Ancelotti hurga en la herida de un Real Madrid que sin James se bloquea en ataque

El italiano dice que el ahora equipo de Benítez tiene problemas en ataque y lo cierto es que con James lesionado, el bloqueo ofensivo del Real Madrid es tremendo y produce situaciones imprevisibles

Foto: James Rodríguez, durante un partido del Real Madrid en el Bernabéu (REUTERS)
James Rodríguez, durante un partido del Real Madrid en el Bernabéu (REUTERS)

Carlo Ancelotti, ex técnico del Real Madrid, metió casi sin quererlo el dedo índice en la herida madridista: "Tiene problemas en ataque". El italiano la clavó. Es el sitio donde se desangra el equipo blanco y trae en un sin vivir a Rafa Benítez, al que le está costando un mundo encontrar una solución. Es en la zona de definición, donde solo ha recogido carbón hasta la fecha. Por muchos motivos.

El primero y clave: la ausencia de James Rodríguez, tres meses de baja, por lo que se ha perdido los ocho partidos de Liga y en breve plazo no se le espera. Sobre este tema, la sección médica madridista ha puesto un muro de silencio. La baja del colombiano (nefasto año 2015: 21 partidos de Liga lleva perdidos en total) ha tirado por la borda los planes del entrenador, que contaba con él como elemento indispensable en sus esquemas. James Rodríguez, jugando desde el centro a la derecha y al revés, estaba llamado a cubrir toda la parcela derecha. Además, sus pases interiores y profundos son una baza goleadora que ahora echa de menos su equipo.

Con James asistiendo a los partidos desde la grada, el bloqueo en el ataque es tremendo y produce situaciones imprevisibles. La mayoría de los ataques del equipo se produce desde la zona izquierda y en dirección al centro, territorio del rey del equipo, Cristiano Ronaldo, pero también lugar de las preferencias del malagueño Isco, al que le gusta escorarse a esa zona, driblar, adentrarse al centro y, con su pierna derecha, disparar de rosca al palo largo.

Pero Gareth Bale, lesionado en la actualidad, y en el que Rafa Benítez contaba como pieza indispensable en su castillo de los sueños (para ello desplegó toda una melodía de seducción, con viejas personales a Gales a principios de temporada), salió con la mira desviada y haciendo justo lo contrario a las directrices transmitidas por su técnico. El galés, que con Ancelotti jugaba obligado en la banda derecha, también se vuelca por la izquierda y carga al centro.

James y Bale celebran un gol del Real Madrid ante el Betis en el Bernabéu (EFE)
James y Bale celebran un gol del Real Madrid ante el Betis en el Bernabéu (EFE)

Con Cristiano, Isco y Bale en el campo, el Real Madrid se desarrolla a golpe del gran talento de cada una de estas figuras, pero nada sale hilvanado y la idea de equipo, ideario de un teórico como es Rafa Benítez, se va al traste. Karim Benzema, ahora lesionado, nadaba muy bien en estas aguas revueltas. Dotado por una inteligencia natural, el francés sabe moverse en este enrevesado alambre, genera huecos y por fin se decidió a ser egoísta. Hasta su lesión, su registro goleador superaba al de otros años.

El Real Madrid, tras el Levante, es el equipo de la Liga que realiza sus jugadas desde la banda izquierda: un 36%. Y, con un 34%, tras el Celta, es el penúltimo que realiza sus jugadas por la banda diestra. Los ataques por el centro se acumulan (30%) y después del Barcelona, el Real Madrid es el equipo que más utiliza el corazón del  área para culminar sus jugadas.

Rafa Benítez, siempre nadando en aguas bravas, tiene razón cuando habla de la adversidad en forma de lesiones que asola al equipo en este primer tercio de Campeonato. Modric, Benzema, Bale, Sergio Ramos, James Rodríguez… hombres que forman el núcleo duro del técnico han sufrido y sufren el látigo de lesiones. A todo ello se une el pésimo momento de forma que atraviesa Toni Kroos, que en su segunda temporada no termina de poner en orden sus ideas y nota en demasía las ausencias de Luka Modric.

Llama particularmente la atención la opinión de Ancelotti al resaltar que el gran patrimonio del Real Madrid como equipo es el contraataque. El italiano avisaba el lunes a los medios galos de la peligrosidad del cuadro blanco en ataque. Parece que Ancelotti ha visto poco a su ex equipo esta temporada, pues solo ha marcado un gol en la jugada predilecta del Real Madrid en los últimos tiempos, el que le hizo al Levante el pasado sábado, el segundo, a cargo del matarife principal: Cristiano Ronaldo.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios