La calidad (humana) de Álvaro Morata para convencer a los atléticos... y a Simeone

Álvaro Morata jugó un gran partido frente a su exequipo, el Real Madrid, el pasado sábado hasta que debió retirarse por una lesión durante la segunda mitad. El Atleti fue otro desde entonces

Foto: Álvaro Morata, delantero del Atlético de Madrid. (Reuters)
Álvaro Morata, delantero del Atlético de Madrid. (Reuters)

El Atlético de Madrid compitió ante el Real Madrid. Lo lleva haciendo desde que Simeone llegó al banquillo colchonero y llevaba seis visitas ligueras puntuando en el Bernabéu, con tres victorias seguidas y tres empates. Esta vez compitió pero no le dio para ganar ni para empatar y perdió 1-0. Lo que le deja a 13 puntos del eterno rival en la Liga y una jornada más fuera de los puestos de Champions.

Álvaro Morata fue el jugador más destacado del Atlético en el derbi. Después de unos partidos desdibujado, quizás por la presión que le metía Simeone con la exigencia al club del fichaje de Cavani, el delantero madrileño demostró su categoría y su jerarquía en el estadio donde estaba llamado a triunfar como madridista. El Atlético se vio superado cuando el Cholo le sustituyó por Lemar a los cuatro minutos de la segunda parte.

"Orgulloso de ser un indio"

Morata reivindicó su sentimiento atlético nada más terminar el derbi con un tuit en el que aseguraba estar orgulloso de ser “indio”. Su adaptación al Atlético no ha sido sencilla, sobre todo la recepción por parte de la hinchada atlética a la que le cuesta sentir como uno de los suyos a los jugadores que han militado en el Real Madrid. Su honradez y su calidad han hecho que convenza a los aficionados más duros y está en el camino de conseguir el cariño que logró Juanfran. En esas está también Marcos Llorente, también uno de los destacados en el Bernabéu, que no acaba de caer a todos los atléticos por venir del Madrid. Algo parecido le pasa a Mario Hermoso, pero aprovechó la oportunidad por las lesiones de Savic y Giménez a final del año y ya le empiezan a tener cariño.

Uno vez superado ese escollo, a Álvaro le quedaba ganarse la confianza de Simeone, cuyo ojito derecho es Diego Costa. No lo ha logrado del todo, pero en este tramo final de temporada no le queda otra al Cholo que tirar de Morata. Se da la circunstancia de que se ve a un Cholo sin mucha capacidad de motivar a sus jugadores ni de ser el líder que parecía ser. Dependerá de los jugadores sacar esta situación adelante y se espera el regreso de Diego Costa para tirar del carro en ese vestuario.

El problema goleador del Atlético no es porque los delanteros marren muchas ocasiones. Con la manera de jugar del Cholo, que ha echado el equipo más para atrás que en su primera época en las dos últimas temporadas, los delanteros tienen muy complicado llegar al área rival porque inician desde muy atrás los ataques.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios