Lo que el BCE se calla

La primera reacción de las bolsas a la bajada de tipos del Banco Central Europeo (BCE) fue festejar la decisión anunciada con fuertes subidas.

La primera reacción de las bolsas a la bajada de tipos del Banco Central Europeo (BCE) fue festejar la decisión con fuertes subidas. Posteriormente, las explicaciones dadas por Mario Draghi durante la rueda de prensa fueron poco o nada convincentes, convirtiendo las subidas en caídas ante las dudas generadas y la falta de justificación fundamentada de la decisión adoptada.

Los motivos que han llevado al BCE a obrar de dicha manera han podido ser varios, aunque no fueron explicitados por Draghi:

- La solidez de la recuperación de la economía europea es frágil, sobre todo la demanda interna.

- Pese a las afirmaciones reiteradas de no considerar el tipo de cambio del euro como un factor a tener en cuenta por la autoridad monetaria, la fortaleza de la moneda única está mermando la capacidad del sector exportador europeo.

-La mencionada debilidad de la demanda interna y una divisa excesivamente fuerte reavivan el peligro de una inflación excesivamente baja en el conjunto de la Eurozona, e incluso una deflación en algunos países.

La debilidad de la demanda interna de la zona euro ha quedado reflejada en las previsiones económicas de otoño de la Comisión Europea. Las expectativas para la Eurozona son algo peores que las reflejadas en las previsiones de primavera, sobre todo en lo referente a la demanda interna. En 2013, diez países del euro padecerán una caída de ella. Se espera que en 2014 seis países seguirán viendo reducirse su demanda interna, España entre ellos. Las previsiones de la CE han doblado la caída esperada de la nuestra hasta el -0,8%.

Ante la falta de dinamismo de la demanda interna en la Eurozona, provocada en gran parte por el inevitable desendeudamiento o desapalancamiento de empresas y familias, el sector exterior es crucial para lograr crecimiento. La fortaleza del euro frente al resto de divisas mina la competitividad de las exportaciones europeas. Del total de las exportaciones alemanas, francesas e italianas, el 63%, 54% y 47% respectivamente, se dirigen fuera de la Eurozona. Cuanto más fuerte esté el euro, menos competitivos serán los productos europeos.

Los alemanes siempre han sido reticentes a influir en el tipo de cambio. Como exponía hace meses el profesor Donges, "Alemania siempre ha mantenido o incrementado sus exportaciones pese a la revalorización de su divisa, sea esta el marco alemán o el euro". Dicha afirmación, aunque pudiera ser válida para las exportaciones de productos de gran valor añadido sin competencia, difícilmente se puede aplicar a la exportación de productos como el aceite de oliva o a sectores como el turismo, que compite con otras áreas ajenas a la zona euro. El efecto de la bajada de tipos sobre la cotización del euro ha sido inmediato, al menos en el corto plazo.

La bajada de tipos también ha despertado los temores a un proceso de estancamiento y baja inflación 'a la japonesa'. El mensaje de Draghi en la rueda de prensa, pese a negar el temor a la deflación, pone de manifiesto que el BCE está dispuesto a seguir haciendo “todo lo que sea necesario” (whatever it takes) para conseguir la estabilidad de la Eurozona. No es descartable que los tipos de interés bajen incluso al cero y que se pongan en marcha nuevas 'barras libres' de liquidez para la banca, o incluso el aprobar tipos de interés negativos para el dinero depositado por la banca en el BCE en la facilidad marginal de depósito.

Lo importante de la decisión del pasado jueves del BCE no es la bajada de tipos en sí. Difícilmente una bajada del 0,5% al 0,25% tendrá un efecto directo considerable sobre el crecimiento económico. Lo relevante es el mensaje implícito lanzado: el BCE seguirá aplicando una política monetaria laxa y expansiva.

Al margen de los efectos sobre la economía real, el mensaje de más liquidez y menores tipos de interés incentiva los flujos de inversión hacia la renta variable. Las cotizaciones podrán seguir incrementándose gracias a los flujos. Esperemos que las subidas de las cotizaciones vengan pronto acompañadas de incrementos proporcionales de los resultados empresariales.

Información privilegiada
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios