El aburrido método de Rafa Benítez: "Es como Mourinho, pero en coñazo"

Los futbolistas salen de los entrenamientos con las caras más largas que antes, deseando que no llegue el día siguiente. Un alto directivo lo resumió así: "Rafa es como Mourinho, pero en coñazo"

Foto: Rafa Benítez, durante un entrenamiento del Real Madrid (EFE)
Rafa Benítez, durante un entrenamiento del Real Madrid (EFE)

Llegas un día cualquiera a Valdebebas, donde se ubica la ciudad deportiva del Real Madrid, y a través de los cristales tintados de los lujosos coches que manejan los jugadores madridistas observarás sus rostros mustios, como si en lugar de personarse para realizar una obligación divertida, los futbolistas fueran directamente al sillón de un dentista. Todos los rifles apuntan a Rafa Benítez, el entrenador.

El Real Madrid amuralló el acceso de los rivales a la meta de Keylor Navas, pero salvo que no pertenezca a su círculo privado de trabajo, muy pocos en el vestuario se muestran felices con el entrenador. Mejor dicho, con el modus actuandi del técnico. “Esto parece un cuartel”, asegura uno; “el trabajo se ha convertido en un coñazo infumable”, afirma otro. Nadie quiere levantar la mano, pero durante la mañana no se cortan en tensar el rostro y mirar el reloj. “El tacticismo de Benítez los está matando”, afirma el agente de uno de los jugadores. Pero Benítez, con fama de científico del balón, no va a cambiar el paso. Esto o esto, luego esto, su filosofía.

El balón no se juega, se rebana en partes y luego se estudia. El fútbol, según Benítez, se encuentra muy lejos de Walt Disney y la imaginación más divertida, mucho más cerca de una cubeta manejada por alguien con bata blanca que alguien con ínfulas de artista. Benítez puede programar una sesión intensiva de jugadas a desarrollar en la banda derecha (al día siguiente será la parte izquierda) y el entrenamiento se puede alargar hasta lo eterno. Benítez, silbato en mano, puede repetir las jugadas decenas de veces. Arriba, abajo; arriba, abajo… Los futbolistas salen de los entrenamientos con las caras más largas que antes, deseando que no llegue el día siguiente, pues al día siguiente amenaza con otra dosis de lo mismo. Un alto directivo dijo: “Benítez es como Mourinho pero en coñazo”.

Cristiano Ronaldo se lamenta tras una ocasión perdida (EFE)
Cristiano Ronaldo se lamenta tras una ocasión perdida (EFE)

Cristiano y su faceta defensiva

Lo milagroso es que, al margen de la fortaleza defensiva que esgrime el Real Madrid en el campeonato liguero y en Champions, la unanimidad en el repudio de sus métodos es total. Cristiano Ronaldo, la gran figura, no se recata en mostrar su desacuerdo. El técnico quiere que defienda, se prodigue en las diagonales, realice permutas, suba y baje. El portugués responde que él es como es y que su fútbol ha llevado al equipo a grandes logros y apunta a sus vitrinas y a su último Balón de Oro. Pero Benítez le responde al portugués que quiere más, mientras que salen chispas de la refriega.

Los titulares se aburren, los suplentes se desesperan. Los titulares (salvo los lesionados James Rodríguez, Danilo o Sergio Ramos) saben que son ellos: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Kroos; James, Bale, Benzema y Cristiano. Será el equipo que los madridistas se aprendan de memoria. Los demás, incluyendo a Carvajal, Varane y el malagueño Isco, los que ahora juegan en lugar de los lesionados, saben que su rol será muy secundario conforme envejezca la temporada. Y no andan muy felices: Cavajal, Isco y Varane quieren disputar la Eurocopa y no pueden permitirse más licencias que no sea jugar muchos minutos.

Keylor Navas se ha hecho fuerte en la portería del Real Madrid (EFE)
Keylor Navas se ha hecho fuerte en la portería del Real Madrid (EFE)

El orgulloso Keylor Navas

Keylor Navas, orgulloso por asentarse en el Real Madrid después de haber tenido un pie y medio fuera, se hace la foto sonriente al lado del entrenador pero recuerda que éste dio luz verde al (frustrado) aterrizaje de De Gea en la casa blanca, siguiendo los designios de Florentino sobre españolizar la plantilla. El papel marginal de Álvaro Arbeloa no tiene contento al gallego; tampoco reprimen su contrariedad  Nacho, el ruso Cheryshev o el canario Jesé Rodríguez. A éste, tras un verano esperanzador, le cortaron las alas y le encandilaron el papel de reserva. Jesé se acaba de enterar que Rafa Benítez solicitó a la directiva del Real Madrid el “fichaje urgente” de un 'nueve'. Florentino Pérez se negó a traer a nadie y señaló a Jesé. El canario ya no es tan importante para el técnico y añade un punto de electricidad en las relaciones.

Rafa Benítez, el sargento de hierro, ha querido flexibilizar las concentraciones para suavizar la tensa situación pero duda de haberlo conseguido. Rodeado de su guardia pretoriana (colaboradores que aterrizaron con el técnico procedentes de Nápoles), Benítez tiene la desagradable sensación de encontrarse solo. Apenas atiende las llamadas de sus amigos periodistas y se muerde la lengua para no contestar a Gerrard, el mítico ex capitán del Liverpool, que le tildó de “mala persona”. La temporada acaba de empezar y ya comienza a ser larga para Benítez, que se sumerge sin traje en los entrenamientos y se agarra a los buenos resultados que está cosechando su equipo.  Mientras que la suma sea de tres y el portal se quede a cero, Florentino andará feliz. Los tiros se los lleva el entrenador, que para eso cobra.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios