El falso victimismo de Griezmann para cargar el 'muerto' a los que le pitan

Los pitos de una minoría del Metropolitano en el partido contra el Eibar le sirven de excusa a Griezmann para hacer ver al club que sigue con dudas de continuar en el Atlético

Foto: Griezmann, con cara de prepcupación, durante el calentamienro en el partido contra el Eibar que cerraba la Liga. (Reuters)
Griezmann, con cara de prepcupación, durante el calentamienro en el partido contra el Eibar que cerraba la Liga. (Reuters)

Antoine Griezmann -y su entorno- ha encontrado la excusa perfecta para poder justificar su salida del Atlético de Madrid (si acaba de despejar sus dudas) y cargar el ‘muerto’ a los aficionados que le pitaron en el último encuentro de Liga. Mientras, el club da credibilidad a la postura de un futbolista que no se caracteriza, precisamente, por tener palabra. El día después de la maravillosa despedida de Fernando Torres lo ensució un nuevo capítulo del incierto futuro de Griezmann.

¿Alguien se puede creer que unos silbidos pueden quitarle de la cabeza la idea de seguir si tenía clara su continuidad en el Atlético? Parece un argumento demasiado frágil y una excusa ridícula hacernos creer que unos pocos seguidores han sido los que han abierto la puerta del club al francés y le han hecho cambiar de opinión tras una reunión que mantuvo el francés con Simeone y Miguel Ángel Gil el viernes, de donde aparentemente -tal y como aseguran desde el club- se salió con la idea de que se quedaba. Ahora no se entiende muy bien por qué puede dar la espantada.

Que nadie nos tome por tontos porque ya conocemos al personaje y su ambigüedad: Griezmann primero se quería ir al Manchester United y después al Barcelona. Lo ha dicho con insinuaciones en diferentes entrevistas que hacía cuando se encontraba arropado en Francia. Pero con la indumentaria del Atleti se calla o, a lo sumo, suelta un “bueno, veremos qué se puede hacer”. Si te quieres quedar, lo dices y punto, y te dejas de juegos y excusas infantiles. Resulta que la decisión de quedarse la tenía tomada antes del partido contra el Eibar, pero que no la quería hacer pública para no estropear la fiesta de despedida a Fernando Torres. ¿Y por qué no lo dijo tras la final de la Europa League cuando todos los focos apuntaban a él? ¿Por qué no habló tras la celebración en Neptuno cuando la mayoría de los aficionados le gritaron que se quedara? La realidad es que no tiene nada claro seguir en el Atlético y lo único que le hace dudar es que Gil Marín le pone mucho más dinero que el Barcelona. El dineral del Atleti ha sido un freno a su ‘fuga’.


Ahora, desde su entorno, se aduce falta de cariño y respeto después de esos pitos que califica de injustos e ir dirigidos a la figura que les ha hecho campeones de la Europa League. Griezmann nunca ha entendido cuál es el sentimiento de pertenencia que arraiga entre los aficionados del Atlético y tenía muy cerca a compañeros que le servían de ejemplo (Fernando Torres o Gabi). El francés ha mareado al club y confundido a los aficionados. Ahora encuentra una excusa algo más tangible para poder romper el contrato y hacernos creer que es una víctima.

Godín de 'bombero apagafuegos'

Lo que más duele es ver cómo se han volcado sus compañeros para intentar, por todo los medios, que fuera claro en su postura de quedarse en el Atlético de Madrid. La última escena es rocambolesca por no decir alucinante. Durante el partido contra el Eibar y cuando aparecieron esos pitos tuvo que ir Godín a la grada a pedir que pararan porque, según el club, Griezmann ya había dicho que se quedaba y todo se podía estropear. Godín haciendo de apagafuegos para evitar que el sensible francés quedara tocado en su orgullo por la reacción de un sector que no está dispuesto a perdonarle la exhibición de amantes que tiene fuera de casa.

Ahora Griezmann tiene la piel final, se siente herido y dañado y con argumentos para decir que así no puede seguir en el Atlético de Madrid porque él ha dado mucho y le han tratado como un enemigo. ¿Qué quería? Que se fije en el club vecino porque en el Bernabéu han pitado a Benzema, Bale e, incluso, a Cristiano Ronaldo y muchas más estrellas... y han hecho de tripas corazón porque querían seguir jugando en el Real Madrid. El falso victimismo de Griezmann no cuela.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios