El error garrafal con Álvaro Morata: la regla arbitral que no se aplicó con él

Si el árbitro Jesús Gil Manzano hubiera avisado a Hernández Hernández de la patada por detrás de Xisco Campos al delantero del Atlético, Morata no habría acabado expulsado

Foto: Pantallazo del momento en el que Álvaro Morata recibe la entrada em el talón de Aquiles.
Pantallazo del momento en el que Álvaro Morata recibe la entrada em el talón de Aquiles.

Álvaro Morata se desquició en Mallorca y acabó siendo expulsado por doble amonestación. Esa expulsión se podría haber evitado si Jesús Gil Manzano, el VAR de aquel partido, hubiera hecho su trabajo bien y hubiera hecho ver a Hernández Hernández la entrada de Xisco Campos al talón de Aquiles de Morata. Por qué Gil Manzano no vio esa acción o no la consideró como para alertar al árbitro no se sabe, pero al hacerlo el colegiado extremeño incumplió lo que anunciaron a principio de agosto desde el Comité Técnico de Árbitros (CTA) en una jornada formativa para los medios de comunicación (por cierto, la convocatoria a los medios de comunicación para que asistieran a aquella jornada no fue la adecuada porque no llegó a la lista de periodistas que reciben la comunicación habitualmente de la Real Federación Española de Fútbol).

En aquella jornada formativa, María Luisa Villa, miembro de la comisión técnica del CTA y formadora certificada FIFA, apuntó que los objetivos para esta temporada 2019-2020 buscaban la consistencia y la uniformidad en las decisiones, la reducción de los errores y la protección a los jugadores. Eso no hizo Gil Manzano, porque su decisión de no avisar a Hernández Hernández en la entrada por detrás a Morata impidió la consistencia y la uniformidad en las decisiones de la que hablaba la responsable arbitral porque fue una decisión distinta a la que tomaron los VAR del Celta-Real Madrid (Ricardo de Burgos Bengoetxea) y del Atlético-Getafe (Alfonso Álvarez Izquierdo) por las que expulsaron a Modric y Jorge Molina en la primera jornada. También fueron expulsados por ‘La ley del talón’ Jorge, central del Celta, y Willian Carvalho, del Betis.

El talón de Morata.
El talón de Morata.

Dentro de las nuevas reglas, definidas por la International Football Association Board (IFAB, por sus siglas en inglés), la formadora arbitral apuntó en aquella charla de la primera quincena de agosto que esta campaña se castigarían con tarjeta roja las entradas por detrás en las que el punto de contacto esté en el talón de Aquiles, una zona de alto riesgo de lesión; infracciones que estarán en el punto de mira. Y ese mensaje fue repetido en todos los vestuarios en las charlas arbitrales. En dichas charlas que dieron los colegiados en cada vestuario para preparar la temporada también pidieron a los jugadores que no protestaran en masa como en jugadas clave como goles o fueras de juego, ya que supuestamente éstas son revisadas siempre por el sistema de videoarbitraje (VAR) y en caso de error serán corregidas.

Talón de Aquiles es roja directa

La nueva regla establece que “cada contacto desde atrás, independientemente de la intención, a nivel del tendón de Aquiles es tarjeta roja directa”. De ahí el enfado de Morata porque pensó que, como le habían anunciado en la charla y como se había visto hasta en cuatro casos en esta temporada, el VAR iba a revisar la entrada en la que Xisco le cazó por tendón de Aquiles. Si Gil Manzano hubiera hecho bien su trabajo, avisando a Hernández Hernández, quien a su vez tendría que haber expulsado a Xisco Campos, el delantero del Atlético no habría sido expulsado por doble amarilla y podría haber jugado el derbi el sábado.

Carlos Velasco Carballo está realizando un buen trabajo al frente del colectivo arbitral español. Era necesaria una modernización de las estructuras que sostuvieron a Sánchez Arminio tantos años y Velasco lo está haciendo junto a Clos Gómez y desde esta temporada cuentan también con la ayuda y la experiencia de Undiano Mallenco para formar y mejorar a los árbitros. Undiano saca ventaja a todos porque es el único que ha arbitrado con VAR antes de retirarse y esa perspectiva es muy importante y le da un valor añadido al excolegiado navarro. Por eso no le han metido de VAR y le usan como gran formador por su gran experiencia y su gran acierto al sacar adelante partidos de todos los colores.

Los que no están a favor del VAR se han hecho a la idea de que este sistema ha venido para quedarse. Pero cuando están medio convencidos de que esto es lo que hay, se producen situaciones como la de Morata y la mano de Curcurella en Mestalla, en claro penalti a favor del Valencia (el VAR de ese partido fue Guillermo Cuadra Fernández y su error fue de bulto), y vuelve a dudar del sistema. Y lo peor es que hasta los defensores del VAR empiezan a dudar ante lo incompresible de estas actuaciones.

Este es el segundo de año de aplicación del VAR en la Liga y debe seguir perfeccionando. Las polémicas se amplifican si en cualquiera de las decisiones controvertidas está inmenso el Madrid o el Barça. Se decía que el VAR acabaría con la polémica y nada más lejos de la realidad. También se decía que con el VAR el fútbol sería más justo y tampoco es así. Y no tiene porque serlo porque el fútbol es un juego y los juegos son aleatorios, cuando juegas dependes del azar, y como un juego que es el fútbol no es justo. Si no que se lo digan a Morata…

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios