No llores por mí, Barcelona; Messi, no te vayas nunca de España

La marcha de Messi, cuando se produzca, simbolizará una nueva era en la Liga, obligada a reinventarse y a buscar nuevos íconos mundiales

Foto: Messi durante el partido de cuartos de Champions frente al Bayern. (Reuters)
Messi durante el partido de cuartos de Champions frente al Bayern. (Reuters)

Leo Messi tiene a la afición del Barcelona en vilo. Y a todos los aficionados al fútbol en España. Si finalmente se produjera su salida del Barça sería otra de las noticias inesperadas de este inverosímil año 2020. Y posibilidades reales hay de que se vaya. Es complicada su marcha porque su contrato se encuentra en vigor hasta el 30 de junio de 2021 y el Barça no le dejará marcharse gratis, como se encargó de remarcar Ronald Koeman al recalcar que tenía contrato el día de su presentación.

La situación a la que ha llegado Leo Messi es consecuencia del desgobierno que existe en el FC Barcelona desde que se llegó a la presidencia Josep María Bartomeu. El poder que ha adquirido el vestuario en el club ha sido inversamente proporcional al caos institucional en el que ha sumido al club su presidente. Un club estructurado para ganar, el club deportivo más potente del mundo en nivel de secciones, liderado por la de fútbol, antes de la llegada de Bartomeu contaba con una estructura adecuada para competir con el Real Madrid para ser el mejor equipo del mundo. Ahora no la tiene.

Messi y Bartomeu en el último acto de renovación del astro argentino. (Reuters)
Messi y Bartomeu en el último acto de renovación del astro argentino. (Reuters)

Una nueva era en la Liga

Esa competencia global entre los dos mejores equipos españoles se ha visto personalizada en este siglo XXI en el duelo planetario entre Cristiano Ronaldo y Leo Messi. El mayor pulso entre coetáneos de los dos mejores jugadores del mundo ha sido el gran atractivo de la Liga, que seguirá siendo un gran campeonato cuando dejen de estar los dos astros (Cristiano ya se fue al Calcio), pero que con ellos ha sido sin duda el mejor campeonato, ayudado por la presencia de Guardiola, Mourinho, Zidane y Simeone haciendo crecer al Atlético hasta el Top-10 mundial. La marcha de Messi, cuando se produzca, simbolizará una nueva era en la Liga, obligada a reinventarse y a buscar nuevos íconos mundiales.

A Leo Messi le siente fatal que se diga que maneja todo en el Barça. A través de su entorno siempre niega la mayor y asegura que él no influyó ni en la salida ni en la llegada de ningún entrenador y que no se mete en quien hay que fichar o quien se tiene que ir. Seguro que es así, que el no opina del tirón, pero que se toman decisiones pensando en lo que le gusta o le deja de gustar o en lo que creen que le gusta y no le gusta. Decir que Messi ha exigido el fichaje de Neymar es faltar a la verdad. Decir que a Messi le gustaría que ficharan a Neymar se adecua a lo que piensa el genio de Rosario.

El problema es que según fluye ahora la información del Barça, que se televisa todo en tiempo real, Leo Messi queda expuesto permanentemente por ese desastre organizativo que ha montado el presidente y la junta directiva y el argentino queda como un cacique que maneja todo. Esto se escenifica hasta en la presentación del nuevo entrenador que deja el titular ese de que “ojalá siga Messi”. Y luego cuando se reúne con el míster se filtra que está más fuera que dentro.

Luis Suárez y Leo Messi durante los cuartos de Champions frente al Bayern. (Reuters)
Luis Suárez y Leo Messi durante los cuartos de Champions frente al Bayern. (Reuters)

¿Se puede ir Messi realmente?

Y en esas estamos, en ver si hay algún club que puede pagar la libertad de Messi ahora mismo. El Inter podría poner un dinero y llevarse ahora a Leo para que se vuelva a enfrentar con Cristiano en el Calcio. Aunque lo normal es que Messi acaba su contrato en el Barça con Koeman, aún existe la posibilidad de que se negocie su salida. El hecho de que no se esté televisando esta negociación desde hace unos días invita a pensar que puede ocurrir cualquier cosa.

Ronald Koeman no quiere que se vaya Messi, pero es el primer entrenador que ha dejado entrever esa posibilidad desde que el argentino subió al primero equipo. Koeman es una leyenda culé, el héroe de Wembley, y desde esa posición habla a Messi. Pero si Leo decide irse, Koeman fichará jugadores con lo que paguen por el actual Balón de Oro.

Por el bien de la Liga, ojalá Messi se retire en el Barça y podamos disfrutar de su fútbol de otro planeta cada jornada durante mucho tiempo. Lo mejor que le puede pasar al Barça es que se termine esta temporada y llegue un nuevo presidente. Si Messi no se va ahora, quizás la llegada de un nuevo presidente con un proyecto convincente sea la única posibilidad de que no se vaya a final de temporada. Eso sí, la política de comunicación del club en torno a Messi es tan errática y no le hace ningún favor a Leo como la comunicación del entorno de Messi, que es quien provoca que parezca que Messi decide todo en el Barça. Seguro que si Leo se explica, se le entiende perfectamente sin interpretarle. Porque listo es un rato. Para ser el mejor del mundo hay que ser listo. E inteligente. No llores por mi Barcelona, diría si se va. No te vayas nunca de España, Messi.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios