Tecnología abierta o cerrada: 'round 2'

En un escenario donde el riesgo de ciberataque aumenta a medida que utilizamos más dispositivos digitales, ¿es mejor utilizar un sistema cerrado o abierto?

Foto:

Hace ya unos años, Apple, con su decisión de mantener el ecosistema cerrado, se derrumbaba en el mercado e iba a la bancarrota. El excesivo control sobre su tecnología y evitar la compatibilidad con otros proveedores para controlar todo el flujo de ingresos provenientes del ecosistema ponían esta compañía en serios aprietos. Sin embargo, Windows e IBM mantenían sus productos abiertos y compatibles con otros proveedores, tanto de 'hardware' como de 'software', lo que hacía que las plataformas establecidas por ellos mismos crecieran de manera exponencial. Esto trajo consigo que productores de otros dispositivos y 'software' tuviesen que adecuarse a sus necesidades.

Otra compañía de la historia reciente (para aquellos que nacimos cuando todavía no existía internet), Google, trató con éxito de mitigar la presión que sus competidores ejercían en el mercado de 'smartphones' mediante la adquisición de Motorola.

Google compró Motorola y se situó en una posición de fuerza contra Apple y otros competidores para mantener el ecosistema de Android ¿abierto?

Aunque en algún momento se pensó que podía ser para facilitar la entrada en el mercado de dispositivos móviles, esta operación traía consigo el control de la mayor parte de los elementos que integran un 'smartphone' que en aquel momento o bien ya habían sido patentados por Motorola o estaban en proceso de hacerlo. Gracias a esta adquisición, Google se situaba en una posición de fuerza contra Apple y otros competidores para mantener el ecosistema de Android ¿abierto? Además, le daba ventaja competitiva para formar acuerdos sobre patentes de 'smartphones' con gigantes de la talla de Samsung.

'Round 2'. El futuro próximo

En el momento que vivimos, cuando cada vez más estamos exponiendo nuestras vidas y diferentes compañías tienen acceso a nuestros datos sin tener una trazabilidad clara… ¿seguiremos el mismo patrón que en el pasado o cambiarán las cosas?

Todos nos preguntamos como profesionales y padres de familia cómo acceder a un mundo cada vez más hiperconectado en el que la tecnología nos brinda “una vida mejor”. En este caso, permitir que nuestra casa se conecte a la red, poder controlar nuestra casa con nuestro 'smartphone' o actos cotidianos como utilizar una aplicación con GPS crean una huella de datos de difícil trazabilidad para el ciudadano de a pie. ¿Alguna vez han leído las interminables páginas del contrato de privacidad de su buscador favorito antes de comprar los libros para la vuelta al cole? En este escenario, ¿qué ocurre si además se produce un ciberataque? ¿Qué pasa con nuestra privacidad, identidad, que al final se reduce a los datos que compartimos con compañías que muchas veces ni conocemos?

Pues bien, en este escenario de constante cambio en el que el riesgo de ciberataque aumenta a medida que utilizamos más dispositivos digitales, muchos nos preguntamos, ¿es mejor utilizar un sistema cerrado o abierto? Mientras en un caso la utilización de datos se mantiene cerrada y se emplea únicamente para la mejora de sus productos de alta gama, el otro da servicios 'gratuitos' pagados con nuestros datos. En este segundo 'round' en que la creación de ecosistemas abiertos es clave y muchas veces abogamos por el libre acceso a servicios, ¿queremos que nuestros datos también lo sean? ¿O es mejor no reinventar la historia y mantenerlo cerrado?

Ignición