Los veteranos siempre han sido generosos con el Real Madrid

Más de uno y de cinco se ha tirado de los pelos escandalizado al mirar el carné de identidad de Ricardo Carvalho, nuevo central del Real

Foto: Los veteranos siempre han sido generosos con el Real Madrid
Los veteranos siempre han sido generosos con el Real Madrid

Más de uno y de cinco se ha tirado de los pelos escandalizado al mirar el carné de identidad de Ricardo Carvalho, nuevo central del Real Madrid. 32 años.

Cuando muchos futbolistas a esta edad llevan meses en algún dorado retiro o haciendo heroicos esfuerzos para no arrastrarse por campos de Segunda B o Tercera, el RM ha accedido a la petición expresa de José Mourinho, el nuevo Príncipe de Valdebebas, máximo avalista de este fichaje express, que piensa con fundamentos que 'el Diablo es más sabio por viejo que por Diablo'.

El Real Madrid es un club con gloriosa experiencia en esto de acoger a 'veteranos del Vietnam'. El más ilustre de todos, 'Pancho' Puskas, escribió con letras de oro muchos capítulos de la historia blanca. Gunter Netzer también aterrizó con un cuarterón de años y sus pases en diagonal todavía lo recuerdan algunos viejos acomodadores.

Al RM no le importó mucho pagar 73,5 millones de euros para que engrosara sus filas Zinedine Zidane, cuya edad rozaba la treintena. Cinco años estuvo 'Zizou' en Chamartín y ayudó decisivamente a engordar las vitrinas del club con una 'Champions' (inolvidable gol de volea en Glasgow al Leverkusen), una Liga, una Supercopa de Europa y otra Supercopa de España.

El último partido de Zidane en el Bernabéu con la camiseta blanca fue contra el Villarreal. El galo, con 34 años, hizo uno de los goles de la victoria ante el 'submarino amarillo', y al final, llorando a moco tendido, se intercambió la camiseta con Juan Román Riquelme, otro monstruo. Han pasado más de cuatro años de aquello y Román, consciente del valor nostálgico de su tesoro, guarda aquella remera de oro blanco en la caja fuerte de su domicilio de Don Torcuato, en la provincia de Buenos Aires.

El caso de Fabio Cannavaro guarda gran similitud con Ricardo Carvalho. El león napolitano arribó al Bernabéu con 32 años y su coste fue muy similar. Aunque el italiano, que a sus 36 años todavía estira el pernil en tierras árabes, no tuvo brillantes actuaciones con la casaca blanca, puso algo de arena para alcanzar los últimos títulos de Liga logrados por el Real.

Mourinho se apunta a la teoría del deneí, esa que asegura que dicho documento sólo ha de mostrarse en los bancos y en el bingo, porque en las duchas y en el campo un buen corazón con cicatrices de mil batallas tiene garfios capaces de derribar las mismísimas murallas de Jericó. Y yo estoy de acuerdo con el campeonísimo técnico.

Tiene razón 'Mou': Yo no miraría el 'deneí' de tan buenos y profesionales futbolistas, lo que de verdad escrudiñaría, y con potente lupa, son los papeles contables de tres operaciones veraniegas (la del propio Mourinho, el argentino Di María y el del 'joven' Carvalho). Una pasta en comisiones; todo para un mismo bolsillo: el de Jorge Mendes. Un amigo.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios