El pasabolas Nadal y el diputado de Podemos que solo se acordaba del tenis en VHS

Isidro López, diputado de Podemos, enfureció a los admiradores de Nadal al llamarlo "defensivo, hipermusculado y pasabolas". Le pudo la ideología, pero sobre todo la nostalgia de un tenis pretérito

Foto: Rafa Nadal, este jueves en Roland Garros. (Reuters)
Rafa Nadal, este jueves en Roland Garros. (Reuters)

Rafa Nadal es uno de los mejores jugadores de tenis de la historia, y esta frase va mucho más allá de la opinión, es certificable con un torrente de estadísticas. En la definición más clara de la grandeza, los torneos de grand slam, se sitúa con 16 ganados, cuatro por debajo de Roger Federer, al menos dos por encima de cualquier otro ser humano que haya competido a este deporte. Lo más probable es que el domingo sean 17.

Viene el párrafo introductorio a cuento de un tuit de Isidro López, un diputado de Podemos a quien no tengo el gusto en conocer pero que a buen seguro sabe de tenis. Lo suficiente para poder definir a Rafael Nadal como un jugador "defensivo, soporífero, hipermusculado y pasabolas". La última palabra es clave, los que se jactan de lejanía del deporte, como el nuevo ministro de Deporte, nunca sabrían lo que es un pasabolas. López, sin embargo, sí parece tener interiorizado el apelativo. No dice en ningún momento que Nadal sea un mal jugador, solo desprecia el estilo.

Y eso, de algún modo, le salva. A ver, no deja de ser una rabieta tuitera con cierto aroma de cachondeo, porque al diputado López solo hace eso como reacción de que Rafa Nadal, ¡oh, dios!, ha opinado sobre política y ha dicho lo contrario que el político querría oír. A veces el problema es que los deportistas no opinan, no están concienciados, no se mojan; otras es solo que no opinan lo mismo que nosotros, y eso ya es mucho peor. El ensañamiento estético tiene un punto de reacción ideológica, del mismo modo que en el otro lado del espectro político algunos se pasarán la vida argumentando que no hay arte alguno en una película de, por ejemplo Pedro Almodóvar.

Pero vayamos a la opinión tenística cualificada del señor diputado, que en otro mensaje dice que él siempre fue de "saque y volea antiguo". Y tan antiguo, al pobre aficionado López se le ha movido la tierra bajo los pies y se ha quedado anclado en un tenis que ya solo aparece en los VHS que espero guarde en casa. Porque hoy nadie juega así, ni siquiera Federer, que tiene un saque eficaz y una volea preciosa. Estoy convencido de que el estilo del suizo sí que le gusta a López, pero tiene mucho más de idealización que de realidad, como le pasa a Nadal -y a Djokovic, y a Murray, y a Wawrinka, y a Zverev, y a...- Federer es fundamentalmente un jugador de fondo de la pista. Sí, algo menos que los demás quizá, pero solo un poco menos. Insuficiente para ver en ál un John McEnroe de la vida.

La volea de Nadal

La simplificación dice que Rafa Nadal es un tenista de fondo con un excelente juego defensivo. Es una verdad a medias, la defensa es el cimiento de todo lo demás, pero igual este análisis necesita un poco más de finura ¿es Rafael Nadal solo un jugador defensivo? ¿Su manera de jugar estima solo la desesperación del rival o es un constructo erróneo del señor diputado?

Nadal es un muy infravalorado jugador en la red. Es, de hecho, un muy buen voleador. Un tipo que bien podría sobrevivir en el entorno hostil de los VHS del diputado. ¿Solo percepción? No, algo más. Nadal ha demostrado con el tiempo ser un gran doblista, tanto es así que logró un oro en los últimos Juegos Olímpicos. Su compañero de fatigas, Marc López, no es exactamente un coloso. Nadal ganó ese título, y siempre es muy peligroso cuando juega por parejas, porque es un gran jugador en la red. Tiene una volea recia, quizá no tan creativa como Federer, desde luego menos estética, pero muy efectiva. Es intuitivo, sabe responder rápido, tiene una capacidad de reacción casi instantánea. Y está sin duda entre los mejores de siempre haciendo 'passing shots'. Domina prácticamente todos los ángulos del juego que le gusta al diputado.

