La bendición de Messi en este Barcelona de Ernesto Valverde

Se terminó el partido y la primera reacción de Ernesto Valverde no fue de alegría por haber ganado la Liga, sino de alivio. Hasta resopló. Lógico

Foto: Messi recibió la copa de la Liga de manos de Rubiales. (Reuters)
Messi recibió la copa de la Liga de manos de Rubiales. (Reuters)

Se terminó el partido y la primera reacción de Ernesto Valverde no fue de alegría por haber ganado la Liga, sino de alivio. Hasta resopló. Lógico teniendo en cuenta que el Barcelona las pasó canutas en la segunda parte y más con el disparo al palo de Bardhi en el minuto 88’. La fiesta estuvo a punto de aguarse y hasta el Camp Nou prefirió no volver a entonar el cántico de campeones que sí se coreó cuando Messi marcó el 1-0 en el 62’. Messi, el bendito Messi que fue suplente pensando en el Liverpool y salió en la segunda parte para solucionar, otra vez, la papeleta. Sin él, sin sus 34 goles, la Liga no hubiera sido posible, pero este título es también la de Valverde porque el 'crack' le bendijo.

Sucedió el 17 de marzo en el Benito Villamarín y después de una exhibición del argentino que marcó un triplete e incluso fue ovacionado. Cuando concluyó el encuentro dijo: "El míster leyó el partido perfectamente, estábamos ordenaditos y cuando la teníamos, salíamos. Hicimos un gran partido con pelota y sin pelota". El técnico había decidido en ese partido modificar el sistema y jugar con un 4-4-2. Sin las genialidades del argentino su esquema no habría servido de nada, pero Messi apuntó directamente al banquillo para resaltar el trabajo de su entrenador, para bendecirle. Valverde ha sido cuestionado por la falta de brillantez del Barça y puesto en duda por el sacrosanto estilo, pero la mano del técnico ha sido fundamental para ganar la octava Liga en 11 años, la décima en 15 y su segunda.

Con su carácter apacible y sin hacer ni un solo ruido fue apagando por el camino los que le llegaban. Los fallos de disciplina de Dembélé cuando no apareció en un entrenamiento porque se había dormido, el desaire de Arturo Vidal en las redes porque no le gustó ser sustituido, el feo gesto de Coutinho a la grada después de marcar el tercer gol ante el United en los cuartos de final cuando el técnico ha sido su gran valedor durante una temporada gris del brasileño. Ante cualquier fuego ahí estaba Valverde para apagarlo sin aspavientos.

Las claves del título

Leo Messi es el rey sol que todo lo tapa, pero bajo su sombra hay otros futbolistas claves. Como Piqué, que lo ha jugado casi todo exceptuando el partido ante el Villarreal y del Huesca por sanción a un nivel excepcional. Como Luis Suárez, que con sus 21 goles sigue siendo algo más que el compinche y vecino ideal de Messi. Fue él quien tiró del carro cuando Leo se rompió el brazo en octubre. Como el trabajo de Rakitic en el centro del campo, un jugador fundamental para Valverde que no quiere ni oír hablar de ponerle en el mercado este verano por mucho que el Barça ya haya fichado a De Jong. Como Ter Stegen, un seguro bajo palos que ante el Levante, justo después del gol de Messi, le paró un disparo a Borja Mayoral que habría supuesto el empate. Como Jordi Alba, que sigue siendo un gran socio del argentino y uno de sus mejores asistentes. Como Lenglet, la revelación de una campaña en la que Umtiti apenas ha aparecido.

Ernesto Valverde ha ganado dos ligas en sus dos temporadas en el Barcelona. (Reuters)
Ernesto Valverde ha ganado dos ligas en sus dos temporadas en el Barcelona. (Reuters)

Sin Messi no se explica nada, pero en el primer título después del adiós de Iniesta han sido muchos los que le han acompañado para que no se sintiera solo. Y el primero en acompañarle, en hacerle sentir cómodo y protegido (Messi ha sido suplente siete veces en la Liga esta temporada) ha sido Ernesto Valverde, que con su espíritu de hormiga —qué bien elegido el apodo de Txingurri— ha ido acumulando lógica y paciencia para disfrutar en primavera de su segunda Liga, con la final de la Copa ya en el zurrón y soñando con una posible final de Champions si son capaces de eliminar al Liverpool.

Como, en fin, se podía leer en las camisetas de celebración: "Lo extraordinario es que parezca normal". Y lo normal ya es que gane el extraordinario Messi.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios