Cómo Sergio Ramos es el futbolista que más ha mandado en la historia del Real Madrid

La bronca entre Sergio Ramos y Florentino Pérez evidencia la enorme jerarquía del capitán. Supera con creces a la que tuvieron en su día Hierro, Raúl o Iker Casillas

Foto: Sergio Ramos abraza a Florentino Pérez en la Ciudad Deportiva de Valdevebas. (Efe)
Sergio Ramos abraza a Florentino Pérez en la Ciudad Deportiva de Valdevebas. (Efe)

La semana negra del Real Madrid, en la que el mejor club del siglo XX se quedó sin opciones de ganar la Copa ni la Champions y prácticamente sin más posibilidades que las matemáticas de ganar LaLiga, ha servido para que se conozca el enorme poder que tiene el capitán Sergio Ramos en el club de Concha Espina. La bronca a la conclusión del partido ante el Ajax entre Sergio Ramos y Florentino Pérez, que se contó en el diario AS y luego confirmaron todos los medios, evidencia la enorme jerarquía del futbolista sevillano, que supera con creces a la que tuvieron en su día Fernando Hierro, Raúl González Blanco o Iker Casillas, los tres últimos capitanes ilustres del Madrid antes de heredar el brazalete Ramos.

Sin entrar a debatir sobre si un empleado debe hablar así a su jefe –porque todo es relativo en el Madrid, por su condición de club de socios, y no está claro que el presidente sea jefe de los futbolistas porque los dueños del club son los socios–, la realidad es que el poder de Ramos sobre Florentino y sobre el vestuario se lo ha ganado en el campo. Porque fue gracias a su gol en el minuto 93 de la final de Champions en Lisboa por lo que Florentino Pérez mantuvo la presidencia en 2014. De no haber empatado aquel partido, el Atlético habría ganado su primera Champions y esa derrota le habría costado el puesto a Florentino por la errática política deportiva que desembocó en una pésima planificación deportiva que se ocultó precisamente al ganar La Décima. La misma equivocada planificación deportiva que le reprochó el capitán al presidente en su bronca del pasado martes. Su rendimiento le ha valido ser uno de los mejores centrales del mundo y si Florentino decide echarle como le amenazó el otro día recalará en otro de los grandes del fútbol mundial.

Sergio Ramos está presente en todas las decisiones que conciernen al equipo y sin su permiso no se hace nada. Tanto el presidente como director general José Ángel Sánchez le consultan todo al capitán y si éste no está de acuerdo no se hace. Así pasó con el interés del fichaje de Antonio Conte como sustituto de Julen Lopetegui que se frustró desde la capitanía, por poner un ejemplo. Por eso, cuando el presidente le recriminó que habían tenido varios días libres tras la derrota ante el Girona, Sergio se sintió atacado frontalmente y respondió. Por cierto, tras la bronca hecha pública se abrieron sondeos en las distintas webs y la gente opinaba mayoritariamente (70-30) que Sergio llevaba razón y Florentino no.

El capitán quiere que siga Solari

El artículo de ABC del pasado sábado repasaba el poder que le atesora Sergio y aseguraba que el presidente ya no le iba a consensuar con él los entrenadores que elegía. Algo que está por ver, porque Ramos y la gran mayoría de los jugadores quieren que Solari continúe hasta final de temporada y todos los medios informaron el pasado jueves que hoy lunes el entrenador argentino iba a ser destituido, al margen del resultado cosechado por el Real Madrid ayer ante el Valladolid.

Lo que está claro es que aunque Florentino decidiera ahora quitarle todo el poder a Ramos, el defensa de Camas ha sido el jugador que más ha mandado en la historia reciente del Madrid. Cuentan sus excompañeros que Di Stéfano mandaba a ese nivel, hasta para decidir fichajes y dar la titularidad a algún compañero que él elegía. Con la Selección, Ramos también ha tenido el mismo poder que en el Real Madrid en los últimos años. Y, aunque se quiere vender lo contario, con Luis Enrique lo sigue teniendo.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios