Qué hacer si tus hijos ‘se han pasado’ con las fotos eróticas que comparten
  1. Economía
  2. Consultorio Jurídico Legálitas
Legálitas

Consultorio Jurídico Legálitas

Por

Qué hacer si tus hijos ‘se han pasado’ con las fotos eróticas que comparten

El 'sexting' y ‘su erotismo’ ponen en peligro la reputación de los menores. La prudencia es la mejor recomendación, pero existen vías legales para combatir este tipo de prácticas

placeholder Foto: Una joven realiza una autofoto semidesnuda para enviarla a través de su móvil. (Corbis)
Una joven realiza una autofoto semidesnuda para enviarla a través de su móvil. (Corbis)

Mi hija de 15 años lleva una temporada muy rara. Se pasa el día pegada al móvil, siempre está triste y ha empezado a sacar malas notas. El otro día hablé con ella y tras mucho esfuerzo acabó confesándome que el chico con el que salía hasta hace un par de meses tiene unas fotos comprometidas de ella y tiene miedo a lo que pueda hacer con las mismas. ¿Cómo podemos ayudar? Su padre y yo estamos muy preocupados.

Hoy en día, con la popularización de las nuevas tecnologías, es muy sencillo hacer y compartir fotos de forma instantánea. Pero esta conducta no está exenta de riesgos. Las fotografías pueden almacenarse en los dispositivos durante todo el tiempo que sea necesario y nunca sabemos dónde pueden acabar las mismas. Una foto sacada de contexto puede resultar demoledora para la reputación de las personas que aparecen en la misma.

Mayor gravedad reviste el caso de los menores. Actualmente, la mayoría de los niños disponen de un 'smartphone' y suele ser habitual que se dediquen a realizarse fotografías con el mismo y reenviarlas a amigos o pareja.

En este tipo de casos, es esencial el aspecto preventivo, debemos enseñar a nuestros niños y jóvenes a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías, basado en el respeto por uno mismo y por los demás. Sin embargo, es muy difícil evitar que, en determinados contextos, se produzcan situaciones como la descrita, con la consiguiente preocupación de los padres y del menor.

Esta situación es conocida como 'sexting', el cual se define como el envío de fotografías eróticas a través de cualquier dispositivo o plataforma de comunicación.

Enviar y recibir fotografías no es, en principio, una conducta ilícita, siempre que hayan sido enviadas voluntariamente por la persona que aparece en las mismas y no afecten a terceros.

Sin embargo, la difusión inconsentida de las mismas puede ser constitutiva de delito. El art. 197.7 del Código Penal sanciona con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 12 meses cualquier difusión o cesión a terceros de imágenes, vídeos o fotografías que se hubieran obtenido con el consentimiento del interesado, pero no hubiera dado su autorización para difundirlas, siempre que las mismas menoscaben gravemente la intimidad de esa persona.

Hay que tener en cuenta que si la persona que realiza la difusión fuera la expareja, la pena se impondrá en su mitad superior. Lo mismo sucederá cuando la víctima sea menor de edad, como ocurre en el supuesto analizado, puesto que independientemente de quién las publique, sea o no menor también, daría igual que hubiera consentimiento porque la simple tenencia se considera pornografía infantil, por lo que este tipo de conductas, entre menores, y por supuesto entre menores y mayores de edad, no debe llevarse a cabo bajo ningún concepto.

En todo caso, hemos de recordar que la imagen es un dato de carácter personal, y como tal no puede ser difundida sin el consentimiento del interesado, tal y como recoge la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de carácter personal. Pero, además, si las imágenes tienen contenido erótico, pueden estar afectando de forma directa al honor, intimidad personal y familiar y propia imagen, derechos recogidos en el art. 18 de la Constitución española y desarrollados por la Ley Orgánica 1/1982.

Si su hija se encuentra en este tipo de situación, es lógico que estén preocupados. Será importante que mantengamos la calma y, por su puesto, contar con el asesoramiento jurídico experto que nos pueda guiar sobre la vía de actuación más adecuada, para activar los resortes que sean necesarios de cara a una rápida actuación en caso de confirmar la existencia o publicación de esas fotografías.

Para que los padres estemos más tranquilos, frente a los posibles peligros que puedan acechar a nuestros hijos, será de mucha utilidad descargar aplicaciones en el teléfono móvil del menor, que nos permitan una posible geolocalización en caso de peligro, así como disponer de una alerta para que nuestro hijo pueda avisarnos si se siente amenazado, como por ejemplo en caso de atraco, acoso, robo, amenaza, etc. Pulse en este enlace y conozca Legálitas Hijos, una aplicación que podrá descargarse de manera gratuita, y si tiene alguna duda al respecto, contacte con Legálitas, estaremos encantados de ayudarle.

Consultorio Jurídico