Para que esto no quede como la opinión de un cronista a secas, vamos con un gran experto. Craig O'Shannessy es un analista de tenis, ahora está en el equipo técnico de Novak Djokovic que le ha fichado como estratega. Este deporte evoluciona, ya no se juega en la red y los equipos de los tenistas son cada día más largos y diversos. El gurú, vamos a llamarle así, analizó para la ATP lo que en su opinión fueron los puntos fuertes de Nadal para ganar el último US Open. El segundo, el juego en la red. El español ganó el 80% de las veces que subió, 96 de 120 intentos. El dato también refuta la teoría de que no sube nunca. Lo hace poco, claro, porque es el tenis de hoy en día. Pero no tan poco y, desde luego, nada mal.

Como ir de verde vestido a Wimbledon...

Rafael Nadal ha ganado dos veces en Wimbledon, para gran desesperación de todos aquellos predicadores del saque-volea. Que se imponga un jugador como él, un "pasabolas", es casi tan grave como si hubiese ido vestido de verde fosforito. Lo hizo porque es muy bueno, porque la hierba hoy en día es algo más lenta, porque ya todos juegan de fondo y porque supo hacer las adaptaciones necesarias para un juego algo más veloz, del que le gusta a los nostálgicos de los ochenta. También ha ganado cuatro grandes más en pista dura, para cerrar la idea de que es mucho más que un jugador de tierra.

López, en un planteamiento tenístico sorprendentemente conservador, recoge en su comentario la idea de que es un jugador defensivo, aunque en esto tiene que ver la manía que tenemos muchos, prensa deportiva incluída, de buscar duelos de estilos donde hay más que nada duelos de deportistas. Cuando uno ve a Federer y a Nadal quiere pensar que son miembros de dos mundos diferentes, que uno es ofensivo y el otro defensivo, que uno ataca y el otro defiende, que uno saca y el otro resta.

Dos jugadores totales

La realidad es mucho más sencilla cuando es binaria, pero esa simplificación es tan falsa como las conclusiones de López. Federer y Nadal tienen algunas diferencias estilísticas, especialmente porque el suizo tira el revés a una mano y el español a dos. Pero más allá de eso, lo cierto es que ambos son probablemente los dos jugadores más completos de todos los tiempos. Atacando y defendiendo.

No solo el tenis, el deporte en general, ha evolucionado mucho y ha exigido más a sus gentes. En la infancia de López había super-especialistas como Vilas que hubiesen sido incapaces de hacer daño en otras superficies. Los más completos, Borg, McEnroe o Connors, más adelante Lendl, o Sampras, no tenían competencia real en los cuadros hasta las últimas rondas. Hoy hay muchos más jugadores y mucho mejor preparados, y eso ha obligado a los tenistas a crecer en todas las direcciones. Por eso es inimaginable Federer sin una gran capacidad de recuperar la posición y Nadal sin pegar golpes buscando las líneas. Pasar bolas sin más ya no es una opción, si juegas así así solo te vas a encontrar un rival que se te sube a las barbas.

En una elevada conversación tuitera que incluía a López, se citaba como referencia a David Foster Wallace. El literato era un loco del tenis, quiso ser jugador, le obsesionaba. 'La broma infinita' empieza hablando de tenis, y entre sus relatos hay uno delicioso sobre el US Open y sus muchísimos patrocinadores. DFW se suicidó en el año 2008, un par de meses después de que Nadal ganase su primer Wimbledon, mucho antes de que se convirtiese en el jugador total que es hoy. Él, como buen estadounidense, también negaba el juego de fondo y la tierra batida y todas esas cosas que no se le dan bien a su compatriotas. No es tan extraño, hay generaciones enteras de españoles que han crecido con la frase "le hierba es para las vacas" hablando del mayor torneo del mundo del tenis.

Un detalle más sobre el tuit. López utiliza la palabra "hipermusculado", lo cual me recordó uno de los datos más curiosos del mundo del tenis: Nadal y Federer, según sus fichas profesionales, miden y pesan lo mismo. El hipermusculado tiene los brazos más definidos, los tenía todavía más de joven, pero solo ese dato es insuficiente para esta cuestión. Si se ve a ambos por detrás se puede observar que Federer tiene una espalda bastante más ancha que Nadal, son físicamente diferentes, pero no para considerar que uno es "hipermusculado". Porque Nadal es fuerte, pero tampoco es Thomas Muster, el arquetipo de jugador defensivo, hipermusculado y pasabolas. Y sí, soporífero.

Ahí sigue Nadal, defendiéndose, pasando bolas, haciendo historia. Aunque vuelva a ganar todo de nuevo será incapaz de sacudirse algunos tópicos. Aunque sean tópicos juguetones.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios