Los hogares aparcan su dinero en el banco: los depósitos rozan ya el 80% del PIB
  1. Economía
  2. Consecuencias económicas
Javier G. Jorrín

Consecuencias económicas

Por

Los hogares aparcan su dinero en el banco: los depósitos rozan ya el 80% del PIB

Las restricciones a la actividad y la incertidumbre sobre el futuro han llevado a los hogares a disparar sus ahorros, lo que ahora magnifica la crisis, pero ayudará en la recuperación futura

placeholder Foto: EC.
EC.

En esta crisis, se ha disparado el ahorro de los hogares. Una noticia que es negativa en el corto plazo, pero muy positiva para el medio plazo y en la que descansan buena parte de las esperanzas sobre la recuperación económica. Según los últimos datos del Banco de España, los depósitos de las familias en los bancos se han disparado hasta rozar los 900.000 millones de euros, una cuantía que es casi el 80% del PIB. En apenas medio año se han disparado en 10 puntos del PIB, unos 78.000 millones de euros más.

Esta cuantía refleja bien la elección de los hogares por el ahorro, y también el resultado de las políticas de protección de rentas del sector público. La renta disponible de los hogares ha caído mucho menos que el PIB, una situación inédita en España, y que ha sido el resultado del esfuerzo de muchas empresas para no destruir empleo y de las ayudas públicas activadas en estos meses, desde los ERTE hasta la protección a desempleados o el cese de actividad de los autónomos.

El resultado fue que, en el segundo trimestre, el PIB fue casi un 21% inferior al del mismo periodo del año anterior (en precios corrientes), mientras que la renta disponible de los hogares se redujo menos de un 7%. Es importante tener en cuenta que estos son datos agregados, lo que no evita que un porcentaje significativo de la población haya perdido todos sus ingresos y haya caído en situación de pobreza. Tanto como unas 750.000 personas, la mayor parte procedentes del empleo en negro, que han perdido sus rentas laborales y no han podido cobrar el seguro de desempleo.

En cualquier caso, los datos agregados muestran un gran esfuerzo de ahorro de los hogares en los últimos meses, que se observa en la evolución de los depósitos. Es de esperar que antes del final del año el montante de depósitos supere ampliamente el 80% del PIB, lo que será un nuevo máximo histórico.

placeholder Consulta todos los datos de Panel Económico.
Consulta todos los datos de Panel Económico.

Este incremento responde a dos factores: las restricciones a la actividad económica y el ahorro precautorio. Es importante diferenciar ambas variables, ya que tienen consecuencias económicas muy diferentes. Si el ahorro está siendo forzoso, porque las familias apenas pueden salir y consumir, entonces desaparecerá rápidamente cuando vuelva la recuperación. Por el contrario, si está siendo un ahorro precautorio por la caída de la confianza, sus efectos pueden ser persistentes y la recuperación dependerá de que los hogares recuperen el optimismo.

Aunque es imposible conocer la causa concreta de este ahorro, es posible sacar una pista a partir de los datos del consumo del tercer trimestre. Entre julio y septiembre, cuando los datos sanitarios mejoraron y se levantaron las restricciones, el consumo de los hogares se disparó un 23% respecto a los tres meses anteriores. De esta forma recuperó algo más del 60% de la caída sufrida durante los meses del primer estado de alarma. Esta recuperación fue mucho mejor de lo que se esperaba y apunta a que la mayor parte de la caída del consumo responde a las restricciones y no al ahorro precautorio, lo que sería la mejor noticia posible de cara a la futura recuperación.

Los casi 900.000 millones que tienen los hogares ahorrados en depósitos son ‘balas en la recámara’ que podrían disparar cuando la situación sanitaria se normalice. Con este dinero, muchas familias podrán satisfacer su demanda embalsada durante todos estos meses. Y no en cuestión de compras de bienes, que se han mantenido gracias al comercio electrónico, sino en términos de servicios y ocio, que han estado vetados por la pandemia.

Sin embargo, hasta entonces, este ahorro profundizará la caída del PIB. Conviene recordar que el consumo de los hogares es el principal motor de la economía y, si cae a un ritmo superior al de la renta disponible de los hogares, entonces la magnitud de la contracción se multiplica. De ahí la importancia de que las medidas de confinamiento para frenar la crisis se diseñen con el objetivo de minimizar las restricciones sobre la actividad, como ha conseguido la Comunidad de Madrid después de una dura polémica con el Gobierno central.

En esta crisis, se ha disparado el ahorro de los hogares. Una noticia que es negativa en el corto plazo, pero muy positiva para el medio plazo y en la que descansan buena parte de las esperanzas sobre la recuperación económica. Según los últimos datos del Banco de España, los depósitos de las familias en los bancos se han disparado hasta rozar los 900.000 millones de euros, una cuantía que es casi el 80% del PIB. En apenas medio año se han disparado en 10 puntos del PIB, unos 78.000 millones de euros más.

PIB Hogares Consumo
El redactor recomienda