¿Quiénes son nuestros héroes? Tecnología y cultura empresarial

Deberíamos ser capaces de desarrollar un sistema que permita convertir a los que saben 'hacer cosas', a los que saben de tecnología, en superhéroes

Foto:

Después de tener durante varios días reuniones con 'founders' en Silicon Valley, me ha quedado claro que tenemos que hacer algo para que emprender desde la tecnología, con soluciones nuevas, sea algo alcanzable y valorado socialmente en nuestro entorno. Durante los últimos 13 años, he podido visitar un buen número de empresas en esta zona. El objetivo de cada año era visitar con un grupo de alumnos algunas de las empresas más punteras en diferentes sectores dentro del mundo de la tecnología. Es difícil explicar cómo de rápido es el cambio aquí.

Esta semana, he estado en Facebook, en el mismo edificio que había visitado años atrás cuando Sun Microsystems tenía su sede allí y era líder en innovación. La actividad, excepto para productos de 'hardware' y 'software' empresarial, se ha movido un poco al norte, hacia San Francisco. Hay una enorme actividad en torno a 'software' para usuarios finales, lo que implica mayor rapidez todavía y más interés en entrar antes en el juego por los que ponen el dinero.

La sede de Google en Mountain View, en pleno Silicon Valley.
La sede de Google en Mountain View, en pleno Silicon Valley.

Nos contaba un VC de una de las grandes firmas que, básicamente, el aumento del dinero disponible ha hecho que las buenas oportunidades, que siguen siendo básicamente las mismas, tengan mucha más facilidad para captar fondos, y lo hagan antes y en mayores cantidades. Esto significa también que las posibles barreras que pueden crear con un crecimiento más rápido impiden a otras áreas geográficas competir igual.

Escribo estas líneas después de una reunión con la fundadora de una de esas empresas que está en fase de supercrecimiento, uno de los unicornios del mundo del 'software' que multiplica sus números de forma casi mágica en los últimos años. La historia es como de cuento de hadas: gran éxito, el dinero llega sin pedirlo, el crecimiento es exponencial y la compañía y sus fundadores son elogiados por todas partes. Parece fácil. De hecho, todos mis alumnos salen de la reunión pensando “yo también quiero ser así”. Han descubierto a una nueva figura heroica para su colección: el fundador de empresas. Por supuesto, todo tiene una cara B. En la misma reunión, esta persona nos cuenta que las horas de trabajo son interminables, que no hay vida personal posible si se quiere crecer, que la dedicación es total y hay que mantenerse enfocado, que a veces el estrés es insoportable y, por supuesto, que además hace falta suerte, pero se asume como parte del juego.

Debemos apoyar a los que triunfan contando más sus historias, para que la gente vea que los que hacen cosas nuevas no se aprovechan de nadie

Un sistema donde las mejores ideas y los perfiles con más experiencia tienen más fondos para crecer hace que los mejores ejecuten rápidamente. Zoom, que seguro que han usado ya, viene de los mismos creadores que WebEx. Sin embargo, si nos vamos a un sistema europeo o si nos venimos a España, es más complicado pensar en el creador de empresas como héroe. Y todavía son pocos los que ven su afán empresarial como un objetivo de crearlo y venderlo o salirse del negocio para crear el siguiente. Esto implica que para intentarlo, normalmente hay que tener ya unos fondos y una red de seguridad que la mayoría de la población no tiene.

Deberíamos ser capaces de desarrollar un sistema que haga varias cosas:

  • Convertir a los que saben 'hacer cosas', a los que saben de tecnología, en superhéroes. Cada vez que estoy por aquí, escucho varias veces que los fundadores con conocimientos técnicos son fantásticos. Fomentar que los casos locales se conozcan, hacer que las carreras técnicas no lleven a puestos mal entendidos y pagados y que se pueda tener una carrera solo técnica son asignaturas pendientes
  • Crear redes de apoyo para que las iniciativas puedan crear prototipos y pruebas de concepto, sin papeleo, con fondos y mentores, desde los lugares donde está el conocimiento técnico y con apoyo para que los que saben de tecnología tengan incentivos para ayudar.
  • Apoyar a los que triunfan contando más sus historias para que la gente vea que los que hacen cosas nuevas, en general, no se aprovechan de nadie, ni son los malos de la película. No solo podemos crear empresas que viven de la publicidad y que harían cualquier cosa por nuestros datos, hay otras opciones que merecen la pena.

Se ha hecho mucho en los últimos años para fomentar un entorno mejor para las 'startups' en España, aunque el miedo es que la iniciativa media no tenga capacidad para escalar ni cree tecnología propia. Hay ejemplos magníficos que sí lo están consiguiendo, pero si les pido que mencionen tres 'startups' españolas con tecnología propia que tenga capacidad de escalar y convertirse en un gigante, seguro que no pueden. Y los que vienen detrás, tampoco. Para generar un ecosistema potente, tenemos que empezar a crear nuevos héroes. No se puede esperar más.

*Ricardo Pérez, profesor de IE Business School, director académico del Master in Management en Digital Business.

Ignición
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios