Desbarajuste presupuestario y deuda real

El insensato y brusco abandono de cualquier atisbo de control del gasto acabará destruyendo la viabilidad de las pensiones y la credibilidad de los inversores internacionales

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)

A la capacidad destructiva de Mariano Rajoy sobre la unidad de España y sobre la democracia, se une ahora el insensato y brusco abandono de cualquier atisbo de control del gasto, que acabará destruyendo la viabilidad de las pensiones futuras y la credibilidad de los inversores internacionales.

Y esto sucede justo cuando el BCE sopesa finalizar su política monetaria expansiva y elevar los tipos de interés justo a continuación, algo que cuando suceda hará imposible conseguir los mas de 200.000 millones de euros anuales que necesitamos para refinanciar la deuda y cubrir los nuevos déficits, así como para dar continuidad a un crecimiento atípico que necesita el doble de deuda que la riqueza que crea.

Con el nuevo presupuesto europeo, las ayudas agrícolas se reducen en un 5% y los fondos regionales y de cohesión también bajan

Y como las desgracias nunca vienen solas, acaba de conocerse el nuevo presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027, que perjudica gravemente a nuestro país. Las ayudas agrícolas se reducen en un 5% y los fondos regionales y de cohesión de los que dependen las regiones españolas mas pobres, en un 7%. Pero como España pinta menos que nada, la reducción para nosotros será seguro superior a la media, porque países como Francia o Polonia saldrán mucho mejor librados 'as usual'.

Ante esto, el grupo de economistas y profesores independientes que hemos venido denunciando la falsificación sistemática de la contabilidad nacional, demostrando mas allá de toda duda razonable que el PIB real es hoy un 16% inferior al oficial, hemos cuantificado por escrito las consecuencias del nuevo festival de gasto a la Comisión, el BCE y a los ministros económicos de los ocho países que exigen el cumplimiento estricto de los objetivos de déficit. Y aunque Bruselas lleva años mirando para otro lado, la reacción de los ministros económicos firmantes del manifiesto puede ser otra historia. Y en cuanto al BCE, no podrá exigir ante ningún tribunal la devolución de los préstamos insensatos, ofrecidos sin condicionalidad alguna, realizados desde que en 2016 se le demostró que España era insolvente.

Albert Rivera, que podría evitarlo no apoyando los irrealizables PGE de 2018 y el dislate de cuentas públicas exigido por el PNV, no lo hará. Rivera dará a Rajoy dos años más de gobierno. Una locura suicida, porque el daño que va a infligir a la unidad de la nación, a la convivencia y al futuro económico puede ser irreparable. Rivera ampara la nueva traición de Rajoy en su pacto secreto con Urkullu, que 'viola' de nuevo impunemente todo orden constitucional.

El año pasado, consiguieron reducir su irrisorio cupo en 1.400 millones, más 3.380 millones para la alta velocidad, dinero más que suficiente para mantener el poder de compra de las pensiones. Este año, además, han conseguido que Rajoy aumente la inversión en un 32% cuando les corresponde solo el 6%.

Y así las cosas, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, mintió primero en el déficit de 2017, que no es del 3,07% sino al menos del 3,75% —no contabilizó como déficit 6.834 millones que sacó del Fondo de las Pensiones y retrasó ilegalmente la devolución de las declaraciones negativas de 400.000 contribuyentes, y eso sin contar las trampas y trucos habituales—, y después en la cifra de recaudación de 2017, que fue 4.000 millones inferior, según la Agencia Tributaria. Y sobre estas mentiras se han elaborado unos PGE 2018 que son un auténtico festival de gasto: subidas salariales a los empleados públicos cuyos sueldos medios son un 55% superiores a los del sector privado, rescate de autopistas y recorte cero del despilfarro político. El déficit del 2,2% es pura ciencia ficción, y en contra de lo pactado con Cs —a quienes toman con toda razón por imbéciles—, van a realizar una subida brutal de impuestos sobre la clase trabajadora y la clase media.

Pero si los PGE no había por dónde cogerlos, el pacto con el PNV representa el desbarajuste presupuestario total. Solo el gasto adicional de actualizar las pensiones con el IPC elevará el déficit de la Seguridad Social este año a unos 21.660 millones de euros —financiados con 15.160 millones de deuda ya previstos y con 6.500 millones del Fondo de Reserva, que se verá reducido a menos de 2.000 millones— y cantidades superiores en años siguientes. La no aplicación de la Ley de Sostenibilidad, que afecta a 350.000 nuevos pensionistas al año, supondrá déficits adicionales de 1.500 millones en 2019, 3.000 en 2020, 4.500 en 2021, y así sucesivamente. Después de mí, el diluvio: ese es el pensamiento del presidente del Gobierno.

Ante esta explosión del gasto en los PGE 2018, la correcta valoración de la burbuja de deuda es vital

Ante esta explosión del gasto que mantendrá el déficit de las AAPP por encima del 3% hasta que Bruselas o los mercados digan basta, la correcta valoración de la burbuja de deuda es vital. El pasado lunes, Juan Ramón Rallo, que se posiciona abiertamente como el globalista George Soros a favor de la destrucción de España, realizó en este periódico un cálculo delirante de la deuda, tachando de “conspiranoicos” a los que sabemos sumar y restar de forma independiente. Pero para probar la falsedad de su cálculo, nada mejor que reproducir lo que le responde el economista del Banco de España, el Sr. Navascués:

"JM Rallo ofrece un artículo hoy en defensa del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) de Bruselas, que permite reducir la deuda pública española de 137% a 98% de PIB por una serie de artimañas, unas más serias que otras. No estoy de acuerdo con Rallo (…) de ninguna manera es admisible la consolidación de deuda entre administraciones, cuando el único agente con capacidad de pagar es el Estado central. Tener un pasivo frente a los mercados consolidado por un activo de igual cuantía frente a, por ejemplo, la comunidad catalana, es una ficción, porque ese activo del Estado vale cero, mientras que su deuda emitida y que habrá de devolver vale su valor nominal.

Ya he explicado varias veces que esto es como si un padre de familia le dice a su hijo: Fulanito, te voy a dar tu paga mensual pero la voy a contabilizar como deuda tuya a mí, aunque nunca me la pagues, pero así la consolido y la deuda familiar es cero. Y luego Rallo reconoce que los créditos comerciales, como anticipos, pagarés, garantías y deuda de las empresas públicas [Rallo, esto se te ha olvidado] sí que deberían contabilizarse como deuda. Por lo que la deuda total ajustada resulta al final posiblemente incluso por encima del 137% de PIB”.

¿Quién es el conspiranoico, don Rallo? ¿Es que no sabe don Rallo que España declara un déficit superior al 3% precisamente para no declarar una serie de pasivos, a lo que se vería obligado si no estuviera bajo la calificación de protocolo de déficit excesivo?

En resumen, la deuda total de las AAPP es del 137% del PIB oficial, pero del 163% del PIB real, algo que arruinará la vida de las generaciones futuras, que por primera vez en siglos viven ya peor que sus padres, durante al menos 50 años.

Este será el gran legado del nefasto Régimen del 78, que nos robó la democracia y nos impuso una oligarquía de partidos sin separación de poderes y una estructura de Estado única en el mundo, imposible de financiar e intrínsecamente insolidaria, ineficaz y corrupta. Durante 40 años nos ha hecho crecer por debajo de nuestro potencial, haciéndonos retroceder 12 puntos respecto a las economías centrales de Europa, nos ha convertido en el segundo país con mas paro de la UE y maillot amarillo en desigualdad del reparto de la renta y la riqueza.

El Disparate Económico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios