En el peor de los escenarios... Por qué Solari podría ser el mejor sustituto de Zidane

Si se diera el peor de los escenarios, no sería nada descabellado, al contrario, repescar para el banquillo a Santiago Hernán Solari. Gracias a él, el Real Madrid juega la Champions

Foto: Santiago Solari, durante su breve etapa como entrenador del Real Madrid. (EFE)
Santiago Solari, durante su breve etapa como entrenador del Real Madrid. (EFE)

La situación de Zinédine Zidane es crítica desde que empezó el verano y, hasta la victoria de este domingo en Sevilla (0-1), cada día que pasaba se ponía más en duda la decisión de volver al Real Madrid. Regresó como paraguas de Florentino Pérez después de sendos repasos del Barça y la eliminación de Champions tras baño del Ajax con Sergio Ramos rodando su 'reality show' en su palco (tras haber decidido por su cuenta sacarse una tarjeta en Ámsterdam). Y, meses después, su vuelta se ha cuestionado porque ni tiene mando en plaza ni ha sido capaz de armar un equipo fiable (aunque en el Pizjuán se vio al mejor Madrid de la temporada). José Antonio Camacho solo hay uno y Zizou no ha tenido el arrojo del bravo excapitán del Madrid, que se marchó cuando vio que la planificación no era la que él pretendía.

Lo fácil era echar a Santiago Hernán Solari tras haber realizado con nota su trabajo. Lo necesario era buscar un ídolo para desviar la atención y se convenció al mito Zidane, el del gol de la Novena, el de las tres Champions consecutivas. Pero unos meses después, Florentino y José Ángel vuelven a tener que pensar en un sustituto por si el rumbo no se endereza de aquí a unas fechas.

Zidane, en la sala de prensa de Valdebebas. (EFE)
Zidane, en la sala de prensa de Valdebebas. (EFE)

Si se diera el peor de los escenarios para el Real Madrid, serían cuatro entrenadores en menos de un año al más puro estilo Jesús Gil de 1987 a 1995. Aunque si se hace un análisis profundo, no sería nada descabellado, al contrario, repescar para el banquillo madridista a Santiago Hernán Solari. Si no llega a ser por el trabajo del entrenador argentino la pasada campaña, el Madrid no se habría metido ni en Champions, no hablamos solo de sensaciones sino de matemáticas.

Apostó por Vinícius

Solari obtuvo un 71% de puntos en juego. En 32 partidos, ganó 22, empató dos y perdió ocho. Si se compara con las etapas de Lopetegui y de Zidane, el rendimiento que sacó a la plantilla Solari fue mucho mayor. Lopetegui tuvo el 48% de incidencia en los puntos con seis victorias, seis derrotas y dos empates, y Zidane, en esta etapa, un 52% con siete victorias, cuatro empates y cinco derrotas.

Más allá de la frialdad de los números que demuestran que sin los puntos que sacó Solari el Madrid no se hubiera metido en Champions, se encuentran las decisiones que tomó el técnico argentino. Sentar a Marcelo provocó enfados en la zona noble del Bernabéu, pero mantuvo su apuesta por Reguilón pese a las presiones, aunque las presiones por que pusiera al brasileño también influyeron en su destitución. Solari provocó la única ilusión del madridismo el pasado curso dando la titularidad y la confianza a Vinícius Jr. Y pasados los meses, se comprueba que lo de dejar a Isco en la grada no era ningún capricho ni que tuviera manía al malagueño.

Solari ha descartado hasta cinco ofertas importantes que ha tenido y se podría posicionar como el nuevo Molowny, toda vez que el Real Madrid adolece de esa figura en su organigrama. Antes que montar una guerra civil entre los madridistas con la vuelta de Mourinho o acelerar el proceso de formación de Raúl, quizá piensen en él Florentino y José Ángel. Ya saben que tiene capacidad para hacerse cargo del Madrid. De momento, todas estas conjeturas están en un cajón y así permanecerán si el Madrid juega como este domingo en Sevilla.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios