El G7 se apunta al cambio climático

La discusión ya no se centra en debatir lo obvio, sino en cómo tratar de solucionar lo que ocurre. Y parece que hay consenso al menos por intentarlo. Desde el Banco Mundial al FMI se han implicado

Foto: Dos postes eléctricos en Sudáfrica. (EFE)
Dos postes eléctricos en Sudáfrica. (EFE)

El G7 se dispone a preparar la próxima Conferencia del Cambio Climático que se celebrará a finales de año en París. La discusión ya no se centra en debatir lo obvio, sino en cómo tratar de solucionar lo que ocurre. Y parece que hay consenso al menos por intentarlo.

Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional están de acuerdo en que el paradigma energético y medioambiental debe cambiar. Las grandes petroleras luchan por no quedarse fuera del cambio que se avecina. Como las compañías de diligencias saben que o reaccionan y modifican su mentalidad y su modelo de negocio, o acabaran feneciendo por falta de actividad cuando el nuevo paradigma se implante por necesidad. Nada que no haya ocurrido antes.

En España, mientras tanto, nuestro secular atraso cívico y educativo excluye de su agenda política ninguno de tales temas. Tenemos los políticos que nos merecemos. Que nadie se queje por no haber abandonado el siglo XIX.

Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional están de acuerdo en que el paradigma energético y medioambiental debe cambiar

Todos aquellos analistas económicos, financieros y energéticos que continúan sin incluir en sus previsiones los potenciales efectos del consumo energético sobre el cambio climático, y las acciones que necesariamente se van a tomar para racionalizarlo, están condenados a errar. El crecimiento económico futuro se realizará de una manera muy diferente al descocado presente. El G7 lo tiene claro.

¿Por qué la mayoría de los supuestos expertos todavía no lo tiene en cuenta? No por ignorar los problemas estos dejarán de existir. Y no por obviarlos y tratar de desacreditarlos dejarán de marcar un devenir energético y económico futuro diferente por necesidad, por fin en armonía con el planeta y su realidad biológica y natural. Cuanto antes lo interioricen, menores errores cometerán.

Según la nota publicada por el G7 y titulada Preparación de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se celebrará en París:

La atención se centra en política climática. El objetivo primordial del G7 es prepararse adecuadamente para la tal Conferencia de París, que se celebrará a finales de año, donde será adoptado un acuerdo climático vinculante.

Para la canciller Angela Merkel es importante que los participantes del G7 confirmen su compromiso con el objetivo denominado "dos grados", mantener el calentamiento global con un incremento inferior en 2º C al existente en tiempos preindustriales. Lo dejó bien claro en su vídeo 'podcast' del pasado 6 de junio. Lo mismo se aplicaría para las finanzas del clima. Es importante que el G7 confirme su compromiso de presupuestar 100 mil millones de euros al año a partir del 2020.

En el campo de la energía el G7 pretende apoyar el Comunicado de la reunión de los ministros del ramo del G7. Uno de los aspectos acordados en la reunión celebrada a mitad de mayo pasado en Hamburgo fue el mejorar la seguridad energética.

El que tenga ojos que lea, el que tenga oídos que escuche. Al que su ideología le permita liberar alguna neurona que no esté acartonada, que piense. El que crea que el futuro se extrapolará del pasado que se dé por caducado. La econometría ya no funciona, y menos en cuestiones energéticas.

Apuntes de Enerconomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios