Poniendo números a la recuperación

¿Cuánto se ha recuperado la economía española? En este artículo respondemos a esa pregunta

Foto: Viviendas en construcción en Valdebebas, Madrid. (EFE)
Viviendas en construcción en Valdebebas, Madrid. (EFE)

Sabemos que la economía española se está recuperando, incluso hace poco el Banco de España nos informó de que ya estamos muy cerca de alcanzar el mismo nivel que antes de la crisis. Por ello vamos a poner números a varios indicadores que según el Ministerio de Economía son los que mejor toman el pulso al consumo y a la inversión, tanto en industria como en construcción.

Empezando con las ventas en consumo de las grandes empresas, que es el indicador que mejor correlaciona con el consumo en la economía española, vemos que se tocó fondo en 2013, con un descenso del 23% respecto a 2013. Con los últimos datos de 2016 la caída es todavía del 14,3%.

Las matriculaciones de automóviles es otro indicador que correlaciona muy bien con el consumo. En este caso vemos cómo la recuperación es aún menor, ya que desde un pico de 140.000 vehículos en 2007 ahora estamos sobre los 90.000, es decir, que si bien es una subida considerable desde los mínimos de 60.000 automóviles de 2012, aún estamos hablando de descensos del 36%.

Un tercer indicador que según el Mº de Economía correlaciona muy bien con el consumo son las disponibilidades interiores de manufacturas de consumo (que viene a ser el consumo interior de las manufacturas que no son bienes de inversión, por ejemplo el móvil que posiblemente esté Vd. usando para leer este artículo). En este caso se tocó fondo también en 2013 con un descenso del 31%. Actualmente la caída todavía está en el 20%.

El cuarto y último indicador que usaremos es el índice de comercio al por menor deflactado. En este caso poco hay que explicar pues es obvio que forzosamente ha de correlacionar bien con el consumo. En este caso se tocó fondo a principios de 2014 con una caída del 28% respecto a máximos. Actualmente la recuperación deja este descenso en el 22%.

Como vemos y a pesar de lo que diga el Banco de España el consumo está lejísimos de recuperar los niveles previos a la crisis, y a este paso harán falta al menos ocho años más para ello. Aunque es absurdo pensar que no va a haber una nueva crisis antes de ocho años, por lo que con seguridad tardaremos mucho más, si es que alguna vez se llegan a alcanzar los niveles de consumo de 2007.

Si vamos a la inversión fuera de la construcción el primer indicador que el Mº de Economía nos recomienda mirar son las disponibilidades de bienes de equipo. En este caso vemos cómo la inversión alcanzó un máximo de 146 en 2007, tocando mínimos en 2013 en 75, es decir, un desplome del 49%. Desde entonces se ha recuperado hasta 97, luego a día de hoy todavía es un 34% más baja que antes de empezar la crisis.

El otro indicador que cita el Mº de Economía son las matriculaciones de vehículos de carga, que tocó fondo en 2013 con un 74% de descenso. En los ocho meses disponibles de 2016 el descenso queda en el 36%.

Ambos indicadores como se ve son muy homogéneos y apuntan a que la inversión fuera de la construcción es actualmente un 35% más baja que en 2007.

Respecto a la construcción tenemos tres indicadores. El primero son los afiliados en construcción. En este caso la caída llegó al 64% y actualmente está en el 60%. La recuperación como se ve ha sido mínima.

El segundo es el consumo de cemento, en el que se ve la misma recuperación mínima que en la afiliación. Se tocó mínimos con descensos del 81% y actualmente esa caída está en el 78%.

El último indicador que usaremos para evaluar la evolución de la construcción es la superficie de visados de obra nueva. Se ve exactamente lo mismo, con un mínimo en 2013 con descensos del 93% que ahora está en el 89%.

Por lo tanto se ve que tanto en consumo como en inversión en equipo nos hallamos lejísimos de habernos recuperado, y en construcción la recuperación ha sido testimonial. La situación a pie de calle es por tanto mucho peor que en 2007 y los anuncios de que se ha recuperado el PIB anterior a la crisis inducen a confusión y se pueden calificar de pura propaganda política. El Banco de España se autocalifica entrando en este juego como un mero instrumento al servicio de los partidos y pierde totalmente el poco prestigio que le podía quedar después de la lamentable gestión de la burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera subsiguiente.

Gráfico de la Semana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios