Paciencia y sangre fría
  1. Economía
  2. Información privilegiada
Jesús Sánchez-Quiñones

Información privilegiada

Por

Paciencia y sangre fría

Cerca ya el fin de año, es momento de analizar a qué riesgos se enfrenta cualquier inversor en el nuevo año. Los riesgos son numerosos.

Cerca ya el fin de año, es momento de analizar a qué riesgos se enfrenta cualquier inversor en el nuevo año. Los riesgos son numerosos.

-Persistencia de riesgo soberano elevado. La prima de riesgo española está lejos de los niveles alcanzados en el mes de julio (639 puntos básicos). Aún así, los niveles actuales de coste de financiación de la deuda, superiores al crecimiento nominal de la economía, son un verdadero peligro para la sostenibilidad de la deuda pública española.

-Posible incumplimiento de los objetivos fiscales. Parece más que probable que el déficit de las cuentas españolas de 2012 incumpla el objetivo acordado con Europa (6,3% del PIB). Dependiendo de la cuantía de la desviación, las turbulencias serán mayores o menores. En cualquier caso, el incumplimiento será una mala noticia que pesará sobre nuestra credibilidad.

-Dilación en la solicitud de “asistencia financiera”. El exigente calendario de financiación de la economía española en 2012 hace muy probable la necesidad de solicitud de “asistencia financiera” al fondo MEDE durante el próximo ejercicio. El Tesoro tendrá que emitir del orden de 20.000 millones de euros mensuales frente a los 16.000 millones de 2012. Adicionalmente, la banca difícilmente estará en disposición de incrementar su nivel de tenencia de deuda pública en la misma cuantía que lo ha hecho este año (aumento de 100.000 millones de euros). Desde el momento de la solicitud de asistencia financiera al MEDE hasta la aprobación de dicha ayuda podrá haber cierta inestabilidad.

-Peligro de rebaja de rating a “bono basura”. La amenaza de bajada de calificación de la deuda pública española por parte de las agencias de rating, hasta perder el grado de inversión, sigue siendo una amenaza real en los próximos meses. Los efectos secundarios de dicha medida serían tremendamente perniciosos y dificultarían la financiación del Tesoro español y, por extensión, de las empresas españolas.

-Elecciones e inestabilidad en Italia. El anuncio de la próxima dimisión de Monti ha puesto de manifiesto que el riesgo soberano es contagioso entre los países periféricos. El escenario de inestabilidad de Italia en los próximos meses inevitablemente afectará a la prima de riesgo española.

-Elecciones alemanas. Pese a celebrarse en el otoño próximo, la posición alemana en las negociaciones sobre la Unión Bancaria Europea ilustra cómo pretenden postergar lo máximo posible cualquier decisión que suponga un avance real hasta pasados los comicios.

Riesgos sobre el crecimiento. La inevitable reducción del crédito en España supone un grave riesgo sobre el crecimiento económico y sobre el empleo.

- Problemas en Francia. La evolución de la economía francesa puede provocar que, en cualquier momento, los inversores sitúen a su economía más cerca de la inestabilidad italiana que de la solidez alemana. De producirse, sería el momento de la verdad del euro.

-Precipicio fiscal estadounidense. Se da por descontado el acuerdo entre demócratas y republicanos para evitar el “fiscal cliff”. Aún así, la necesaria reducción del déficit vía ajustes fiscales y subidas de impuestos, tendría un efecto sobre el crecimiento económico ahora no cuantificado.

 Siempre ha habido riesgos. El momento actual no es una excepción. Afortunadamente, existen ciertos apoyos que permiten contrarrestar el elevado número de incertidumbre al que se enfrentan los mercados el próximo año.

-Estímulos monetarios. Se mantendrán mientras sea necesario. Existe un claro apoyo de los bancos centrales al ciclo económico y a la estabilidad financiera, aunque de forma más acusada en EE.UU. que en Europa.

-Puesta en marcha de compras de bonos por parte del BCE (OMT). La aprobación del mecanismo de compra de bonos soberanos de forma ilimitada en el tiempo y en cuantía, evitará que las primas de riesgo vuelvan a los peores momentos vividos este año.

-Recapitalización del sistema financiero. Por fin, se ha acometido la recapitalización del sistema financiero español. Aunque el proceso esté inacabado, era una medida imprescindible para que en algún momento fluir el crédito.

-Valoraciones atractivas en términos relativos, comparado con otras opciones de inversión en un contexto de tipos de interés muy bajos.

En cualquier caso, el abanico de riesgos e incertidumbres es tan amplio que parece inevitable que en el próximo ejercicio asistamos a momentos de elevada volatilidad, sobre todo, dentro de la zona euro. Partiendo de la “irrevocabilidad del euro” y de las palabras de Draghi durante el mes de agosto (“the ECB is ready to do whatever it takes to preserve the euro. And believe me, it will be enough”), los momentos de inestabilidad proporcionarán buenas oportunidades de inversión. Sólo hace falta paciencia y sangre fría.