La conmoción de Karius, último ataque a la Decimotercera del Real Madrid

Primero fue Cristiano con su chantaje, luego Bale con su amenaza, después se va Zidane y ahora unos médicos dicen que Karius sufrió una conmoción en la final... De locos

Foto: Karius, tras fallar en el despeje al disparo de Bale. (Reuters)
Karius, tras fallar en el despeje al disparo de Bale. (Reuters)

Lo que le faltaba al Real Madrid es que ahora salga un comunicado oficial de una clínica y unos especialistas que aseguran que el portero del Liverpool, Loris Karius, sufrió una conmoción en la final de la Champions en Kiev como consecuencia de un golpe con Sergio Ramos. Por si no tenía poco el madridismo con los disgustos que le han ido dando las palabras de chantaje de Cristiano Ronaldo, la amenaza de salida de Bale porque juega poco y la espantada de Zidane, que deja a Florentino Pérez sin entrenador, ahora va Karius con un TAC (cinco días después de la final) y da carnaza a los que sospechan que el Madrid no ganó limpiamente la final. ¿Puede pasar algo más en el Real Madrid para ensuciar la Decimotercera? El daño viene de dentro y de fuera.

El comunicado de los especialistas, a petición de Karius y con el consentimiento del Liverpool, dice que los médicos vieron el partido y concluyen que hay “síntomas subjetivos” para justificar la conmoción y, claro está, es “posible” que sufriera una disfunción visual y esto afectara a su rendimiento. Dicho comunicado médico habla de una posibilidad, pero asegura que hubo una conmoción (cinco días después y revisando el vídeo del partido). El golpe con Ramos ocurrió en el minuto 49 y el gol de Benzema llegó dos minutos después. Con el informe médico y el poco espacio de tiempo entre el golpe y el gol de Karim Benzema, se puede montar la película de que el Real Madrid ganó la Champions por la agresividad de Sergio Ramos. Luego llegó otro fallo de Karius, en el segundo gol de Bale, cuando se le doblaron las manos. El de la chilena no pareció verlo.

El protagonista, Sergio Ramos, ha hablado este martes —medio en broma, medio en serio— sobre todo esto: "Le han dado mucha bola al tema de Salah. No he querido hablar porque al final se magnifica, pero viendo bien la jugada, él me agarra primero del brazo y yo caigo al otro lado, de hecho se lesiona el otro brazo, pero dicen que le hice una llave de judo. Después el portero dice que estaba conmocionado por un choque conmigo. Solo falta que Fimino diga que estaba resfriado porque le cayó una gota de sudor mía". Habrá que analizar este último apunte también.

Según fuentes médicas consultadas por El Confidencial, es de dudosa credibilidad la historia que han montado Karius, el Liverpool y los médicos (para crear un lavado de imagen al portero con el argumento de la conmoción) sacando la conclusión de que esa conmoción lleve a los fallos del meta. La final de Kiev fue el 26 de mayo y cinco días después, el 31 de mayo, el portero del Liverpool se sometió a un examen exhaustivo, según informan el doctor Ross Zafonte y la doctora Lenore Herget, del Massachusetts General Hospital y Spaulding Rehabilitation Hospital, que apuntan que Karius sufrió una conmoción como consecuencia del golpe con Ramos.

Loris Karius pasa cerca del trofeo de la Champions sin mirarlo. (Reuters)
Loris Karius pasa cerca del trofeo de la Champions sin mirarlo. (Reuters)

Lo que es seguro es que Karius no se mareó en el césped para haberle quitado (no pidió el cambio), se despistó en el saque con el gol de pillo de Benzema y se tragó el disparo lejano de Bale. Al día siguiente pidió perdón en las redes sociales porque se sentía culpable y reconoció que arruinó con dos errores la final —"por lo que estoy apenado y no he dormido en toda la noche”—.

Los grandes porteros no son Karius

David de Gea tuvo un fallo en el amistoso entre la Selección española y la de Suiza, de esos que se califican como ‘cantadas’ en un portero, y te dejan marcado durante un tiempo porque afectan a la confianza propia y la del entrenador. De Gea asumió el error, calló y se marcha a Rusia tocado porque, aunque era un amistoso, nunca es bueno que a un portero se le doblen las manos. Es lo peor que le puede suceder, y si no que se lo cuenten a Keylor Navas, que está curado de espanto. Los grandes porteros suelen tener errores importantes con los que se les cae el mundo. Está demostrado a lo largo de la historia, y de ello también da fe Iker Casillas, otro de los mitos de la portería del Real Madrid y de la Selección.

Los grandes porteros hacen autocrítica, agachan la cabeza, las orejas, callan y suelen encontrar el respaldo y más confianza de los entrenadores y de los buenos aficionados. Zidane se ha volcado con Keylor Navas todas las veces que ha hecho falta y ahora Lopetegui ha tranquilizado a David de Gea para que se quite de la cabeza el fallo en el gol de Suiza. Lo de Karius suena más a otra cosa...

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios