Las elecciones a la RFEF o las prácticas mafiosas de House of Cards

Las elecciones a la RFEF o las prácticas mafiosas de 'House of Cards'

¿Quién está detrás de que el TAD vaya tomando decisiones cada vez más extrañas para dilatar las elecciones a la RFEF? ¿Qué candidato no quieren que mande en la Federación?

Foto: Luis Rubiales, candidato a presidir la RFEF. (EFE)
Luis Rubiales, candidato a presidir la RFEF. (EFE)

El presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, aseguraba tras la reunión que celebró el 29 de agosto de 2017 con Juan Luis Larrea, entonces presidente en funciones de la Real Federación Española de Fútbol, y los presidentes de las federaciones territoriales, que había "consenso" en que la mejor solución es la dimisión de Ángel Villar y que la hoja de ruta pasaba por la marcha de Villar o por una moción de censura. Desde aquel 29 de agosto hasta el próximo 17 de mayo, cuando, supuestamente, se elegirá un nuevo presidente de la RFEF da la sensación de que hay alguien que no quiere que se celebre esta votación.

Cuando todos habían acordado, con el CSD a la cabeza, que la salida de Villar mediante una moción de censura era la ruta elegida, sucedió que el 6 de octubre el propio CSD interpuso al Tribunal Administrativo del Deporte un recurso extraordinario de revisión contra la resolución del propio TAD que había validado las elecciones a la RFEF el 9 de junio. El TAD envió el recurso al Consejo de Estado para que emitiera un dictamen no vinculante. Si ese dictamen era favorable a la nueva tesis del CSD que había enviado al TAD, este dictaría resolución anulando la suya del 9 de junio, con lo que habría que repetir las elecciones a la asamblea general de la RFEF. El 28 de febrero el Consejo de Estado desestimó el recurso del CSD con lo que el TAD no podía dictar la resolución de repetición de las elecciones a la asamblea de la RFEF y esa misma asamblea, elegida en las elecciones del 22 de mayo de 2017, podía elegir legítimamente al presidente.

Mientras el Consejo de Estado decidía (tardó desde el 11 de octubre que admitió a tramité el TAD el recurso del CSD hasta el 28 de febrero), Luis Rubiales renunció a la presidencia de la AFE y el 23 de noviembre (cuando habían trascurrido 6 meses de la elección de Villar) presentó la moción de censura, siguiendo la hoja de ruta montada por Lete en agosto. La fecha de la moción de censura iba a ser el 16 de enero. Pero nunca se llegó a celebrar porque el 22 de diciembre, el TAD decidió destituir a Villar por haber abierto una cuenta de Twitter como candidato a las elecciones de la RFEF, una destitución que podría rozar la prevaricación porque Villar pidió permiso para hacerlo y no había motivo suficiente como para destituirle. Pero al ser destituido el presidente, la moción de censura ya no era posible. Por tanto, ahora había que esperar a la resolución de Consejo de Estado sobre si había que repetir las elecciones a la asamblea de la RFEF como pretendía el CSD con su recurso extraordinario de revisión al TAD.

Sin esperar a la resolución del Consejo de Estado, el 13 de febrero la RFEF convocó elecciones a presidente para el 9 de abril. El Consejo de Estado decidió desestimar el recurso del TAD el 28 de febrero por lo que las elecciones al 9 de abril iban para adelante. El 19 de marzo, la página web oficial de LaLiga hizo públicos los horarios de la jornada 31 y decidió que concluía el lunes 9 de abril a las 21:00 con el partido Villarreal-Athletic, en el que participaba De Marcos, uno de los asambleístas que debían votar en la asamblea al nuevo presidente de la RFEF. La Orden Ministerial que regula los procesos electorales recoge que el día de las elecciones a la Asamblea no puede haber competición oficial. El anexo II del Convenio de Coordinación de la RFEF-LFP permite a la liga la posibilidad de fijar partido los lunes o viernes. Al fijar un partido el mismo lunes que estaba convocada la votación, LaLiga sabía que no se podían celebrar las elecciones y, además, curiosamente, eligió un partido en el que participaba un asambleísta. ¿Casualidad?

La candidatura de Luis Rubiales presentó un recurso al TAD para que quitase ese partido de ese día con el fin de que se pudieran celebrar las elecciones. El TAD, en una decisión que podría rozar la prevaricación, decidió anular las elecciones del 9 de abril cuando en ningún caso la candidatura de Rubiales solicitaba la suspensión de la votación sino que quitaran el partido Villarreal-Athletic que sospechosamente LaLiga había puesto el día 9 de abril. El 19 de marzo LaLiga fijó el partido Villarreal-Athletic para el día 9 de abril cuando desde el 13 de febrero se sabía que las elecciones estaban fijadas para el 9 de abril.

Estos movimientos dan toda la sensación de que alguien no quiere que se celebren esas elecciones en las que la asamblea de la RFEF elegirá entre Luis Rubiales y Juan Luis Larrea quien será el próximo presidente de la RFEF. Tras la suspensión de las elecciones fijadas para el 9 de abril, la junta gestora decidió convocar las elecciones para el 17 de mayo, fecha en la que no había competición y nadie podía recurrir. Pero una vez que el Barça y el Sevilla cayeron eliminados de la Liga de Campeones se abrió la posibilidad de que se pudiera realizar la votación el martes 24 de abril, pero la junta gestora no quiso ni planteárselo al CSD que decía que debía decidir el TAD si se podían celebrar ese día, cuando para cambiarlas al 17 de mayo no pintó nada el TAD, que sólo decidió suspender las de 9 de abril en una extraña y sospechosa decisión que no cuadra con la solicitud que había hecho en su recurso una candidatura que pasaba por cambiar el partido Villarreal-Athletic y no por la suspensión de las elecciones.

LaLiga fija sospechosamente un partido

¿Quién puede estar detrás de dilatar las elecciones a la RFEF? Una decisión del TAD en diciembre destituye a Villar y aborta la moción de censusa. En febrero, el Consejo de Estado desestima el recurso que se había puesto contra sí mismo el CSD en el TAD para repetir las elecciones a la asamblea. Y en abril el TAD suspende las elecciones del 9 de abril, fijadas desde el 13 de febrero, pero que el 19 de marzo se fijó un partido para ese día de manera sospechosa por LaLiga porque se sabía que no podía haber competición y que, además, en el partido Villlarreal-Athletic jugaba un asambleísta (el Villarreal también lo es, pero es persona jurídica y podía acudir a votar).

Suena a teoría de la conspiración y a las prácticas mafiosas que se llevan en política al estilo de la serie 'House of Cards', pero son demasiadas casualidades. Como la de establecer el 17 de mayo las elecciones cuando ese día estaba fijado un juicio en Valencia por una demanda interpuesta por Luis Rubiales por atentado al honor contra Cayetano Martínez de Irujo (declaró que pertenecía a la misma mafia de la Federación investigada en el caso Soule, pese a que Rubiales no apareció en el sumario) y, de repente, se filtra que Rubiales no puede estar en la votación el día 17 de mayor porque tiene ese juicio. Un juicio en el que Martínez de Irujo lleva de testigos a Javier Tebas, presidente de LaLiga y Miguel Cardenal, exsecretario de Estado para el deporte. Curioso.

Da la sensación de que hay una mano (o varias) que manejan los hilos para que no se celebren las elecciones a presidente de la Federación. Da la sensación de que algo va a pasar, con el TAD de por medio porque está en todas (¿quién maneja el TAD?), y se van a volver a suspender la fecha del 17 de mayo y no se va a votar. La FIFA está muy pendiente y quiere que las elecciones se celebren antes del 31 de mayo. Si se vuelve a demorar la votación sería muy sospechoso. Siendo defensores y estando orgullosos de la separación de poderes y respetando las decisiones judiciales, las actuaciones del TAD y de personajes siniestros que manejan los hilos por detrás hacen poner en duda el sistema. Son decisiones extrañas, que dan la sensación de prefabricadas. El tema de las elecciones a la Federación no interesa al aficionado. Es cierto que no interesa a nadie, pero este desinterés no puede suponer que se tomen decisiones arbitrarias e injustas a sabiendas, que se preparen pruebas y situaciones y se haga todo lo posible para que no se vote. ¿Quién no quiere que se vote? ¿La victoria de qué candidato preocupa tanto y por qué? Se sabrá algún día. Quizás pronto. Si, por sorpresa, se suspenden las elecciones del 17 mayo alguien se retratará, por más que lo camufle en recursos, decisiones retorcidas, movimientos forzados o prefabricados. Sería muy fuerte que volvieran suspender las elecciones. Y sospechoso. Hasta el 17 de mayo, estaremos atentos…

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios