El peligro de quemar a Vinícius

El joven brasileño ha sido lo más destacado del Real Madrid en las últimas semanas, Lopetegui quería protegerle y madurarle lentamente, Solari ya le ha dado la alternativa

Foto: Vinicius celebra un gol en Copa. (Reuters)
Vinicius celebra un gol en Copa. (Reuters)

El peligro de convertir a Vinícius en el antídoto para salir de la crisis del mal juego y resultados está ahí después de que el brasileño haya sido el futbolista más destacado en los partidos contra la Real Sociedad y el Levante. La explosión de Vinícius es buena y saludable para confirmar que el Madrid tiene un crack en potencia y que los 45 millones de euros desembolsados pasarán de ser un derroche a una ganga si mantiene la regularidad y es constante. Siempre es mejor destacar que pasar desapercibido.

Pero Vinícius tiene solo 18 años y empezó la temporada en el Castilla. Más que tirar la puerta del primer equipo se la han abierto desde el club y Solari. El cambio de entrenador ha propiciado que el brasileño se cocine en una olla express. El proceso natural, recomendado por Lopetegui, era bien diferente. A fuego lento. Entrenamientos con el primer equipo, adaptación y minutos con el filial. Solari, que presume de conocer los ciclos y las etapas de formación en la cantera, se ha saltado con Vinícius los pasos de seguridad recomendables.

La cuestión que se debate ahora en el Real Madrid es el cuidado que hay que tener con Vinícius para no quemarle o exponerle a que asuma una responsabilidad extra. La que no le corresponde por edad y tiempo que lleva en el primer equipo. Que por otro lado se celebra que tenga la personalidad para atreverse y querer ser protagonista. Su actitud y su entusiasmo son las mejores noticias que le han pasado al Madrid en los últimos días. Sirven para encontrar un hilo de esperanza e ilusión en ese proyecto que defiende Florentino Pérez de construir un plantilla con miras al futuro y renovar el presente.

Vinícius acapara ya las portadas de los medios de comunicación, sobre todo los deportivos, por sus dos últimas actuaciones. Es un buen cromo comercial. En todos los sentidos. El chico brasileño que tiene la osadía de comerse el mundo y practica un fútbol ofensivo y es capaz de hacer goles en el Bernabéu. Los mejores ingredientes para ser mediático.

No hay paciencia cuando existe desilusión. Y en el Madrid en el que decepciona un día es Bale, otro Benzema, están desaparecidos Modric, Kroos y Asensio, sorprende la situación y la apatía de Isco y se apaga la chispa de Marcelo, queda agarrarse a las irrupciones de Marcos Llorente y, sobre todo, Vinícius. Los actores secundarios empiezan a tener un papel principal en este Madrid de Solari que ha cambiado el guión del de Julen Lopetegui. Pero ojo que esto no es lo recomendable y sería más conveniente que los cracks se dieran cuenta que no pueden vivir de lo que se le ocurra a Vinícius.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios