No te confíes, Solari, que ahora viene lo peor con Florentino Pérez

Es el primer Barcelona-Real Madrid para Solari y ya conoce cómo estruja el presidente. Florentino Pérez es insaciable y quiere más y más. Necesita un buen golpe en la mesa en el Clásico

Foto: Solari se muestra sonriente durante la rueda de prensa antes de su primer Clásico. (EFE)
Solari se muestra sonriente durante la rueda de prensa antes de su primer Clásico. (EFE)

Florentino Pérez aprieta a Solari. Si el entrenador se pensaba que con esta buena racha de cinco triunfos seguidos se ha ganado la admiración del presidente, que se lo vaya quitando de la cabeza porque el ‘Jefe’ como llaman a Florentino los jugadores exige ganar y eliminar al Barcelona este miércoles (21:00). Es el primer Clásico para Solari y ya conoce cómo estruja el presidente, quien siempre quiere más y más. Necesita un golpe en la mesa y confirmar que la racha no es pasajera, con un patrón de juego eficaz, fiable y convincente. El máximo responsable para el dirigente es Solari, y si se le cae el equipo, volverá la decepción.

Solari y los jugadores recibieron el lunes la visita de Florentino y Gento —presidente de honor del club— con motivo de la nueva foto oficial de la plantilla. La segunda de la temporada después del despido de Lopetegui y la salida en el mercado de invierno de Kiko Casilla. El protocolario saludo coincidió con la alegría que se vive en el vestuario por encadenar cinco victorias consecutivas y recortarles puntos al Atlético de Madrid y Barcelona. Florentino se comportó como si no hubiera pasado nada especial mientras Sergio Ramos buscó su complicidad. El capitán le transmitía las buenas sensaciones que hay dentro de la plantilla. El 'presi' —como le llama Ramos— pide hechos.

Florentino, decepcionado por verse tercero en la Liga, mira a la Copa y la Champions. Sube el nivel de exigencia y ya lo sabe Solari. El presidente pide ganar en el Camp Nou y mete más presión al entrenador (por si no tuviera poca). El comportamiento de Solari no deja de sorprender, para bien, si corrobora que no se ve superado por la dificultad del calendario. Pone énfasis en mostrarse seguro de las decisiones que toma y el plan que tiene entre manos para llevarse el primer asalto copero de las semifinales. Ha preparado el partido con la idea de que va a jugar Messi para no llevarse un sobresalto. Piensan que es mejor así, no ir confiados en que la lesión dejará al argentino fuera del combate.

Decisiones 'presidenciales'

Solari pasa, a ojos del 'Jefe', su primer gran examen con el debut del Clásico. Lo de antes no le sirve. Se ganó el contrato profesional hasta 2021 después de una victoria en Vigo contra el Celta —en su cuarto partido— para dejar de ser provisional y cumplió el objetivo de conquistar el Mundial de Clubes. Pero llega la cuesta arriba. Primero el Barcelona, después el Atlético de Madrid y a la vuelta de la esquina está el Ajax en la Champions. Mucho se le viene encima a un Solari que no parece tener la sonrisa floja y que se afana en demostrar que es competitivo y está seguro de lo que hace en cada momento.

En todo este tiempo ha ido reafirmando al presidente las soluciones más convenientes para resolver los problemas deportivos y extradeportivos —que los ha habido, como el caso Isco—. Han sido numerosas. Empezó con el cambio en la portería y el final de una rotación para dar la Liga y la Champions a Courtois. Apuesta por los que están en mejor condición física, con Pintus como cerebro, y se ajustan a su propuesta de fútbol vertical. De ello se han beneficiado Reguilón, Lucas Vázquez y Vinícius. Fomenta la competencia interna para subir el nivel de exigencia. Ahí está Odriozola apretando a Carvajal o Ceballos con presencia en el once. Ha conseguido que Benzema defina mejor como goleador. No ha pedido fichajes… Buenas decisiones. En sintonía con el club. Pero ahora toca que la pelota entre contra el Barça, Atleti y Ajax.

Muchas cosas ha hecho Solari que gustan en la política presidencial. Pero de nada o poco servirán si se produce un descalabro contra el Barcelona en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. Una competición que vuelve a ilusionar a los dirigentes. A Florentino hay que convencerle de que el despegue del equipo tiene un vuelo largo, porque lo ha pasado muy mal antes. Su peor día esta temporada fue el 28 de octubre en el palco del Camp Nou, cuando el Madrid salió goleado. Se cargó a Lopetegui y buscó respuestas a una crisis galopante. Solari le ha dado muchas, pero la 'prueba del algodón' se pasa en citas como las que vienen a partir del primer Clásico.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios