Lo que el arbitraje de Gil Manzano esconde del Atlético de Simeone
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

Lo que el arbitraje de Gil Manzano esconde del Atlético de Simeone

La polémica decisión de expulsar a Joao Félix desató la indignación en el conjunto rojiblanco. Sin embargo, los dos empates consecutivos no engañan

Foto: Los jugadores rojiblancos protestan ante el colegiado. (Reuters)
Los jugadores rojiblancos protestan ante el colegiado. (Reuters)

La parroquia colchonera acabó indignada el sábado con la actuación de Gil Manzano. Al árbitro extremeño se le tiene tomada la matrícula en el Atlético de Madrid por varias decisiones en su carrera que han escocido como una expulsión de Gabi en el túnel de vestuarios, otra de Diego Costa y la del sábado de Joao Félix. Es cierto que el portugués mereció la roja directa por llamar 'loco' al colegido y que Gil Manzano le sacó dos amarillas y luego no reflejó en el acta el menosprecio que se vio por la tele que le había hecho el 7 del Atleti. O sea que, con esa redacción de los hechos, el extremeño ha favorecido al internacional portugués de cara a recibir una sanción inferior que de haber recibido roja directa.

Foto: Savic se lleva a Joao Félix tras la expulsión del portugués a manos de Gil Manzano. (Reuters)

Al margen del sentimiento de los aficionados rojiblancos hacia Gil Manzano (los madridistas sentirían lo mismo cuando pitó tres penaltis en contra de su equipo en Mestalla), la actuación del árbitro no puede ocultar las carencias en el fútbol ofensivo del Atleti de Simeone. No tienen por qué saltar las alarmas por dos empates seguidos, pero sí se puede analizar que el inicio de juego del sistema 1-5-3-2 que se empeña en mantener el Cholo no está muy conseguido y ante el Athletic optó por sacar con un lanzamiento en largo. Y que el trabajo en la preparación de las acciones a balón parado brilla por su ausencia visto el resultado de las faltas y los córneres que lanzan estérilmente partido a partido.

El caudal ofensivo del Atlético llega de la gran calidad que atesora su plantilla. La sociedad Trippier-Llorente por sí sola generó dos de las cuatro acciones de peligro que tuvieron los rojiblancos en la soporífera primera mitad, junto a dos jugadas individuales de Angelito Correa, un futbolista que no deja de crecer. De Paul también hizo buen partido, pero debe crecer más y tener una base de jugadas ofensivas ensayadas con el resto de sus compañeros.

Con el plantillón que tiene, el Atlético se encuentra en condiciones de ofrecer un fútbol más ofensivo, con presencia constante en campo rival, como ya demostró en la histórica primera vuelta de la temporada pasada en la que logró 50 puntos.

placeholder Luis Suárez se queja de una acción. (Reuters)
Luis Suárez se queja de una acción. (Reuters)

Simeone ha demostrado ser el mejor entrenador del mundo en fase defensiva. En la última década ningún equipo ha defendido como el Atleti del Cholo y gracias a ese juego el club ha crecido hasta asentarse en el 'top 10' de Europa. Ese crecimiento le ha llevado a contar cada vez con mejores plantillas y a ser un rival a batir, por lo que Simeone se encuentra ante el reto de mejorar como entrenador dominando la fase ofensiva como lo hace con la defensiva.

La pasada temporada, el Cholo ya dio ese paso hacia delante que le demandaban desde sus jugadores hasta los dirigentes, pasando por el sentimiento de muchos aficionados. En esas está de nuevo Simeone, con el reto de jugar en campo contrario tan bien como maneja el repliegue intensivo. La pasada temporada lo consiguió entre otros motivos, según explicó él mismo, “por acercar el equipo a Luis Suárez”. Ese es el camino que debe mantener, porque este curso el equipo ha empezado más atrás, en bloque medio, y jugando así el delantero uruguayo sufre mucho, como se comprobó en varias acciones ante el Athletic de Bilbao. El estado de forma de Luis Suárez se discutirá si no juega más cerca del área rival.

El arbitraje de Gil Manzano indignó a los atléticos, pero la culpa de que el equipo empatara a cero y no creara apenas ocasiones claras en los 90 minutos no fue del colegiado extremeño, fue de los méritos realizados por sus jugadores en el césped y por el entrenador con su planteamiento, que está vez no varió, quitando los tres centrales y poniendo dos, como sí había hecho ante el Elche, Espanyol y Oporto. La verdad es que sigue sin perder con los tres centrales. Pero, para el Atleti del Cholo, empatar de local ya es casi una derrota.

Atlético de Madrid Athletic Club Luis Suárez