Cómo el Barcelona ha financiado la deseada Champions del Liverpool (pese a Guardiola)

El equipo de Anfield alcanzó las dos últimas finales de la Champions League gracias a la inversión que hizo de los traspasos de Luis Suárez y Coutinho, que terminaron en el Barcelona

Foto: Xherdan Shaqiri, campeón de Europa de esta edición. (Reuters)
Xherdan Shaqiri, campeón de Europa de esta edición. (Reuters)

El Liverpool aprendió de los errores. Cuando traspasó a Fernando Torres al Chelsea, en la venta más cara hasta entonces entre clubes de la Premier League, se equivocó al invertir aquellos 60 millones de euros. Tomaron nota los dirigentes del conjunto de Anfield Road y cuando traspasaron a Luis Suárez en 2014 al Barcelona, empezaron a montar un equipo con aspiraciones a lograr una nueva Copa de Europa. La estrategia la remataron cuando vendieron a Coutinho también al Barça. Ha habido más operaciones, pero el ingreso de 225 millones por estos dos jugadores lo invirtieron en montar la columna vertebral del Liverpool de nuevo campeón de Europa.

Ficharon a Salah y Alisson de la Roma, y al Southampton le compraron a Mané y Van Dijk y contrataron a Fabinho del Mónaco, por destacar los fichajes que más rendimiento han dado. Estos futbolistas, con el resto de grandes peloteros que tiene en su plantilla y con el valor añadido en el banquillo de Jurgen Klopp, son el pasillo de seguridad de este Liverpool flamante nuevo campeón de Europa. Y el dinero para crear el nuevo ciclo triunfador del Liverpool lo sacaron de vender a Luis Suárez y Coutinho al Barça.

Se da la circunstancia, por esos guiones que diseña el fútbol que son los más impredecibles y los más espectaculares, que el Barça se quedó fuera de la final de Champions en Anfield tras esa histórica remontada que nadie se esperaba después del 3-0 de la ida en el Camp Nou. Ver con la camiseta azulgrana ese día a Luis Suárez y Coutinho fue una metáfora del éxito de las decisiones tomadas por los dirigentes del Liverpool.

Karius frente a Alisson...

Ya la temporada pasada, el equipo de Jurgen Klopp tuvo en su mano ganar su sexta Champions. Es cierto que la lesión de Salah lo mermó, pero lo que fue decisivo fue el hecho de que en la final de Kiev en 2018 jugaron sin portero, porque comparar la actuación de Alisson el sábado ante el Tottenham con la de Karius el pasado año ante el Madrid es hablar de deportes distintos.

[Las revelaciones futbolísticas de Leo Messi]

El Liverpool reinició su persecución al Real Madrid en el palmarés de la Copa de Europa. Ya es el tercer equipo de Europa, por detrás del equipo madridista y del Milan. La obsesión de Bill Sankly por conquistar Europa se ha prolongado en este siglo XXI. Tras la épica final de Estambul en 2005, dejó ir otra oportunidad en 2007 en Atenas ante el Milan y la de 2018 ante el Madrid, pero ante el Tottenham Hotspur remató la faena y volvió a aumentar el mito del equipo de Anfield.

Klopp conduce el autobús del Liverpool. (EFE)
Klopp conduce el autobús del Liverpool. (EFE)

En la Premier, se ha quedado sin el título habiendo logrado 97 puntos, pero el City de Guardiola llegó a los 98. Aspiraba a ganar la liga inglesa porque lleva muchos años sin lograrla, pero, como le sucede al Real Madrid, ganar la Champions aumenta el mito del Liverpool. Y aumenta ese “agujero negro” del que habló Busquets tras la dolorosa eliminación de Anfield. Por más que se empeñe Pep Guardiola, lo importante en estos días es la Champions. Ganar la liga es más difícil y hay que ser más regular. Cierto. Pero lo que más gusta ganar a los futbolistas y a los aficionados es esa “copa tan linda y deseada” de la que habló Messi el pasado verano. Y esa copa tan linda y deseada la ha vuelto a ganar el Liverpool. Y ya tiene seis en sus vitrinas. Casi nada.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios