España esquiva la recesión… de momento

Una combinación de expansión del gasto público y del nuevo crédito bancario consigue que España mantenga el tipo

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Recientemente, hemos conocido múltiples datos económicos que muestran cómo la economía europea se está frenando de una forma preocupante. Italia, como vemos en el gráfico, ha sido la primera economía en entrar en recesión, pero vemos que la economía de la eurozona ha terminado 2018 creciendo, en su conjunto, a las tasas más débiles desde 2013, cuando la crisis de la deuda periférica sumió la economía de la eurozona en la recesión durante casi dos años.

Alemania, la economía más importante de Europa con mucha diferencia, parece haber esquivado la recesión por apenas unas centésimas en el cuarto trimestre del pasado año, pudiéndose considerar en la práctica en estos momentos que su economía está en plano.

Los indicios de que la situación se está deteriorando en Europa están por doquier. El bono alemán a 10 años está a punto de entrar en el terreno negativo, indicio claro de que actúa como valor refugio ante las malas expectativas de la economía.

Otro valor refugio, el franco suizo, también muestra desde el otoño movimientos muy preocupantes, con una fuerte subida de la cotización de la moneda suiza. Recordemos que el problema entre finales de 2009 y la primavera de 2011 fue de tal calibre que obligó al banco central suizo a intervenir el tipo de cambio, que no pudo liberalizar hasta la segunda mitad de 2014.

Los indicadores adelantados tampoco dan ninguna alegría, pues Markit Economics, que publica uno de los más importantes, los PMI, ha informado de que el crecimiento de la economía de la eurozona en enero bajó hasta un 0,1% en términos intertrimestrales, lo que en la práctica significa que está estancada, avisando de que las previsiones de crecimiento del 1,5% para 2019 deben ser revisadas a la baja. Francia se encuentra también en una situación de lo más preocupante, con su peor momento en más de cuatro años.

A nivel mundial, EEUU aguanta el tipo con un leve debilitamiento de la economía en los últimos meses, lo cual es esperanzador respecto a que finalmente se pueda reactivar la economía europea, algo fundamental para España, como veremos más adelante.

La situación en China tampoco es buena, marcando una expansión modesta de su economía para los estándares chinos.

A nivel global, esta situación se traduce en un mal dato económico, el peor en dos años y medio, pues toda la economía mundial se ve arrastrada por los malos datos de Europa y China.

Sin embargo, los datos españoles son especialmente buenos, dando muestras el ciclo económico de estar reactivándose.

¿Y cuáles pueden ser las razones de que la economía española esté aguantando el tipo tan bien?

Desde mi punto de vista, se debe básicamente a dos factores. El primero es una expansión del sector público, que se refleja básicamente en la EPA a falta de datos completos del tramo final de 2018. En el cuarto trimestre del año pasado, creció el empleo público en 44.000 personas, después de aumentar en 50.000 personas en el tercer trimestre. Este ritmo tan fuerte de crecimiento del empleo público en el segundo semestre del año no sucedía desde 2008. Nada menos.

El segundo factor es el aumento del nuevo crédito bancario. El dato de subida del crédito a la compra de vivienda en el último trimestre del año es del 13,7%, al consumo el 9,1% y a las empresas el 8,1%. En su conjunto, la banca ha inyectado en la economía española 8.415 millones de euros más en el cuarto trimestre del 18 que en el mismo trimestre del año anterior. Esto, en tasa anualizada, supone aproximadamente un 2,9% del PIB, lo que da idea del impresionante empujón que está dando la banca a la economía española. Las razones por lo que está ocurriendo esto no están claras. Es posible que el optimismo de empresas y familias esté haciendo que aumenten las peticiones de crédito solvente, pero también hay indicios de que la banca puede estar perdiendo el miedo a aumentar la concesión de crédito.

El problema que puede encontrar España es que el ciclo en Europa no se reactive a tiempo, con lo que sería inevitable que se disparen el déficit exterior, algo que ya está empezando a pasar, y el déficit público. Esto provocaría que Bruselas inmediatamente tomara medidas contra España, obligando al Gobierno a introducir nuevas medidas para reducir el gasto público, lo que deshincharía la economía española a toda velocidad. Esperemos que finalmente Europa no llegue a entrar en recesión porque si no será totalmente inevitable que la sigamos en pocos meses.

Gráfico de la Semana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios