Johan Cruyff, el visionario que le dio al Barcelona lo único que le falta al Real Madrid

El holandés, que será homenajeado en el Clásico del Camp Nou, marcó un antes y un después de un club al que dotó de un modelo de juego, justo lo que no tiene su rival

Foto: Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu, con la imagen de Cruyff al fondo. (CordonPress)
Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu, con la imagen de Cruyff al fondo. (CordonPress)

"Este Barça pinta muy, muy bien", escribió Johan Cruyff en 'El Periódico' el 15 de septiembre de 2008, un día después de que el equipo dirigido por Pep Guardiola no pasara del empate en el Camp Nou ante el Racing (1-1) y una semana más tarde de haber debutado con una derrota en Soria: 1-0 ante el Numancia. El Barça no empezaba tan mal la Liga desde 1973, pero Johan no se fijó en los resultados, sino que se quedó con el juego. 

"Yo no sé el partido que vieron ustedes", escribió el holandés. "El que yo vi hacía mucho tiempo que no se daba en el Camp Nou". Y prosiguió: "Faltó gol, cierto. Hubo alguna actuación en lo individual que estuvo mal o incluso peor, cierto. Pero a nivel colectivo, el Barça estuvo a la altura. Allá cada uno con sus conclusiones. El peor arranque de Liga en muchos años. Un gol a favor en dos partidos y de penalti. Dos ocasiones del rival y dos goles encajados. Numéricamente, verdades absolutas. Futbolísticamente, la lectura debe ser otra. La mía, y aquí no hablo de sensaciones sino de hechos, es que el Barça jugó el sábado su mejor partido en muchas temporadas. Sobresaliente en el juego de posición y notable en el ritmo de balón. Bien en la presión y buenas cifras en la balanza de balones perdidos/recuperados. ¿Mejorable? Seguro. Ocho disparos a puerta son pocos para tanto dominio. Falta pulir el último pase -el más difícil-, y falta pulir el decisivo remate final. Pero yo no albergo dudas. Los goles, los resultados en definitiva, siempre llegan si juegas bien. Y este Barça está para jugar muy, pero que muy bien. Y el primero que está por la labor es Guardiola. Ni inexperto ni suicida. Ve, analiza y toma decisiones. Y en el segundo partido de Liga tomó muchas. Y todas encaminadas a mejorar respecto al partido de Soria. De entrada, juegan los que están mejor. Tengan la edad que tengan, se llamen como se llamen. ¿Plantilla corta? Plantilla tensionada al máximo". 

[Leer aquí:"Se puede ganar de varias formas, pero la de Cruyff era la gran idea"]

Por si fuera poco, en ese mismo artículo de 'El Periódico', Johan Cruyff anunció la llegada al fútbol de alta competición de Sergio Busquets: "Técnicamente superior a Touré y Keita. Posicionalmente, apariencia de veterano. Con y sin balón. Con balón hizo fácil lo difícil: dar salida a uno/dos toques. Sin balón, otra lección: la de estar en el sitio justo para interceptar y recuperar corriendo lo justo. Y eso siendo joven e inexperto. Los mismos pecados que su técnico". Sobra decir quién es ahora Busquets, un pilar del Barça de Luis Enrique, de la Selección y la piedra angular sobre la que Pep Guardiola levantaría su Manchester City. 

El FC Barcelona antes y después de JC.
El FC Barcelona antes y después de JC.

Leer esto ahora, siete años y medio después y una vez que sabemos lo que ganó aquel Barça, todo en la primera temporada con el técnico de Santpedor, confirma que saber de fútbol y, en su caso, ser un visionario, era la ventaja que tenía Cruyff y la suerte que tuvo el FC Barcelona de contar con él, primero como futbolista y después como entrenador. La mayor aportación de El Flaco fue dotar al equipo azulgrana de una identidad, de un modelo de juego definido que Pep Guardiola se encargó de llevar a su máxima expresión. ¿Los resultados? Pues ahí están: antes de JC el Barça había ganado 42 títulos en 71 años y después de JC, 42 en 27, más los que están en camino esta misma temporada. 10 Ligas frente a 13 y 5 Copas de Europa por ninguna antes del holandés.   

[Leer aquí: Lillo sobre Cruyff, el revolucionario que nos obligó a mirar atrás]

“Hay que ser honesto”, comentó Juanma Lillo a El Confidencial tras conocer la muerte de Johan. "Muchísima culpa y responsabilidad del triunfo de Cruyff la tiene José Luis Ñúñez. Primero, por su contratación y luego por su paciencia para mantenerlo. En el fútbol hacen falta grandes ideas y gente dispuesta a mantenerlas". Y es que, tal y como escribió Jorge Valdano, "Johan cambió la tradición, el gusto de los aficionados, la organización institucional: creció la autoestima, el prestigio, la credibilidad (...) En un país que se había creído la mentira de la furia hasta el punto de convertir el talento en algo secundario, y en un momento en el que el pressing era sinónimo de modernidad, él se aferró a lo más viejo del fútbol, el balón (...) Ganó más que nadie, pero su revolución no es estadística. Activó la cantera como ninguno, pero su revolución no es productiva. Cruyff creó una nueva corriente".  

[Leer aquí: 14 momentos que forjaron la leyenda del '14']

Que el homenaje que el Camp Nou va a tributar a Cruyff vaya a ser en un partido contra el Real Madrid no puede ser casualidad. Hoy por hoy, no hay un enfrentamiento de mayor nivel, no ya en España, sino en el mundo, y una figura tan importante para el fútbol español y mundial no se merecía menos. Y hablando del Madrid, sobra decir que su modelo actual es todo lo contrario al que implantó Johan en el Barça. Empezando por lo que ocurre sobre el terreno de juego, donde el equipo ahora dirigido por Zidane sigue sin saber a lo que juega. "Tener el balón no significa tenerlo y punto. Hay que saber qué hacer con él", solía explicar Cruyff cuando se le preguntaba por cómo jugaba su Barça. ¿Y qué decir de la gestión deportiva del club? "No hay ningún presidente que me diga lo que tengo que hacer", afirmó en cierta ocasión Johan, algo impensable para un entrenador en el Madrid actual. 

"El que quiera agarrarse a los números para amargarse (uno de seis -puntos-, dos de dos -goles encajados-, estreno horribilis...), allá él. Según como yo lo veo, esto pinta muy, pero que muy bien". Así acababa Johan aquel análisis del Barça-Racing en el que, si alguien tenía alguna duda, volvió a demostrar su influencia. Sin duda, Guardiola tenía en él a la mejor referencia posible. "El legado de Johan no son los títulos", dijo Pep. "Ayuda, pero es que él ha cambiado dos clubes como el Ajax y el Barça. El fútbol de los últimos 25 años le pertenece al Barça, a él. Y eso es algo indestructible. Pero olvidaros los títulos. Lo que ha hecho este señor es único".

Johan Cruyff (Amsterdam, 1947-Barcelona, 2016) marcó un antes y un después en la historia del club catalán, de ahí que cualquier homenaje que se le haga será poco. El Real Madrid sigue teniendo más títulos y más rico, pero lo que el holandés le dio al Barça es lo único que le sigue faltando. Que el Camp Nou lleve su nombre no sería ninguna exageración. Hasta el propio club podría llevarlo: Fútbol Cruyff Barcelona... 

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios