¿Un protocolo anticonstitucional? Por qué los jugadores amagan con plantar al fútbol

El comunicado que el sindicato de jugadores (AFE) emitió la noche del sábado pone en evidencia el 'Protocolo de actuación para la vuelta a los entrenamientos y el reinicio de las competiciones' del CSD

Foto: Javier Tebas, presidente de LaLiga. (EFE)
Javier Tebas, presidente de LaLiga. (EFE)

Con la nueva normalidad llegará, si el letal COVID-19 no lo impide con un rebrote, el nuevo fútbol. El fútbol ya no volverá a ser como antes. Al menos, en estas primeras fases. El fútbol arrancará como otro deporte porque los futbolistas no se podrán entrenar en grupo y lo tendrán que hacer de manera individual y el fútbol es un deporte de equipo. No obstante, aunque después del Pacto de Viana entre Rubiales y Tebas, el Gobierno hará todo lo posible porque vuelva el fútbol, no se debe olvidar de los jugadores, que son los auténticos protagonistas, porque si los futbolistas se plantan, el fútbol no vuelve. Y ojo con los futbolistas.

Nadie parece tomarse en serio a los futbolistas aquí en España y sólo los utilizan para hacer demagogía al compararlos con profesionales de otros sectores, igual de respetables, pero cuya actividad no tiene nada que ver con la de los profesionales del fútbol. La Asociación de Fútbolistas Españoles (AFE) es el sindicato más prestigioso de jugadores del mundo, referencia del resto de sindicatos. Sus conquistas a lo largo de los años son la aspiración para el resto de futbolistas del mundo. Pero aquí el presidente de LaLiga siempre les ha menospreciado, desde el partido de Miami y antes, y parece que sigue sin percatarse de que sin los jugadores no puede llevar a cabo ninguna de sus ocurrencias. La nueva secretaria de Estado para el deporte, Irene Lozano, estuvo brillante en lograr poner de acuerdo a Rubiales y Tebas (este cedió porque no le quedaba otra, ya que si no lo hacía el Real Decreto iba a hacer el mismo reparto), pero no se ha enterado de que o se toma en serio a la AFE o quizás no vuelva el fútbol.

Sólo el hecho de que el ‘Protocolo básico de actuación para la vuelta a los entrenamientos y el reinicio de las competiciones federadas y profesionales’,
del Consejo Superior de Deportes, fuera remitido a la AFE a las 13:15 horas del sábado cuando el periodo de realizar observaciones era hasta las 14:30 horas ya indica que el propio CSD iba atropellado y en su agobio obviaba que los futbolistas son los actores principales de esta obra. El CSD, con Lozano a la cabeza, tampoco atendió a su petición del 30 de abril de darle traslado previo del documento remitido a Sanidad.

Irene Lozano, junto a Luis Rubiales y Javier Tebas tras firmar los denominados 'Pactos de Viana'. (EFE)
Irene Lozano, junto a Luis Rubiales y Javier Tebas tras firmar los denominados 'Pactos de Viana'. (EFE)

Pan y circo

El sindicato de futbolistas preguntó al CSD, en un comunicado que sacó la noche del sábado, que si el Ministerio de Sanidad había dado el visto bueno a ese protocolo. “Esto para nuestra asociación es una cuestión fundamental ya que entendemos que, una vez decretado el estado de alarma, es en exclusiva el Ministerio de Sanidad quien debe dar carta de naturaleza a este tipo de documentos”, dice el comunicado de AFE.

El nuevo protocolo del CSD tiene una frase que pone al deporte, pero se piensa en el fútbol sobre todo al leerlo, como el opio del pueblo que denunciaban los marxistas o el pan y circo de los romanos. Dice así: “El deporte federado profesional y de alto nivel es una actividad esencial. Además, se considera que la futura vuelta de las competiciones deportivas contribuirá a mejorar el ánimo y el bienestar psicológico de la población”. Vamos que el fútbol (el deporte) debe volver “para contribuir a mejorar el ánimo y el bienestar psicológico de la población”. Y parece que da igual lo que piensen los deportitas. ¿Y si el Ministerio de Sanidad va contra el Pacto de Viana y no permite que se vuelva a jugar a fútbol? Todo podría ser si es por cuestión de salud pública.

No a los concentraciones

Pues los futbolistas han salido repondones y no quieren ni hacer la cuartantena, en caso de dar positivo, en las habitaciones que diga el protocolo ni quieren concentrarse varias semanas para volver a competir. La AFE considera que esa obligación a concentrarse puede ser anticonstitucional o inconstitucional, lo define de las dos maneras en distintos puntos del comunicado, porque se está produciendo “una limitación de derechos”.

Así expresa textualmente el comunicado de AFE la contrariedad de los jugadores a las concentraciones: “Se señala en el apartado general que se aconseja que sea por concentración. Este sindicato quiere saber si esta concentración se establece como un criterio generalizado. Se habla mínimo de tres a cuatro semanas. Esto puede ser inconstitucional, por cuanto que está limitando derechos, además de privar de días con las familias, en base a que se supone una prevención que en un sistema de libertades no cabe. No se entiende que sea tan largo período de tiempo, una vez superadas las fases anteriores, y teniendo en cuenta que puede afectar a la integridad de la salud del deportista. Y a sus derechos como trabajador, si se hace con medidas de coacción”.

David Aganzo, presidente de AFE, sindicato mayoritario en el fútbol. (EFE)
David Aganzo, presidente de AFE, sindicato mayoritario en el fútbol. (EFE)

Test por nariz y boca

Tampoco agrada a las jugadores la forma en la que se harán los test. La obligatoriedad de someterse al test será otro requisito indispensable para poder reiniciar la práctica del fútbol. Tendrá que pasar una toma de muestra nasofaringe yosofaringe, por la que se llega al fondo de la nariz (no se llega al ojo) y en la boca se llega hasta la garganta y coges muestras de ambas zonas. Está es una de las pruebas que se hace para el diagnóstico del virus y se denomina PCR. Esta será una de las que le realizarán a los jugadores siempre y cuando el Ministerio de Sanidad autorice a realizárselas a los futbolistas (varios doctores los han solicitado en las últimas horas y aún no se los han enviado). Serán test PCR y test serológicos los que se le realizarán a los equipos de fútbol. Pero nadie sabe si los test los facilita LaLiga (que en su protocolo garantizaba que se lo hacía hasta los familiares de los jugadores, pero ya no), si LaLiga tiene tantos test ni por qué se han retrasado su realización hasta esta semana.

Otro asunto que será motivo de discusión, si los futbolistas permiten que regrese el fútbol, serán las altas temperaturas que habrá en junio y julio para jugar las once jornadas ligueras que restan. No jugarán a más de 32 grados y entre 28 y 32 grados deberán introducirse paradas de hidratación cada media hora. O sea, que a la hora de fijar los horarios se deberá jugar cuando caiga la noche y bajen las temperaturas. También dejan claro que no jugarán otro partido hasta que pasen 72 horas del último disputado.

Las peticiones, consultas y preguntas que hace la AFE a través de su comunicado al Gobierno, representado como presidente del Consejo Superior de Deportes, deben ser atendidas y contestadas por Irene Lozano. La Federación y La Liga son importantes para el regreso del fútbol, pero los que realmente son importantes son los futbolistas y si los futbolistas no quieren regresar porque no lo ven claro (también exigen en el comunicado el plan de riesgos laborales que le pidieron a LaLiga hace días), no habrá regreso ni nuevo fútbol.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios