Es noticia
Menú
¡Malditos especuladores!
  1. Economía
  2. Gráfico de la Semana
Juan Carlos Barba

Gráfico de la Semana

Por

¡Malditos especuladores!

Otra vez estamos repitiendo los errores del pasado; esto es, estimular la demanda interna cuando el sector exterior no lo permite

Foto: Foto: Corbis Images.
Foto: Corbis Images.

¿De verdad tienen la culpa de lo que está por venir?

A raíz de la recuperación de la demanda interna que comenzó en 2013, la economía española inició un deterioro de la balanza comercial y corriente que ha finalizado el año con un muy débil aumento de las exportaciones del 2,5%, 2,7 puntos por debajo del de 2013 y el menor desde que se inició la crisis. Las importaciones,por su parte, han aumentado un 5,7%, el primer incremento desde 2011, algo por lo demás muy significativo pues ha pasado en pleno hundimiento de los precios del petróleo y de las materias primas. La disminución de las exportaciones del segundo trimestre de 2014se ha parado en la parte final del año gracias a la brutal devaluación del euro,pero no se ha conseguido detener el deterioro de la balanza comercial.

El incremento de las importaciones es el más elevado del área euro con la excepción de Irlanda, lo que resulta más que preocupante si recordamos que fueron los dos países que más se endeudaron durante la anterior burbuja. El hecho de que las importaciones en el segundo semestre del año hayan aumentado a tasas de más del 6% con el petróleo hundido y la moneda devaluándose da fe de que otra vez estamos repitiendo los errores del pasado; esto es, estimular la demanda interna cuando el sector exterior no lo permite. Y, todavía peor, nuestro sector exportador parece estar perdiendo comba en relación a Alemania, cuyas exportaciones aumentan dos puntos más que las nuestras,algo que no pasaba desde la entrada en el euro.

Al final la balanza comercial de mercancías se ha deteriorado en 8.500 millones de euros, mientras que la de servicios cerrará el año (a falta de los datos definitivos del cuarto trimestre) con una disminución superior a los 2.000 millones a pesar del buen comportamiento del turismo. Si a eso le añadimos el deterioro en el saldo de rentas de 3.300 millones, nos encontramos con que el escueto superávit corriente de 1,5 puntos del PIB conseguido en 2013 se ha esfumado casi por completo. ¡Con unos niveles del 24% de paro!

Ningún partido se preocupa de hacer más que prolijos y vacíos documentos sobre cómo cambiar las cosas porque saben que en realidad no van a hacer nada

La contradicción entre los plazos inmediatos de la siguiente cita electoral y una estrategia de cambio de modelo productivo que no rendiría frutos hasta por lo menos diez años después sigue exactamente igual que siempre. Ningún partido se preocupa de hacer más que amplios, prolijos y vacíos documentos sobre cómo cambiar las cosas porque saben que en realidad no van a hacer nada. Las grandes empresas, que en realidad solo chupan del bote de unos mercados controlados y unas regulaciones más que amables, están felices a más no poder con la situación y les dicen a todos los mediocres políticos que toman los cargos lo bien que lo están haciendo. El espectáculo de entrar en la página del RIS3 (la gran apuesta europea por impulsar la I+D) y leer los documentos de las CCAA es absolutamente deprimente. Les invito a ello. La única excepción es Euskadi, que realmente es la única comunidad que ha demostrado algo de fortaleza ante la crisis. En Madrid ya han perdido totalmente hasta la pose de que “van a cambiar las cosas” y ni se han molestado en elaborar el documento RIS3. Ya se sabe que en la capital siempre van un paso por delante.

Contaba Miguel Sebastián que al principio de su mandato al frente del Ministerio de Industria Zapatero le llamaba, por lo general a horas intempestivas, para preguntarle por la I+D. “Oye Miguel, que han venido a verme Pepito y Juanito, de tal comunidad y tal otra y, como todos los demás, ninguno me pide fondos para I+D. ¿Estás seguro de que eso de la I+D es importante?”. Mariano seguro que ni llega a descolgar el teléfono. Así nos va. Luego llegarán los llantos, volveremos a ver el bono español tumbado, al Ibexal completo contra las cuerdas y dirán: “¡Malditos especuladores! ¡La conjura anglosajona contra España! ¡Quieren apoderarse de nuestro Ibex!”.

¿De verdad tienen la culpa de lo que está por venir?

Balanza comercial Exportaciones Importaciones