Isco vuelve a 'vomitar' contra un periodista (y ya van dos)

Isco ha tratado con desprecio una pregunta futbolística del periodista Diego Torres -con el que guarda rencillas por artículos que no le vienen bien- y se toma una revancha pública

Foto: Isco durante la conferencia de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. (Efe)
Isco durante la conferencia de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. (Efe)

Todo el don que tiene Isco con el balón en los pies le falta en la lengua para mostrarse como una persona respetuosa. Lo ha vuelto a hacer y ya van dos. Isco ha tratado con desprecio una pregunta futbolística del periodista Diego Torres -con el que guarda rencillas por artículos que no le vienen bien- y se ha tomado su revancha a ojos de todos. Ahora se le llama 'zascas' porque esta contestación de Isco a un periodista se hará viral y celebrada por cualquier 'yihad'. Isco tendrá sus razones personales, pero quizás debería comprender y anteponer que los intereses y la buena imagen de la Selección valen más que sus frustraciones. En la sala de prensa, con la indumentaria de España, no es Franciso Román Alarcón Suárez. Es Isco, el maravilloso y genial jugador que quieren escuchar los aficionados hablar de fútbol y les transmita ilusión y emociones. Tiene, si una pregunta le incomoda o no le gusta el periodista en cuestión, que dar ejemplo de educación, buen comportamiento, valores y convivencia. Quizás más en este momento en el que estamos en el kilómetro cero de la era Luis Enrique.

Es el segundo 'vómito' contra un periodista. El primero fue contra Juanma Castaño, de la Cope, cuando éste abrió su programa la noche en la que el Real Madrid eliminó a la Juventus con un polémico penalti a Lucas Vázquez. Juanma Castaño, en su presentación, fue a la noticia: el lío que se había montado y la polémica que estaba suscitando la jugada. Isco se puso la capa del defensor del madridismo y arremetió contra el periodista con un tuit-bomba en el que decía: "Una profesión, dos varas de medir, vergonzoso" y adjuntaba dos sonidos de audio más un emoticono con el icono del vómito. Un audio era cómo hablaba Juanma Castaño del triunfo del Barcelona (6-1) contra el Paris Saint Germain en el Camp Nou, que calificaba de histórico. El otro, el mencionado polémico penalti sobre Lucas Vázquez.

Ahora Isco utiliza la sala de prensa de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para desairar a otro periodista -de El País- que con sus aciertos y fallos hizo la siguiente pregunta: "Cuando se meten los rivales atrás, ¿cómo siente que puede hacerles más daño: recibiendo entre líneas o bajando al centro del campo a recibir el balón?". La respuesta de Isco: "Yo a ti no te voy a contestar porque al final, diga lo que diga, tú vas a poner lo que quieras en tú sección del periódico. Así que te voy a dejar que sigas esa línea, que estás siguiendo y que intentes molestar lo menos posible a la Selección porque al final esto es de todos. Necesitamos ayuda de fuera y no gente que nos esté pegando palos. Así que siguiente pregunta".

El odio y lo rancio

Esta versión de futbolista 'perdonavidas' que arremete contra el periodista es rancia y recuerda a épocas pasadas grises. Se puede sentir mejor o peor tratado por la prensa y tiene su derecho a indignarse. Pero el modo de actuación hay que cuidarlo y no pasa por utilizar un espacio público de la Federación y la Selección para tomarse sus venganzas. Bastante tenemos ya con las redes sociales para burlarse y fomentar el odio. Un personaje público debería tener tacto y manifestarse con más inteligencia. Luis Rubiales o Luis Enrique deberían hacérselo ver.

Ahora podrán calificar esta postura de corporativista porque un periodista defienda a otro de un comportamieto de menosprecio. En la sala de prensa todos somos iguales. Periodistas y futbolistas. Unos preguntan y otros responden. Nadie es más que otro porque sea más famoso o tenga más dinero. Debe existir la educación y el respeto como principio básico de conducta para dar buena imagen y ejercer lo mejor de cada profesión. El que se sienta ofendido o difamado que acuda a los juzgados. La mala educación no va a ayudar a sumar nunca y tampoco en la Selección. Y de esto sabe mucho Luis Enrique, que hace propósitos para que todos nos llevemos lo mejor posible. Isco le ha fallado.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios