Los pretextos de mal perdedor de Simeone: el Barcelona ha sido el mejor y punto

Las excusas en el último momento los lloriqueos sobre las ayudas arbitrales que al parecer siempre reman a favor del Barça son demasiado simples como para tragárselas

Foto: Piqué intentó tranquilizar a Diego Costa tras la expulsión. (Reuters)
Piqué intentó tranquilizar a Diego Costa tras la expulsión. (Reuters)

Se terminó el partido en el Camp Nou (2-0) y Koke, el chico de Vallecas, el atlético de toda la vida, se dedicó a poner excusas: “Siempre que venimos aquí pasa algo. Creo que de 11 partidos aquí, sufrimos siete expulsiones y no todas fueron justas. Alguien lo tendrá que mirar. ¿Costa? No lo he visto”.

Minutos después llegó Simeone a la sala de prensa: "Lo echaron a Torres, un icono del fútbol mundial. Después de eso pueden echar a todos. Le pregunté al árbitro en el entretiempo: '¿Es tan grave lo que te dijo Diego Costa?' Si es así me parece bien la decisión del árbitro. Diego dice que no dijo eso. Me comentaron que dijo me en lugar de te. Si el árbitro interpretó insulto, bien expulsado, pero no siempre es igual”. La diferencia está entre “me cago en la puta madre que me parió” o “me cago en la puta madre que te parió”, un tono muy elevado y poético, una coartada estupenda cuando ves la Liga pasar, otra vez.

[Joaquín Caparrós tiene leucemia crónica]

Ya sea me o te, Costa está bien expulsado porque la mala educación es reprobable y no se puede normalizar. Que el Atlético se agarre a ello cuando Oblak fue el mejor del partido y solo remató dos veces a puerta y que todavía haya que aplaudir que teniendo en cuenta el total de la temporada firmara un partido valiente, habla muy mal de la campaña. Los fanáticos se agarrarán como a un clavo ardiendo a la expulsión de Diego Costa y los panegíricos de Koke y Simeone, pero el discurso de ‘están en contra nuestra’ es demasiado simple como para comprarlo sin más, sin hacer una autocrítica después de perder cinco encuentros y empatar ocho.

El Cholo Simeone durante el FC Barcelona-Atlético de Madrid jugado este sábado. (EFE)
El Cholo Simeone durante el FC Barcelona-Atlético de Madrid jugado este sábado. (EFE)

El Atlético ha seguido vivo en la Liga hasta ahora, hasta anoche, porque el Barça también ha fallado lo suyo, no por méritos propios ni por culpa de los árbitros que les tienen manía. La frustración es comprensible y más teniendo en cuenta que la final de la Champions se disputa en el Wanda Metropolitano y el soberano repaso de la Juventus, pero las excusas en el último momento para desviar la atención de un fracaso y los lloriqueos sobre las ayudas arbitrales que al parecer siempre reman a favor del Barça son demasiado simples como para tragárselas por mucho que uno sea de la Iglesia Cholista.

El Barcelona va lanzado a su octavo título en once años porque ha sido el mejor y punto. Todo lo demás son pretextos de mal perdedor. Comprarlos o no es una cuestión individual, igual a alguien le apaña la trifulca y estira la supuesta polémica, pero hasta Koke terminó diciendo en la zona mixta del Camp Nou que Costa pidió perdón en el vestuario. No hay más preguntas, señoría.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios