Es noticia
Menú
Romper el círculo vicioso
  1. Economía
  2. Información privilegiada
Jesús Sánchez-Quiñones

Información privilegiada

Por

Romper el círculo vicioso

Las bolsas mundiales han acogido con euforia el rescate de las dos agencias hipotecarias americanas (Freddy Mac y Fannie Mae) por parte de las autoridades americanas.

Las bolsas mundiales han acogido con euforia el rescate de las dos agencias hipotecarias americanas (Freddy Mac y Fannie Mae) por parte de las autoridades americanas. Las fuertes caídas del jueves y viernes de la semana pasada, sin ninguna noticia concreta que las justificara salvo el negativo entorno en el que nos encontramos, hacía pensar que durante el fin de semana nos enteraríamos de alguna noticia que afectara a los mercados. Efectivamente así ha sido, pero la noticia de la materialización del rescate de las dos agencias hipotecarias ha proporcionado un respiro a las cotizaciones.

De acuerdo con las informaciones que las cadenas de televisión americanas han ido proporcionando durante el fin de semana, el Tesoro americano contrato a uno de los principales bancos de inversión, quien se encargó durante la semana pasada de tantear a los accionistas, tenedores de deuda e incluso entidades que mantenían posiciones vendidas en ambos valores. Algo iba a pasar con las agencias hipotecarias, y la primera reacción de aquellos con algún rastro de información fue muy negativa. El viernes por la tarde, según se iban conociendo algunos detalles de la operación de salvamento la percepción cambió, acabando los índices de la bolsa americana en positivo.

    Freddy Mac y Fannie Mae son dos entidades que fueron creadas por el Congreso de EE.UU. para apoyar y facilitar el acceso al crédito hipotecario. Sus accionistas son entidades privadas, principalmente bancos, fondos de inversión y fondos de pensiones, que persiguen maximizar el beneficio Esta dicotomía ha proporcionado, de facto, una seudo garantía estatal a la deuda emitida por ambas entidades pese a ser entidades privadas.

Las dos agencias hipotecarias son el principal pilar del mercado hipotecario americano. Ambas agencias proporcionan liquidez al mercado primario o de originación de hipotecas al comprar hipotecas a los bancos comerciales y a otro tipo de prestamistas. Con esas hipotecas emiten bonos de titulización hipotecaria aportando su garantía sobre dichos bonos o bien mantienen las hipotecas en balance. Además, compran titulizaciones hipotecarias en el mercado secundario, generando liquidez en el mismo. En los últimos cuatro trimestres habían presentado pérdidas por 14.000 millones de dólares, por la pérdida de valor de las titulizaciones e hipotecas mantenidas en su cartera de inversión y por la garantía otorgada a las titulizaciones hipotecarias, provocando la necesidad de fortalecer sus recursos propios. En la coyuntura actual, los inversores privados no estaban por la labor de aportar capital, lo que ponía en duda la solvencia de ambas entidades.

    Una de las principales incertidumbres del nuevo curso era el futuro de las dos “entidades gemelas”. Entre ambas soportan más de 5 billones de dólares (trillones americanos) en deuda y activos respaldados por hipotecas (MBS) en poder de Bancos Centrales y de todo tipo de inversores de todo el mundo. El colapso de ambas entidades habría supuesto una cataclismo de dimensiones globales. Los bonistas pueden estar tranquilos, los accionistas de ambas entidades no tanto. El Tesoro se hará con el 79,9% de las acciones ordinarias a su valor nominal.

    En la explicación de los motivos del rescate, el Secretario del Tesoro americano, Henry Paulson, resaltó que es necesario romper la espiral bajista del mercado inmobiliario americano incrementando la disponibilidad de crédito para los compradores de casas. El deterioro y la incertidumbre que rodeaba a ambas entidades estaba ahogando el mercado hipotecario americano, añadiendo presión adicional a un deteriorado mercado inmobiliario.

    El rescate tiene muchas implicaciones, no todas fáciles de valorar en estos momentos iniciales: supone el principio del fin de un sistema hipotecario creado hace más de 70 años; podría suponer un incremento de la deuda pública americana; ratifica la percepción de ayuda sistemática a aquellas entidades “demasiado grandes para caer” (too big to fail); una vez más los accionistas pueden perderlo casi todo, pero los acreedores se salvan; el liberalismo económico parece que tiene sus límites en situaciones extremas como las actuales.

    La euforia de los índices en la sesión del lunes hay que relativizarla. Previsiblemente en gran parte se debe a cierre de posiciones cortas o vendidas. No obstante, por tercera vez el nivel del 11.000 del IBEX ha actuado de soporte. Las incertidumbres no se han acabado, pero con el rescate de Freddy Mac y Fannie Mae se despeja al menos una de las incógnitas del escenario actual. La volatilidad y las malas noticias seguirán presentes. Al menos los soportes han vuelto a aguantar.


Jesús Sánchez-Quiñones es director general de Renta 4

Las bolsas mundiales han acogido con euforia el rescate de las dos agencias hipotecarias americanas (Freddy Mac y Fannie Mae) por parte de las autoridades americanas. Las fuertes caídas del jueves y viernes de la semana pasada, sin ninguna noticia concreta que las justificara salvo el negativo entorno en el que nos encontramos, hacía pensar que durante el fin de semana nos enteraríamos de alguna noticia que afectara a los mercados. Efectivamente así ha sido, pero la noticia de la materialización del rescate de las dos agencias hipotecarias ha proporcionado un respiro a las cotizaciones.

Insolvencias Apollo Capital