Champions está en sus números) son uno de los principales factores negativos para entender la crisis liguera que atraviesa el Madrid, porque el astro portugués ha acostumbrado al madridismo a que su equipo saliese al campo con un gol de ventaja que garantizaba su impresionante goleador, que se ha convertido en el máximo goleador de la historia del Madrid. Y el resto de los motivos van desde la caída física del equipo al poco trabajo táctico que se observa (da la sensación de que se acabaron los automatismos que dejó Benítez y que tan bien le vinieron a Zizou), a la falta de un líder con ideas buenas para todo el grupo, la debilitación de la plantilla con los traspasos, las lesiones que impiden a Bale rendir a su gran nivel o el trato de favor a Benzema, que tiene el puesto garantizado por decreto y a quien han quitado la competencia. No se contempla y parece algo descabellado, pero si continúa el desastre en enero, igual Zizou no se sienta ante el PSG dentro de un mes.

Messi ha decidido ganar la Liga por la vía rápida y en su plan no contemplaba que el Atlético le aguantara el pulso en la primera vuelta. La llegada de Diego Costa convierte a los rojiblancos en candidatos a todos los títulos que disputan. Su contagiosa actitud y sus condiciones de 'crack' mundial dan un plus al equipo de Simeone. Cuando juega, Costa hace que el Atlético se dedique algo más a atacar, algo que tendrá que hacer porque de los 19 partidos de la segunda vuelta juega 11 de local en el Wanda Metropolitano. Los internacionales del Atlético, con Costa a la cabeza, no son de los que esconden la pierna. Como dijo Vitolo, “Costa mete la pierna hasta en un ventilador”. Y Vitolo también lo hará cuando le ponga Simeone, porque se juega un sitio en la lista de 23 de Lopetegui, como Ángel Correa en la de Sampaoli, en la que el único fijo es Leo Messi.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios