Por qué Luis Enrique no pide perdón a Jordi Alba (pero se come su orgullo)

Luis Enrique no es rencoroso. Ha quedado demostrado. Pero ha cometido un gran disparate por privar a la Selección española del lateral izquierdo más en forma del mundo

Foto: El seleccionador nacional, Luis Enrique, durante la rueda de prensa. (EFE)
El seleccionador nacional, Luis Enrique, durante la rueda de prensa. (EFE)

Luis Enrique acierta convocando a Jordi Alba y que le dejen en paz. Consigue no ir contra corriente ni enrocarse en una decisión que tenía un tufillo extraño por el altísimo rendimiento del lateral zurdo en el Barcelona y una ausencia que se negó a justificar cuando le iban bien las cosas y ganaba. No quiso dar los motivos y ahora cede. Jordi Alba tenía que haber estado en las anteriores listas o por lo menos en la que nos costó la derrota contra Inglaterra. Él niega que el clamor popular haya hecho fuerza en el cambio de opinión... Dice Luis Enrique que no era un problema personal y que solo había motivos profesionales. Hay que creerle, pero la pregunta que se hace todo el mundo es por qué ahora sí convoca a Alba y antes no. El que no ha cambiado es Jordi Alba, porque antes de esta lista estaba igual o mejor que ahora.

Luis Enrique no es rencoroso. Ha quedado demostrado. Pero ha cometido un disparate por privar, hasta ahora, a la Selección española del lateral izquierdo más en forma del mundo. Es el primer gran error de un técnico de éxito que entró con fuerza a la Selección y que se llevó un palo ante Inglaterra. Luis Enrique, desde fuera, ha hecho el absurdo y ha cometido un error que ahora remedia, y le honra.

Preguntaban en la rueda de prensa posterior a la convocatoria si le ha tenido que pedir perdón por algo Jordi Alba al técnico asturiano, pero en esta injusticia perpetrada no es Alba el que tiene que pedir perdón a Luis Enrique. Más bien al contrario. Es el seleccionador el que debería haber tenido más humildad.

Está bien comprobar que Luis Enrique no es vengativo ni resentido, pero a cualquier otro seleccionador que hubiera tomado una decisión como la de Alba se le habría crujido más que al asturiano. Las presiones han llegado desde todos los puntos posibles y quién sabe si hasta desde dentro de la Federación le han tenido que abrir los ojos. Luis Enrique estaba quedando en evidencia y ha tenido que llegar una derrota contra los ingleses para dar su brazo a torcer. La duda es que si no se hubiera producido, quién sabe si Alba seguiría fuera de la Selección. El ridículo defensivo ante Inglaterra en la primera parte ha ayudado a tragarse el orgullo a Luis Enrique.

El resto de decisiones se pueden rebatir y son opinables, pero ya entran dentro del terreno de la confianza y el proyecto que quiere armar el seleccionador. Isco y Marco Asensio no están para ir a la Selección si nos guiamos por el bajo rendimiento que han tenido en el Real Madrid. Pero los lleva, como Lopetegui confió en Isco cuando Zidane no le sacaba. Lo mismo se puede decir del delantero valenciano Rodrigo. Ahí está Borja Iglesias. En Sevilla, se quejan de la ausencia de Sarabia. Nada nuevo en el cargo de un seleccionador porque no entran todos. Pero lo de Jordi Alba es el primer lunar de un Luis Enrique que cayó en su propio absurdo.

Convocatoria

Porteros: David de Gea, Kepa Arrizabalaga, Pau López.

Defensas: Johnny Otto, Mario Hermoso, Diego Llorente, Iñigo Martínez, Gayá, Jordi Alba, Azpilicueta, Sergio Ramos.

Centrocampistas: Suso, Pablo Fornals, Brais Méndez, Saúl Ñíguez, Rodri, Sergi Roberto, Busquets, Ceballos, Isco, Asensio.

Delanteros: Rodrigo, Iago Aspas, Morata.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios