La falta de respeto a Solari (pese a la vuelta de tuerca que ha dado al Real Madrid)

A Solari se le ha criticado mucho en los discretos y malos partidos, pero no se ha ensalzado su figura cuando los encuentros han terminado en victoria del Real Madrid

Foto: Santiago Solari, el pasado fin de semana ante el Sevilla. (Reuters)
Santiago Solari, el pasado fin de semana ante el Sevilla. (Reuters)

Todo alrededor del Real Madrid es exagerado. Y todo cambia de una semana a otra. Si después del triunfo ante el Betis se acusó al equipo madridista de haber jugado como un equipo pequeño por haberse encerrado en el segundo tiempo, una semana después, tras vencer al Sevilla, se ha dicho que el Madrid jugó el mejor partido de la temporada. En las críticas por el planteamiento ante el Betis, se señalaba única y exclusivamente a Solari. En los elogios del buen partido ante el Sevilla, se apuntaban como claves el gran partido de Modric, el golazo de Casemiro, el compromiso de Benzema y los cada vez mejores detalles de Vinícius. Nada se decía del entrenador.

Eso suele ser así en el fútbol: cuando el equipo gana, es mérito de los futbolistas, y cuando el equipo pierde (o gana como lo hizo el Madrid ante el Betis con el gol 'in extremis' de Ceballos), es culpa del entrenador. Esto suele agudizarse en función del perfil del técnico. Ese es el caso de Solari, cuyo perfil es bajo comparado al de Zidane, que llegó con el crédito de haber sido uno de los fichajes galácticos de Florentino Pérez y se marchó cuando le vino en gana, con tres Champions consecutivas en el bolsillo. Por eso, Lopetegui también lo tenía complicado (aunque también se dijo que el partido que hizo el Madrid ante la Roma, con Julen en el banquillo, había sido el mejor en años), porque su carisma y su perfil, por más que se tuviera que ir de la Selección por decir sí al Madrid, era también más bajo que el de Zizou. Algo parecido le pasó a Benítez, que llegó después del mediático Mourinho y de Ancelotti.

Algunas de sus decisiones

Solari está dirigiendo el Madrid con firmeza. Intenta buscar soluciones y toma decisiones. Ante las numerosas bajas que tenía ante el Betis, decidió modificar el sistema y jugar con tres centrales y dos carrileros, y en el primer tiempo el Madrid fue superior al Betis. En la segunda mitad, el equipo blanco estuvo mucho tiempo encerrado porque se impuso el Betis con su fútbol de posición y de posesión, no porque el Madrid se echara atrás a defender el 0-1. El Betis de Setién le ganó la posesión, como se la disputó al Barça en el Camp Nou, pero no dio sensación de peligro y Keylor Navas apenas tuvo que hacer paradas decisivas. El Madrid ganó, pero las críticas fueron duras. Y se le reprochó la ausencia de Isco, pese a las bajas. Aunque no se destacó tanto que dejara en el banquillo a Marcelo.

Ante el Sevilla, Solari volvió a dejar de suplente a Marcelo y puso de nuevo a Reguilón por segunda jornada consecutiva. Esa decisión no la llegó a tomar Lopetegui, pese a que en el inicio de temporada el lateral brasileño, posiblemente el mejor del mundo en su puesto junto a Jordi Alba, también quedó retratado por su baja forma en varios partidos. Solari sí ha tomado esa decisión. Y le está saliendo bien. Su objetivo es que Marcelo adquiera su mejor forma para la eliminatoria de Champions ante el Ajax.

Ante el Betis, Solari decidió cambiar el esquema y poner tres centrales y dos carrileros al analizar los efectivos de que disponía, por las numerosas bajas. Y pese a que le salió bien por el triunfo, comprobó que todos los palos iban para él porque el equipo estuvo defendiendo en el segundo tiempo más de lo que suele defender el Real Madrid.

Los mensajes de Solari

Solari ha estado irregular en la sala de prensa desde que llegó. Si bien su imagen, su gesto y su percha le ayudan para ser entrenador del Real Madrid, ha sido en los mensajes donde no ha convencido en alguna ocasión. En su debut, cuando dijo lo de jugar con “dos cojones” en Melilla y descuadró a todos. Y el justificar el empate ante el Villarreal fue un exceso de sinceridad que no volverá a repetir. En cambio, después de vencer y convencer ante el Sevilla, sí hizo una declaración convincente, de las que calan en el madridismo: “Lucharemos por la Liga. Para el Madrid, no hay nada imposible”.

A Solari se le respeta poco en general. Se ha dado por hecho que ponía a Vinícius por imposición de Florentino, pero con sus actuaciones el brasileño está demostrando que merece jugar. Su decisión de poner a Marcos Llorente fue un gran acierto y solo le quitó la titularidad al canterano una lesión. Y la titularidad de Courtois entraba en el guion, por más que Solari siempre alaba a Keylor Navas y ha llegado a declarar que cuenta con los dos mejores porteros del mundo.

El Madrid volverá a tener malos partidos. Eso es inevitable. Pero la línea del equipo es ascendente y el estado de forma de los mundialistas debe mejorar, como lo ha hecho el de Luka Modric, que ante el Sevilla volvió a ser decisivo. La dirección de equipo de Solari es bastante buena. Aún cuenta con margen de mejora, pero ya se empieza a ver el fútbol vertical y de entradas por las bandas que le gusta, y lo empiezan a plasmar sus jugadores. Costará que se lo reconozcan, pero su trabajo en un Madrid que nota la ausencia de Cristiano Ronaldo en cada partido está siendo de gran nivel.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios