Neymar como solución a la encrucijada de Zidane

Florentino tiene una semana para hacer el fichaje galáctico que se ha echado en falta los últimos. Dejaría tocado al Barça y daría algo de aire al entrenador, cuya nueva táctica es "tirarla a tomar saco"

Foto: Nyemar tampoco jugó este domingo con el PSG. Aún no disputado ni un minuto esta temporada. (Reuters)
Nyemar tampoco jugó este domingo con el PSG. Aún no disputado ni un minuto esta temporada. (Reuters)

El culebrón de Neymar llega a su última semana. Se echaba en falta en los últimos veranos un seguimiento de un posible fichaje como el que está teniendo la salida del París Saint-Germain del crack brasileño. El hecho de que Neymar solo tenga dos posibles destinos hace mucho más atractivo el desenlace porque, además, son el Real Madrid y el Barcelona. Los directivos del Barça han prometido a Messi que van a traer de vuelta a su amigo, pero el propio Neymar no hace un guiño público dicendo que quiere volver a Pedralbes porque si realiza ese gesto se queda sin la opción real de recalar en el Madrid. El Barça quiere ficharle, pero no puede. El Madrid puede ficharle, pero no acaba de querer, bien sea por dudas a su estado físico, bien porque considera que con Hazard ya ha fichado al galáctico necesario, algo que no estiman sus aficionados, que no acaban de querer a Neymar, pero no le quieren ver junto a Messi de nuevo. La opción de que se quede en el PSG parece totalmente descartada, pero en fútbol puede pasar de todo.

A todo esto, LaLiga ya ha empezado y como las sensaciones cambian de una jornada a otra, el empate del Valladolid en el Bernabéu con Zidane explicando tras el partido su librillo táctico sin rubor ("la teníamos que haber mandado a tomar por saco"), de repente abre las puertas a Neymar como solución a un Madrid huérfano de cromos nuevos. Si tras ganar en Balaídos la primera jornada parecía que la vieja guardia era suficiente, un empate ante el Pucela de Ronaldo 'El Fenómeno' reabre la necesidad de fichar, toda vez que la titularidad de Bale y James no deja de ser sorprendente porque los dos estaban en el mercado todo el verano (alguno de los dos podría salir antes del cierre del plazo de fichajes el próximo 2 de septiembre).

Zidane saluda a James durante el Real Madrid-Real Valladolid jugado este sábado. (EFE)
Zidane saluda a James durante el Real Madrid-Real Valladolid jugado este sábado. (EFE)

El Real Madrid siempre provoca a su alrededor la exageración en la crítica y el elogio. Durante estos días de interés por Neymar hasta ha dejado entrever que no le interesaba, que se retiraba de la puja, pero no lo ha dicho públicamente para mantenerse en el candelero como posible comprador y animador de un mercado del que no ha sido protagonista por más que haya hecho una inversión de casi 300 millones con Hazard como bandera, pero con poco reconocimiento a las fuertes inversiones realizadas por Mendy, Militao, Rodrygo o Jovic. Es verdad que se complació a Zidane con su '7' y con Mendy, pero el hecho de que de momento no hayan logrado comprar a Paul Pogba al Manchester United ha dejado la sensación de que Zizou se encuentra enfadado porque no le hacen caso.

En la portería, la cohabitación entre Thibaut Courtois y Keylor Navas provoca una fiscalización excesiva en cada partido para el portero belga, como sucedió tras el gol del Valladolid por el que había aficionados en las redes sociales echando la culpa Courtois, que no pudo hacer nada. Pero los partidarios de Keylor parecen mayoría. Por ello, aunque tampoco estaba en la hoja de ruta, Keylor Navas podría salir también antes del cierre de mercado. En defensa, Sergio Ramos es el gran líder, pero su enfrentamiento con el presidente sigue latente y no han cumplido la mejora de contrato que le habían prometido. La salida de Reguilón para fichar a Mendy tampoco ha gustado en la masa social merengue. En el centro del campo, no ilusionó nada la renovación de Kroos y su golazo al Celta tampoco ha cambiado el decorado. Casemiro parece muy solo y Marcos Llorente ha sido vendido al Atleti porque Zizou no le quería. Tampoco se entiende la marcha de Ceballos al Arsenal. En ataque, Benzema sigue demostrando su enorme talento cada vez que puede, pero se vio la temporada pasada que el mejor Karim solo aporta para que el Madrid sea tercero en Liga y que la sombra de Cristiano Ronaldo es muy alargada. Por su parte, Vinicius da la sensación de que ha perdido la sonrisa, como si le hubiesen prohibido encarar y regatear. Y el japonés Kubo, que llamó la atención con sus filigranas en pretemporada, se ha marchado cedido al Mallorca.

El fichaje de Neymar sería una demostración de poderío, la prueba de que el Real Madrid sigue mandando fuera y dentro del campo

En este escenario, y con una semana por delante, no se descarta que el Madrid afronte el fichaje de Neymar. Sería una demostración de poderío, la prueba de que el Madrid sigue mandando fuera y dentro del campo. Deportivamente sería un fichaje ideal porque el brasileño es un fenómeno, y económicamente sería también un fichaje estratégico. Si atendemos a las informaciones de fuentes solventes del Madrid, Ney no va a fichar por el conjunto blanco en la semana que queda. Pero, como en los últimos veranos, cuesta creer que Florentino Pérez no se arremangue y vuelva a fichar un galáctico, en esta ocasión arrebatándoselo al Barcelona. Todos queremos creer que Florentino lo volverá a hacer, aunque es cierto que en los últimos veranos no lo hizo, porque no quiso o porque no pudo, ni con el Kun Agüero, ni con Griezmann, ni con Oblak, ni con Mbappé, ni con Kane ni con el propio Neymar antes de fichar por el Barça. Es como si hubiese perdido el 'punch'. ¿Recuperará su capacidad de fichar galácticos esta semana Florentino? La vuelta de Neymar sería buena para LaLiga y su sitio es el Madrid. Podría volver al Barça, pero con Messi y Griezmann está sobrado y el Madrid lo necesita más en el plano deportivo. Queda una semana, pero Neymar se presenta como una solución a la encrucijada de Zidane, que llegó con mando en plaza después de Semana Santa y ahora da la sensación de que puede ser sustituido por José Mourinho en cualquier momento del curso, porque la sensación de precariedad del entrenador del Madrid cada vez es mayor.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios