¿Gol de Messi? Cuando el VAR desnude el criterio del árbitro

Este fin de semana, en el partido en la cumbre del fútbol español, Valencia - Barcelona, se ha recordado la figura del VAR y el árbitro como consecuencia de un gol fantasma de Messi

Foto: Leo Messi protestando al árbitro su 'no gol'. (Foto: Movistar)
Leo Messi protestando al árbitro su 'no gol'. (Foto: Movistar)

Un gol fantasma, una mano o un fuera de juego medido al milímetro serán las especialidades de la casa en el nuevo VAR que abrirá próximamente la liga española (supuestamente la próxima temporada). Calmará el hambre desatado en jugadas tan polémicas como la de este fin de semana en Valencia, donde Iglesias Villanueva ni sus asistentes vieron que un balonazo de Messi acabó dentro de la portería (no lo vieron. Fin de la historia). Sin embargo, quizás los comensales se atraganten cuando en el VAR se sirva algún contacto dentro del área en el que la interpretación del árbitro deba decidir finalmente si es suficiente como para pitar penalti o no. Al colegiado se le desnudará porque el VAR no sólo le exigirá una decisión, sino que el público pedirá un por qué sí o por qué no cuando la subjetividad deba resolver lo que el VAR no puede.

- “Es penalti”.
- “A mí no me lo parece”.

Después de ver diferentes repeticiones, desde ángulos distintos y a velocidades variables, es común que dos aficionados no coincidan en su juicio sobre una jugada determinada. ¿Ocurrirá lo mismo entre los expertos que 'arbitren' con el 'Video Assistant Referee'?

La educación y cultura en torno al fútbol es lo que ha provocado que este deporte gire hacia la tecnología y, por primera vez en su historia, divida al fútbol rico del resto. El VAR es el único elemento junto con los asistentes del área que, por una cuestión económica, sólo se introducirá en los campos de fútbol de élite. Hasta hace nada, un partido de Tercera contaba con los mismos elementos que una final de Champions.

Alejando al árbitro del partido

“El árbitro es parte de juego”, declaraba el delantero valencianista Rodrigo a la hora de explicar su punto de vista sobre el polémico gol de Messi. En otros deportes como el rugby -donde sí hay tecnología en las ligas importantes-, lo que no pita el árbitro, no existe. Por lo general, no se plantean condicionales del tipo “el resultado sería diferente si hubiera señalado tal acción”. Se asume que el árbitro va a influir en el juego, unas veces caerá de parte de un equipo y otras de otro, pero como el estado del césped, las condiciones climáticas o las lesiones que pueden afectar a un determinado equipo, el colegiado es un elemento más del juego. Y si existe una tendencia por la cual los equipos grandes salen favorecidos es porque ese respeto subjetivo (humano) también se lo han ganado en el campo a lo largo de los años.

Por cómo respiran medios de comunicación y redes sociales, parece que la mayoría (soberana) del pueblo formado en torno al balompié no desea considerar al árbitro una parte influyente del fútbol, y sí un juez ajeno al partido. El VAR logrará que el colegiado se acerque más a la toga en determinadas jugadas, aunque en otras seguirá siendo su criterio una parte fundamental.

No va a ser un fútbol mejor o peor, será otro fútbol. Tal vez se vean más resultados llamativos -un 3-4 con tres goles de penalti, por ejemplo- y puede que al árbitro, con la televisión como arma, necesite explicar por qué toma una determinada decisión en una jugada muy dudosa (¿en qué punto un contacto es punible con una falta?). Sería conveniente explicar que un ligero toque en un esprint desequilibra más que en una carrera normal, o que a cámara lenta cualquier roce parece un contacto sólido. En cualquier caso, será raro encontrar un criterio universal. Eso sí, no habrá gol fantasma que se escape.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios