El capital huye de la periferia al centro de la zona euro

La crisis entra en una nueva etapa con la fuga masiva de capitales de la periferia del euro hacia los países centralesEn nueva y para muchos

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La crisis entra en una nueva etapa con la fuga masiva de capitales de la periferia del euro hacia los países centrales

    En nueva y para muchos inesperada vuelta de tuerca a esta interminable y cada vez más preocupante crisis, los inversores y ahorradores están decidiendo cada vez en mayor número que el riesgo de mantener posiciones en los países grandes de la periferia (Italia y España) ya no es seguro y trasladan sus capitales a Alemania, Holanda y Luxemburgo. La magnitud de los movimientos es tal que sin duda Italia y España hubieran quebrado ya de no haberse compensado mediante el sistema de liquidación de pagos entre los bancos de la Eurozona que se denomina TARGET2.

    Este sistema consiste en que cuando una entidad financiera de la zona euro envía una suma de gran cuantía a otra entidad de otro país de la Eurozona, esta operación pasa previamente por los correspondientes bancos centrales.

    Durante los primeros años de vida del euro, los desequilibrios en la balanza de pagos se compensaban por entradas y salidas de capital procedentes de otros países de la Eurozona. Por ejemplo, la banca española acudía al interbancario o bien emitía titulizaciones (fundamentalmente cédulas o bonos hipotecarios) que compraban las entidades de países con superávit como Alemania.

    Este sistema funcionó, con los países deficitarios acumulando más y más deuda, hasta la crisis financiera de 2007-2008. Como podemos ver en el gráfico, hasta estas fechas la posición de los bancos centrales nacionales frente al Eurosistema era más o menos neutra. Sin embargo, a partir de entonces, y cada vez más, los flujos financieros han sido incapaces de compensar los déficits en las balanzas corrientes. Últimamente se han invertido y los países del núcleo no sólo tienen un superávit en la balanza por cuenta corriente, sino que además presentan un fortísimo superávit en la balanza de capital. Esto se refleja en el siguiente gráfico cortesía de Bloomberg. De unos movimientos insignificantes a principios de 2010, hemos pasado a unas dramáticas fugas de capital que en febrero de este año ya alcanzan casi 600.000 millones de euros para el conjunto de la periferia, siendo especialmente grandes en España e Italia.



    La única forma en que se ha podido evitar el colapso de las economías de España e Italia ha sido mediante la financiación del BCE, cuya contrapartida principal son desequilibrios en la posición de los diferentes bancos centrales nacionales en el sistema TARGET2. Esto se ve en el siguiente gráfico. Las cifras son mayores puesto que no solo se han tenido que financiar las fugas de capital sino los persistentes desequilibrios en las balanzas por cuenta corriente. Las curvas, como se ve, han adoptado una forma exponencial, lo que está reflejando un virtual pánico entre muchos ahorradores e inversores que se protegen frente a una eventual ruptura de la zona euro.

    La situación, lejos de estabilizarse, ha empeorado notablemente en el mes de marzo, como se ve en el cuadro siguiente, que recoge la posición del BdE frente al Eurosistema. En marzo se ha producido el peor deterioro desde que hay registros, nada menos que 55.000 millones de euros, y Bloomberg mencionó fugas de capital aún mayores, por valor de 65.000 millones de euros.

    Como refleja el analista británico Ambrose Evans-Pritchard en su último artículo, el Bundesbank, como imagen especular del BdE, registró un incremento en su posición acreedora desde 547.000 a 616.000 millones.



    El presidente del IFO alemán, el Dr. Sinn, manifestó hace ya algunos meses una enorme preocupación por esta nueva deriva de la crisis, que el calificó de “rescate por la puerta de atrás” a los países del Sur de Europa. A raíz de ello se desató una intensa campaña en los medios de comunicación alemanes que ha hecho que a día de hoy el 56% de los alemanes desee regresar al marco. Para empeorar más aún la situación Jens Weidmann, gobernador del Bundesbank, pidió que la posición acreedora del Bundesbank tuviera un respaldo de colateral de calidad en los países del Sur. A pesar de que varios analistas mantienen opiniones opuestas, el clima en Alemania no hace sino empeorar día a día. El propio Dr. Sinn ha tachado en su último informe de antidemocrática esta deriva, diciendo que se están utilizando los recursos de las pocas economías de la zona euro que aún funcionan para financiar a las que ya no lo hacen.

    No cabe duda de que la crisis rápidamente se acerca a una fase decisiva. La inmensa expansión monetaria generada por el BCE en sus dos subastas de liquidez de diciembre y febrero no ha valido más que para financiar las fugas de capital de Italia y particularmente de España. Parece claro que nos acercamos a un punto de inflexión que necesariamente tendrá que conducir al fin de la situación insostenible a la que ha llegado el euro, sea en forma de una integración total o bien de ruptura. Los fortísimos movimientos de capital parecen anticipar, desgraciadamente, la segunda opción.

    Gráfico de la Semana
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios