Benítez apunta, el Bernabéu dispara y Florentino se agacha

El técnico del Real Madrid se retrató en el Clásico, aunque la afición del Real Madrid no cargó las tintas contra él, sino contra su presidente, quien en realidad le dicta lo que tiene que hacer. Así le va a Rafa

Foto: Rafa Benítez toma notas en el banquillo durante el Real Madrid-Barcelona. (EFE)
Rafa Benítez toma notas en el banquillo durante el Real Madrid-Barcelona. (EFE)

"Hoy, como siempre, pero más que nunca, ¡hala Madrid! Hoy el grito de corazón es ¡Florentino, dimisión!". Este era el mensaje con el que Carlos Mendoza, presidente de la Asociación por los Valores del Madridismo, se desahogaba tan sólo unas horas después de ver cómo el Real Madrid era humillado por el FC Barcelona. No puede ser casualidad que el mismo día que el Santiago Bernabéu despidió con aplausos a Andrés Iniesta, pidiera en repetidas ocasiones la dimisión de su presidente, aunque éste siga sin darse por aludido e insulte la inteligencia de los madridistas hablando de "campañas de desestabilización" o afirmando sin ningún rubor que los gritos contra él "los iniciaron los violentos". 

Tampoco puede ser casual que la debacle del enésimo proyecto (?) de Florentino se cayera cual castillo de naipes cuatro días antes de un juicio por el cambio de los Estatutos que podría obligar al presidente de ACS a dimitir como presidente del Madrid y convocar elecciones. "El miércoles no va a pasar nada", dijo Pérez con una rotundidad que asusta. Eso sí, según sus propias y nerviosas palabras, los servicios jurídicos del Real Madrid están dispuestos a llevar el tema hasta el Tribunal Supremo, "donde llegaría dentro de mucho tiempo", subrayó desde su habitual prepotencia. Es decir, que de este modo las próximas elecciones, de haberlas, volverían a celebrarse con los mismos estatutos y posiblemente con Florentino como único candidato. Todo muy democrático y trasparente, sí. 

Tal y como se puede leer en el comunicado de la Asociación de Socios del Real Madrid al respecto del juicio de este miércoles, "si bien mantenemos una posición ajena a las partes procesales, nos preocupa seriamente que se encuentre judicializada una cuestión tan básica e importante como el ejercicio de los derechos de los Socios del Real Madrid". Y añade: "Desde la ASOCIACIÓN SRM consideramos que la modificación de los Estatutos del Real Madrid, especialmente en lo referente a los derechos de los Socios, debería ser votada y acordada por todos los Socios y no exclusivamente por la Asamblea de Compromisarios. Por ello pedimos al Club que asegure la participación de todos los Socios en este tipo de decisiones. Desde nuestro colectivo siempre defenderemos la democratización plena del Club, emplazando para ello a Socios y Directivos a que juntos trabajemos para asegurar los mecanismos de voto, transparencia y ejercicio efectivo de nuestros derechos". ¿También esta asociación quiere desestabilizar al Real Madrid?

Florentino Pérez, durante su comparecencia ante la prensa para ratificar a Rafa Benítez. (EFE)
Florentino Pérez, durante su comparecencia ante la prensa para ratificar a Rafa Benítez. (EFE)

El madridismo no manipulado sabe muy bien lo que quiere y en el Clásico así lo demostró. El Bernabéu quiere volver a ser un campo fútbol, no un teatro y mucho menos un circo. Salvo esa grada creada artificialmente por el propio Florentino, desde donde lo mismo se pita sistemáticamente a Iker Casillas como se pide a los jugadores que le 'echen huevos' mientras el resto de la afición se gira hacia el palco, la pañolada y los gritos pidiendo la dimisión del presidente fueron unánimes y ni siquiera la estruendosa megafonía pudo silenciarlos. Los plásticos utilizados para hacer un gran mosaico blanco antes del partido también se volvieron en contra del señor Pérez, pues sirvieron de pañuelos para que los socios, esos a los que siempre alude, pero a los que nunca tiene en cuenta, le pidieran que se marche.

 

Apenas habían pasado unos minutos del final del repaso que el Barça le dio al Madrid en el Bernabéu cuando los conductos habituales que el presidente utiliza para filtrar lo que le interesa empezaron a hablar de la posibilidad de que Rafa Benítez fuera a ser destituido esta misma semana. Sin embargo, y aunque las apariencias engañen, Benítez no es suficiente parapeto para Florentino, de ahí que poco o nada le valía al presidente ofrecer la cabeza del entrenador. Por eso salió a ratificarle públicamente ayer. Los dedos acusadores le señalan a él. Y más que por los resultados, que también tras quedarse a 6 puntos del Barça en Liga, por la pésima imagen ofrecida por un equipo que no sólo juega mal, sino que volvió a bajar los brazos tal y como hiciera en el Sánchez Pizjuán. 

Real madrid - barcelona
Real madrid - barcelona

Benítez y los servicios prestados

Por más que Florentino lo niegue, detrás de todas las decisiones que ha tomado Rafa Benítez, alineaciones incluidas, está su mano, de ahí que sea lógico, si no exculpar, sí responsabilizar en menor medida al entrenador de un fracaso que se veía venir. Florentino Pérez se ha creído su papel de director deportivo, el cual empezó a desempeñar tras la marcha de Mourinho. Y como tal debe asumir las culpas y hablar de campañas de desestabilización. Es más que evidente que Benítez se traicionó con su once contra el Barça y de esta forma proponer un partido que nada tiene que ver con su idea del juego. Como estaba escrito, Rafa se plegó a las preferencias de su presidente y a las de sus propios jugadores, y en lugar de perder de pie, lo hizo de rodillas. 

Si con el fichaje de Benítez lo que Florentino buscaba era poner firme al vestuario, el efecto que ha logrado es el contrario. Tal y como contábamos en El Confidencial, hace dos veranos Benítez fichó para su Nápoles a los madridistas Albiol, Callejón e Higuaín. Los alrededor de 60 millones pagados por el club italiano sirvieron a Florentino Pérez para poder hacer frente a la llegada de Gareth Bale, por quien el Tottenham se cerró en banda y sólo traspasó por una cifra cercana a los 100. A cambio, Manuel García Quilón, agente de Benítez, acordó con José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid, que Rafa sería una opción a tener en cuenta a la hora de pensar en un nuevo inquilino para el banquillo del Bernabéu. Tras tomar la decisión de destituir a Ancelotti, a quien Pérez aludió ayer en varias ocasiones, llegó ese momento. Y ahí está Rafa, apuntando, mientras el Bernabéu dispara... y Florentino se agacha. 

Tribuna