Quién crea el dinero y el crédito
  1. Economía
  2. Desde Londres
J. Jacks

Desde Londres

Por

Quién crea el dinero y el crédito

Decía Bhagwati que los buenos economistas al morir se reencarnaban en físicos y los malos en sociólogos. Explicar cómo se crea el dinero a ustedes es

Decía Bhagwati que los buenos economistas al morir se reencarnaban en físicos y los malos en sociólogos. Explicar cómo se crea el dinero a ustedes es pretencioso, pero si un experto dice que por culpa de los depositantes griegos que están retirando sus depósitos “los bancos no serán capaces de incrementar el crédito si los depósitos no aumentan. Un deterioro en el volumen de depósitos conducirá a un recorte de préstamos” y periódicos españoles reproducen dicha afirmación, es que los economistas no hemos explicado correctamente este proceso. Disculpas para la mayoría de ustedes que conocen el proceso, pero hay que evitar acabar reencarnándose en Weber.

Durante la historia, han existido varias teorías sobre el dinero, cómo se crea y cómo circula. Desde Aristóteles y su “Ética”, la cuantitativa de Bodin, los flujos de Cantillon, Malthus y su “sin demanda de capital no sirve ahorrar”, hasta Fisher y su MV = PY.

La explicación más extendida hoy (la que usa ese experto) es la del Multiplicador y la Reserva Fraccionaria. Un individuo deposita su ahorro en una entidad financiera. La entidad no puede tocar un porcentaje de ese depósito según los requerimientos mínimos, pero usa el resto del depósito para crear dinero mediante la concesión de crédito.

Así, una entidad después de recibir un depósito de €100 en el período 1, reserva una fracción de éste (digamos el 10%) y concede crédito por €90. En el período 2, los €90 prestados se transforman en €190, en €271 en el período 3 y así ad infinitum.

Según esta idea, sin depósitos, el sistema financiero no puede expandir el crédito. El Banco Central controla el total del dinero en circulación y éste es siempre superior al crédito creado, por lo que el volumen total de las deudas siempre se puede pagar.

De ser cierta la visión anterior, cambios en la M0 precederían cambios en la M2. La realidad es justo la contraria. Esta idea del Multiplicador fue refutada por Wicksell al negar que existiera límite en la oferta de dinero. Las entidades crean la deuda primero (concediendo crédito) y los depósitos se crean a posteriori. Sin un patrón como el oro no existe restricción al crédito que una entidad puede conceder.

¿Que implica que las entidades creen dinero antes que reciban el depósito?
 
1) Sin deuda no hay dinero, y como no hay límite, el crédito que las entidades conceden a un sector (las AAPP, por ejemplo) no limita el crédito total disponible para otros sectores (familias). Los banqueros hacen el trabajo de Dios y crean de donde no hay.
 
2) Las entidades no esperan a tener un depósito para conceder crédito. Las entidades crean los depósitos a través de la concesión de crédito. No al revés. Las entidades, si quieren, pueden dar crédito a pymes sin tener depósitos. El volumen de depósitos de una entidad es irrelevante para fijar el volumen de créditos que puede conceder.
 
3) El volumen del crédito es mayor que el dinero creado, con lo que la deuda total no se puede pagar (no las individuales). Si los deudores quisieran pagar todas sus deudas al mismo tiempo, no habría dinero en circulación para hacerlo. Por eso las Autoridades penalizan y desincentivan ahorrar. El ahorro no favorece el crédito, la deuda sí.
 
4) Aumentar la Base Monetaria no sirve para suministrar más crédito.
 
5) Crear un Banco “malo”, una Banca Pública o que se dividan los bancos no hará que el crédito fluya. Tampoco lo hará la idea de la FED de eliminar el nivel mínimo de reserva. El problema no es de tamaño o de coeficientes. El problema es el sistema.
 
6) Los Bancos Centrales tienen un papel importante al convertir las obligaciones del Tesoro en dinero “base”. Alteran el suministro de dinero mediante Operaciones Mercado Abierto, pero posteriormente no controlan totalmente el volumen en circulación.
 
Si las entidades pueden conceder el crédito que deseen, ¿por qué no lo hacen ahora?

 
Porque su problema no es liquidez, sino solvencia. Porque como decía Marshall, los individuos prefieren ahora atesorar y no consumen. Porque el problema no es de falta de dinero para prestar, sino seguridad del cobro. Porque el beneficio que obtienen en deuda soberana es mayor que el que obtienen prestando a una pyme.
 
Porque, en definitiva, se trata de control social. Quien controla la deuda, controla a los individuos y “cerrar el grifo” es tener agentes económicos más vulnerables. “Las entidades han tenido siempre la habilidad de expandir el crédito cuando quieren”.
 
La clave del crédito es el gasto que ustedes hacen, no sus depósitos. Por tanto, deben consumir, no ahorrar, ser ciudadanos irresponsables para que se cree dinero y riqueza.
 
Nota: La semana pasada el sr. Greenspan testificó ante la Comisión que investiga la crisis financiera y contestó a las preguntas de la Sra. Born, alguien de quien hace semanas hablábamos aquí en el capítulo de “héroes” financieros. ¿Veremos algún día una Comisión similar en el Senado patrio? ¿Quién sería nuestra Sra. Born?

 

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más