Cuando criticar al rugby español resulta fácil

España está habituada últimamente a que las cosas vayan bien en un campo de rugby, sin embargo se aproximan fechas claves para el devenir tanto en las selecciones femeninas como masculinas

Foto: Imagen del choque entre España y Francia del pasado fin de semana en Guadalajara. (Foto: FER)
Imagen del choque entre España y Francia del pasado fin de semana en Guadalajara. (Foto: FER)

Estas dos semanas se han jugado dos partidos internacionales de las Leonas XV, Selección Española Femenina de la modalidad de rugby tradicional, contra Escocia y Francia respectivamente, cayendo en ambos casos por 5-24 y 0-97, respectivamente. Tras el décimo que hicimos en la Copa del Mundo este verano, un puesto decente por el hecho de clasificarnos en unas condiciones y contexto difíciles, tod@s teníamos mayores expectativas de rendimiento. Hemos comenzado un nuevo ciclo, nuevo proyecto con vista a cuatro años que será la siguiente Copa del Mundo de Rugby 15. Y es aquí y ahora, donde no debemos fallar.

El rugby internacional crece a ritmo elevado

El rugby internacional está creciendo a un ritmo elevado, las potencias que quieren sumarse y estar en el alto nivel están invirtiendo muchísimo. Un buen ejemplo es Japón, tanto masculino como femenino, desarrollando su rugby nacional con buena inversión de recursos y acompañándose/aprendiendo de los mejores. La selección femenina de 7s llevan varios años por giras y torneos por el Mundo: Nueva Zelanda, Francia, Hong Kong 7s… en vistas a su además, reciente clasificación a las World Sevens Series (el circuito Mundial de Rugby 7) donde este año apuntan a ser nuestro rival más directo para luchar por la permanencia.

Continuando con Japón, la selección masculina ya dio la sorpresa en los Juegos Olímpicos 'colándose' en la semifinal de oro de forma sorprendente y en los despachos también parece que hacen bien las cosas; la próxima Copa del Mundo Masculina de Rugby 15 se jugará allí en 2019, con los réditos tan positivos que esto puede acarrear al país, no sólo en rugby o deportivos sino en todos los ámbitos. Recordemos que el Mundial de Rugby 15 es el tercer evento deportivo más seguido de todo el mundo, únicamente tras los Juegos Olímpicos y el Mundial de fútbol masculino.

La deuda frente a grandes retos

En España estamos en un momento delicado, como comento, entramos en un nuevo ciclo, pero no debemos dejar escapar el tren del alto nivel en el que estamos viajando. Ya sufrimos mucho esta temporada pasada el Seven femenino con riesgo de descender de las Series (difícil contexto si esto ocurre porque ante la escasez de recursos de una Federación que está saliendo de una deuda de casi 2 millones de euros desde hace unos años), debemos mantenernos trabajadoras y humildes para aportar todo lo que esté de nuestra parte para tratar de volver a sacar la mejor versión del rugby español pronto: este 2018 con la Copa del Mundo de 7s en San Francisco y, a partir de la temporada que viene, el proceso de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

En el masculino tenemos esperanzas de poder clasificar al Mundial, este año es definitivo para los chicos del 15; así como los del 7 han vuelto a la gran competición, las Series Mundiales, donde tendrán un año muy duro, pero en el buen sentido. Ellos se lo han ganado.

Un cambio de ciclo del rugby español que puede ser observado como un vaso medio lleno o medio vacío. En cuanto a la selección femenina, no hemos hecho el Mundial esperado y estamos sufriendo por no descender del panorama internacional de las Series Mundiales. A su vez, estamos con la alegría de entrar en la ventana de los test matchs de otoño por primera vez en la historia, pero con el amargo sabor de este fin de semana, cuando una Francia equilibrada (8 mundialistas, 12 debutantes) nos encajó 97 puntos a 0 en casa. Por parte de los chicos, pueden lograr unos de los grandes hitos de la historia con la clasificación al Mundial de 15 o de lo contrario una gran desilusión tras varios años de lucha, inversión y un buen proyecto. Los chicos del 7s nos harán disfrutar de nuevo este año seguro, aunque también tendrán un contexto duro. Con todo ello, estamos ante ¿oportunidad o amenaza? ¿Vaso medio lleno o medio vacío?

Lo que necesita el rugby español

Quiero hacer público este artículo de opinión acerca del momento que estamos viviendo el rugby español para mostrar mi conclusión ante todo esto: concentrémonos cada un@ en nuestra tarea, en nuestro rol y en nuestras responsabilidades. La lanzadora a lanzar, la saltadora a decidir y saltar lo más alto que pueda, y la levantadora solo a levantar lo más alto posible a su saltadora. Hablar y criticar es muy fácil, pero no sirve cuando lo importante realmente y lo que necesita el rugby español son personas que aporten y que sumen, constructivamente, granito a granito; y es el único que camino que veo ahora mismo.

El aporte que cada persona puede hacer al equipo, sus mejores habilidades, por y para el colectivo, ante un objetivo común, hacer seguir creciendo el rugby español. Cada persona su granito, desde su rol, con su responsabilidad, y con actitud contructiva-positiva; desde la gestión deportiva en los despachos, los preparadores físicos, las entrenadoras, los jugadores e incluso, los aficionados. Tod@s.

Una vez escuché decir a Paco Usero, referente del español: “Todo tu trabajo, nada más que tu trabajo, pero todo tu trabajo”.

Rugby Passion

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios