¿Fue una decisión acertada interrumpir la carrera de MotoGP?

Aunque algunos pilotos protestaron cuando la carrera fue interrumpida en la vuelta 15ª, la mayoría considera que Dirección de Carrera tomó la decisión más acertada

Foto: La lluvia fue la protagonista del Gran Premio de los Países Bajos (Boots Eibner/Press Photo)
La lluvia fue la protagonista del Gran Premio de los Países Bajos (Boots Eibner/Press Photo)

¿Fue acertado interrumpir la carrera de MotoGP? Da la sensación de que cortar la carrera y dar una nueva salida quizás no fuera lo más adecuado. Cuando los comisariosmostraron la bandera roja en la vuelta 15ª, algunos pilotos, como Dani Pedrosa, mostraron abiertamente su malestar por semejante decisión. El de Honda, como otros que rodaban junto a él –Márquez, Redding, Miller o Crutchlow–, marcaban registros entre tres y cuatro segundos más rápidos que el trío de cabeza, al que estaban atrapando, así que cuando la carrera se detuvo se sintieron contrariados.

Pedrosa, que fue quien realmente más protestó, explicó así su reacción: “Al principio, cuando la pista se estaba secando, he ido despacio, pero cuando ha empezado a llover, he remontado muy rápido mientras que los demás se veían en desventaja. Sin embargo, en ese momento Dirección de Carrera ha parado la prueba; me he sentido desafortunado, porque no ha servido de nada pensar una estrategia o intentar escoger diferente, eso no nos ha beneficiado”. Después llegó la segunda carrera, una mala salida y su caída posterior intentando recuperar terreno.

También hubo otras valoraciones. “Me he encontrado cómodo y con confianza en la primera parte de la carrera, pero han hecho bien en sacar bandera roja porque las condiciones eran cada vez más peligrosas. El circuito resbalaba mucho en la segunda parte, pero inmediatamente me he sentido cómodo”, dijo Jack Miller, que a la postre terminó siendo el ganador en Assen (Países Bajos), como primera valoración de su carrera. Lógicamente, después de ganar, la vida se ve de otro color. Lo mismo pensó Marc Márquez: “Nunca había visto tanta agua, entre la lluvia y la que levantaban las motos no se veía nada. Ibas más o menos porque sabías para dónde iba la pista, pero sino era imposible, Dirección de Carrera ha hecho bien en parar la carrera porque era muy peligroso”.

Pero incluso a quienes no le fueron bien las cosas, como Valentino Rossi o Andrea Dovizioso también están de acuerdo. “Parar la carrera fue lo más adecuado; había mucho ‘aquaplaning’ y no se veía nada”, dijo Rossi, muy decepcionado por lo que él considera “uno de los errores más graves" de sucarrera deportiva. "Es un error de principiante”, reconocía sin tapujos.

Analizando fríamente la situación y, sobre todo, después de escuchar a los pilotos, que son los que verdaderamente mejor pueden explicar la situación vivida sobre el asfalto de Assen, la Dirección de Carrera de MotoGP tomó una decisión correcta porque la tormenta estaba haciendo muy peligrosa la conducción. La visibilidad se había reducido notablemente y la abundante lluvia caída puso a las motos al borde del 'aquaplaning', una sensación nada agradable cuando se rueda a 280 km/h.

Jorge Lorenzo fue uno de los que peor lo pasó sobre la pista mojada de Assen (Bas Czerwinski/EFE/EPA)
Jorge Lorenzo fue uno de los que peor lo pasó sobre la pista mojada de Assen (Bas Czerwinski/EFE/EPA)

Por tanto, la decisión inicial de la Dirección de Carrera de suspender la prueba no da lugar a polémicas. Quizás lo que sí resulta discutible es que después de que estos hombres se jugaran el pellejo durante más de catorce vueltas, todo ese esfuerzo no sirviera para nada. Bueno, solo para formar la parrilla de salida de la segunda carrera.

Porque si los pilotos consideran que en la primera parte de la carrera, esas vueltas finales, de la 12ª a la 15ª, fueron bastante peligrosas, no lo fue menos volver a mandarles a la pista para una carrera al 'sprint' de solo doce vueltas sobre un circuito completamente encharcado. De hecho, es muy arriesgado volver a agrupar al pelotón y lanzarlo a una carrera media hora después de haber parado, con el ritmo perdido y teniendo que enfrentarse de nuevo al tormento de recuperar las sensaciones, y todo en un plazo de tiempo reducido, porque cuando la carrera se inició a las dos de la tarde, tenían 26 vueltas por delante, pero cuando se reanudó una hora después, lo hizo para dar solo doce giros a Assen. 

Así que todos salieron atacados: unos porque el trabajo hecho con anterioridad no había servido de nada (Pedrosa, Dovizioso); otros, porque se les brindaba una nueva oportunidad de enmendar fallos en la primera carrera (Iannone). Y en estas circunstancias la siniestralidad se disparó: hubo el triple de caídas en esas doce vueltas finales que en las catorce anteriores. Tres caídas en la primera parte (dos de Hernández y Iannone) y nueve en la segunda. Afortunadamente, nadie salió herido.

Antes de que instaurara el reglamento que obliga a disputar la totalidad de la distancia de carrera –conocido como 'flag to flag', de bandera a bandera–, asistimos a alguna carrera reducida. En 2004, la carrera de Mugello (Italia) se resolvió con un 'sprint' de seis vueltas. En 2008, en Indianápolis (Estados Unidos), ya con el reglamento 'flag to flag' en vigor, la carrera fue suspendida en la vuelta 21ª de las 27 que constaba debido a la tormenta que azotó el circuito, que era la cola del devastador huracán Ike, que hizo estragos en todo aquel área. Pero no se reanudó. Lo mismo sucedió en Sepang (Malasia) en 2012, cuando una de sus habituales tormentas tropicales descargó con tal fuerza que obligó a detener la carrera en la 14ª vuelta, y tampoco se reanudó.

El reglamento indica que una carrera “no será interrumpida por razones climatológicas”, pero en este caso, en Assen la suspensión tuvo que ver con un criterio de seguridad, algo que es indudable.

Los aficionados que acudieron al Circuito de Assen se mojaron bastante (Bas Czerwinski/EFE/EPA)
Los aficionados que acudieron al Circuito de Assen se mojaron bastante (Bas Czerwinski/EFE/EPA)

Lo que sí puede ser discutible es la obligatoriedad de volver a dar una nueva salida. Solo quince minutos después de suspenderse se decidió reanudar la carrera, intentando minimizar al máximo ese lapso de tiempo en el que el piloto se desconcentra, pierde el ritmo y las referencias, o simplemente las condiciones de la pista se alteran. ¿De verdad que después del suplicio que los pilotos pasaron durante las quince primeras vueltas era necesario volver a mandarlos a pistanbsp;

Sé que fueron circunstancias diferentes, pero igual que en Indianápolis o en Sepang la carrera no se reanudó, ¿por qué sí se hizo aquí? Afortunadamente no ha habido lesionados, pero visto desde fuera las tres primeras vueltas de la segunda carrera no me parecieron mucho más seguras que las tres últimas de la primera carrera.

Sé que es muy complicado hacer un reglamento, pero es cierto que algunas normas se adoptan en pro del espectáculo. Por ejemplo, en idénticas condiciones de carreras que las de MotoGP, la carrera de Moto3 se habría dado por concluida, ya que catorce vueltas representaban dos tercios de la distancia original. En el caso de Moto2 se habría procedido a realizar una nueva carrera, sobre una distancia de, al menos, cinco vueltas. Aunque es probable que se hubiera dado por concluida para no pisar la señal televisiva y los horarios de MotoGP.

Legislar en las competiciones del motor no es una tarea sencilla, y más aún cuando el factor seguridad entra en escena.

Historias del paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios