El pasotismo de algunas estrellas ciclistas: a pasear, al parque, esto es la Vuelta

La Vuelta a España es una de las tres grandes, pero algunos corredores piensan que están de vacaciones. No todos poseen la misma aptitud, pero todos deberían tener la misma actitud

Foto: Richie Porte debería mejorar su actitud. (EFE)
Richie Porte debería mejorar su actitud. (EFE)

Jamás hablaré de la aptitud de alguien porque esta depende, en ocasiones, de algunos factores que no controlamos. Podemos ser un gran escalador y poseer unas cualidades envidiables para desempeñar esta función en el pelotón y, sin embargo, el estar recuperándonos de una lesión, nos impide desarrollarlas adecuadamente. Por el contrario, creo que la actitud es algo sobre lo que sí se puede debatir y dialogar.

Llega la tercera semana de la Vuelta, la última, la definitiva y en la que todo se debe aclarar. Pero en estas 15 primeras etapas hemos podido ver mucho, demasiado. Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España, ese es el orden de las tres grandes, como se las denomina por ser las únicas que poseen 21 días de competición. Hay muchos equipos que trabajan para que sus líderes y gregarios alcancen su mejor nivel en el Tour, la carrera que en estos momentos posee mayor importancia. Otros también trabajan para alcanzar éxito en la cita italiana, es la primera y, como dice el refrán: “Quien golpea primero, golpea dos veces”.

La Vuelta es la última de todas, se celebra en el mes de septiembre y para muchos es la posibilidad de recuperar esas asignaturas que se han atragantado durante el curso; francés e italiano. A medida que van ocurriendo cosas, en el Giro y sobre todo en el Tour, se comienza a confeccionar la posible lista de participantes en la Vuelta. Caída de Nibali en el Tour, puede ser que llegue a la ronda española. Pinot se retira en el Giro y no puede participar en el Tour por una fuerte neumonía. Porte abandona camino de Roubaix en el Tour, tras una fuerte caída. Rigoberto Urán deja el Tour por caída, pero estará en la Vuelta. Sagan quiere preparar el Campeonato del Mundo en España, participará en la Vuelta. Estos son algunos de los grandes líderes que ven en la Vuelta una oportunidad para conseguir lo que la mala suerte se llevó. Las caídas han ido en contra de muchos, estas les han impedido tener una preparación adecuada por carecer del tiempo necesario. Todos están afrontando la carrera de forma diferente, todos con distintas actitudes y muchos con similares aptitudes.

El ejemplo de Nibali

Níbali ha ganado dos Giros, un Tour y una Vuelta… Sin mencionar otras victorias como las del Giro de Lombardía. El líder italiano llegaba justo, pero no ha dudado en ponerse el mono de trabajo, el que usan los gregarios, y subir bidones a sus compañeros o tirar del pelotón en favor de Ion Izaguirre. No tiene ninguna necesidad, nadie se lo va a exigir, además los Izaguirre se van a otro equipo la próxima temporada, pero ambos hermanos están demostrando su profesionalidad y quieren irse por la puerta grande, algo que seguro Vicenzo les agradece.

Thibaut Pinot ha tenido una gran actitud y ganó la última etapa. (EFE)
Thibaut Pinot ha tenido una gran actitud y ganó la última etapa. (EFE)

Las estrellas, más culpables

Rigo se esfuerza en no perder comba con el grupo de favoritos. No es fácil preparar al máximo el Tour y después reajustar la preparación para llegar al 100% a la Vuelta. Pese a todo, el colombiano no ha dudado en poner a sus hombres a trabajar para intentar cortar el gran grupo con ayuda del viento o apretar los dientes en cada llegada. Pinot, reciente vencedor en Lagos de Covadonga, se mantiene séptimo en la clasificación general. El francés ha mostrado un respeto máximo a la carrera española atacando en cuanto la carretera se ha empinado, lo hizo camino de Luintra. Sagan lleva una temporada muy cargada, desde que comenzara ganando en Australia. Pero el vigente campeón del mundo prepara el Mundial luchando por una victoria de etapa que hasta ahora le han impedido Valverde, Gallopin y Viviani.

A Porte hasta el momento no le he visto hacer mucho, nada. Siempre se descartó de la general, pero tampoco lucha por etapas o se intenta filtrar en cortes que beneficien a sus compañeros. No me extrañaría que consiguiera llevarse una, en esta última semana, pero me hubiera gustado verle trabajar porque, para mí, un buen líder sabe ser gregario. Lo vimos fugado en una etapa llana, camino de Murcia, sin ninguna opción de victoria y diciendo que había sido divertido, un buen entrenamiento para él. No sé, no termino de compartir ciertas actitudes de grandes estrellas. Para Óscar Rodríguez, las escapadas no son divertidas, son serias y oportunidades de brillar. Aprovechó en la Camperona y su sueño se hizo realidad.

Me encantará seguir viendo a grandes líderes, como los que mencioné antes, venir a dignificar nuestra carrera. Eso no es solo ganar, también es trabajar para otros que estén mejor. Me parece vergonzoso ver a algunos pasearse, entrenar sin esforzarse con dorsal o salir de fiesta en plena carrera, como vimos en ediciones anteriores. Hay tantos chavales deseando estar en la Vuelta y no tienen la oportunidad... Esto va de actitud y respeto, vamos… de lo que también va la vida.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios