El déficit comercial no mejora pese al incremento de las exportaciones

Las exportaciones siguen comportándose en septiembre de una forma excelente pero los altos precios del petróleo impiden que se cierre el déficit comercial.  La mejoría

Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Las exportaciones siguen comportándose en septiembre de una forma excelente pero los altos precios del petróleo impiden que se cierre el déficit comercial. 

    La mejoría en las economías de nuestros principales clientes unida a los esfuerzos de nuestras empresas exportadoras han hecho que nuestras exportaciones aumenten de forma continuada durante los últimos dos años y medio y que por ello se encuentren en el mejor nivel de su historia. En septiembre han subido un 11,8% pero por primera vez en lo que va de año no han conseguido superar, en porcentaje, al incremento de las importaciones.

    El mes de septiembre ha sido el mejor de la serie histórica, un hecho que se repite por quinto mes consecutivo. Sin embargo, los altísimos precios del petróleo han hecho que el déficit comercial de septiembre sea peor que el del mismo mes del año pasado (4.853 millones frente a 4.346 el pasado año).

    El déficit comercial se ha reducido aproximadamente a la mitad desde que comenzó la crisis,  pero el objetivo de alcanzar tasas de cobertura superiores al 95% (78,6% en septiembre) parece todavía lejano. Esto es necesario para evitar que la economía española siga necesitando financiarse en el exterior, algo básico para que la confianza en nosotros se recupere.

    Las importaciones energéticas han aumentado en septiembre en 1.687 millones, es decir, la tercera parte del déficit comercial del mes, lo que da idea de la magnitud del problema de los altos precios del petróleo.

    Además de la mejoría de las exportaciones, durante este año ha sido básico para la contención del déficit comercial en un entorno tan desfavorable la moderación de las importaciones no energéticas (+7,1%), reflejo de la debilidad de la demanda interna. Por el contrario, las importaciones energéticas han subido un 29%, a pesar de la moderación en el consumo de combustibles (-3,5% en gasóleos de automóvil de enero a septiembre).

    La alarmante debilidad de las economías europeas (los principales receptores de nuestras exportaciones) unida a los altos precios del crudo hacen que el panorama para los próximos meses sea muy preocupante y que el deseable cierre del déficit no sea un objetivo alcanzable a no ser que se produzca un nada deseable desplome en la demanda interna, algo que provocaría nuevos aumentos del paro y caídas de la actividad.

    Gráfico de la Semana
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios