Grecia: con euro, pero sin depósitos
  1. Economía
  2. Información privilegiada
Jesús Sánchez-Quiñones

Información privilegiada

Por

Grecia: con euro, pero sin depósitos

El nuevo gobierno griego no dispone de tanto tiempo como se intenta transmitir. Al margen de las negociaciones con sus acreedores para flexibilizar las condiciones de la

Foto:

El nuevo Gobierno griego no dispone de tanto tiempo como se intenta transmitir. Al margen de las negociacionescon sus acreedores para flexibilizar las condiciones de la deuda existente, bien sea con la troika como interlocutor o con cada uno de los acreedores por separado, la fuga de depósitos de sus bancos es otro frente de peligrosas consecuencias para los ciudadanos griegos.

Hasta la fecha, pese a haber recibido dos rescates por importe de 240.000 millones de euros y quitas en los bonos soberanos en manos privadas por importe de 100.000 millones, ningún griego ha perdido un solo euro de sus depósitos bancarios gracias a la financiación extraordinaria suministrada por el BCE en los mayores momentos de tensión.

Fuente:BCE

Los bancos de la Eurozona acuden al BCE a obtener financiación de forma recurrente, depositando como garantía activos con una calificación crediticia (rating) mínima determinada. Cuando un banco no posee activos con el rating mínimo exigido, o en el caso en que los bonos soberanos de su propio país hayandejado de ser aptos como garantía o colateral, la entidad ha de recurrir a su propio banco central en busca de financiación extraordinaria, quien a su vez obtiene la liquidez a través de la provisión urgente de liquidez (emergency liquidity assistance, ELA). Este sistema permite que los bancos de la zona euro se financien a través de su propio banco central en “circunstancias excepcionales”, como las acontecidas ahora en Grecia.

De acuerdo con la normativa del BCE, sólo se puede proporcionar liquidez a través de este mecanismo a bancos con problemas temporales de liquidez, pero solventes. La frontera entre una y otra situación puede llegar a ser muy difusa.

La caída de los depósitos en Grecia, 14.000 millones de euros en las últimas semanas, la incapacidad de acudir a los mercados a financiarsey la amenaza de bajada de rating al país heleno dadas las medidas adoptadas por el nuevo gobierno, provoca que la única financiación posible sea la que proporciona el BCE a través de la “provisión urgente de emergencia”. Cuantos más depósitos salen de los bancos griegos, y ante la ausencia de otras posibilidades de financiación distintas de la asistencia de urgencia del BCE, más cerca estarán los bancos griegos de convertir un problema de liquidez en un problema de solvencia.

Los propios estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central europeo prevén que el Consejo de Gobierno del BCE pueda limitar las operaciones de ELA si considera que interfieren en los objetivos y tareas del Eurosistema, o si considera que el riesgo es excesivo.

Hace dos años, los chipriotas perdieron parte de sus depósitosante la situación de insolvencia de los bancos del país. A pesar de dicha pérdida de los depósitos,Chipre sigue dentro del euro. Los depósitos de menos de 100.000 eurosestuvieron garantizados sólo porque la reestructuración bancaria se realizó simultáneamente a un rescate por 10.000 millones de euros negociado con la troika.

De seguir las retiradas de depósitos en los bancos griegos, alguno o algunos de los bancos helenos podrían dejar de acceder a la financiación extraordinaria del BCE y deberían reestructurarse imponiendo pérdidas a sus acreedores, incluidos los depositantes. Este hecho es independiente de la evolución de las negociaciones entre el Gobierno griego y los organismos internacionales acreedores. Una quita a los depósitos no implica en absoluto la salida de Grecia del euro, como tampoco lo supuso el caso chipriota. Supondría un empobrecimiento adicional de los ahorradores griegos. Toda situación es susceptible de empeorar.

La “provisión urgente de liquidez”, ELA, se ha convertido en una vía de financiación permanente de entidades por la puerta de atrás del BCE. Según aumenta el volumen de financiación de emergencia a los bancos griegos, se incrementa la exposición de los socios de la Eurozona a Grecia. El problema no radica sólo en la renegociación de las condiciones o incluso en la cuantía de una eventual quita en la deuda actual con los organismos internacionales, sino en el incremento de riesgo que día a día se produce al financiar el BCE vía el ELA a los bancos griegos para que estos puedan hacer frente a la retirada de depósitos.

Los ciudadanos griegos deberían saber que, al margen de la negociación de las condiciones de su deuda pública, sus depósitos corren peligro. Su Gobierno parece querer permanecer en el euro, pero con su actuación está provocando tal fuga de depósitos que está poniendo en peligro los ahorros depositados en los bancos griegos.

Rating Quita Troika Rescate Mercados Deuda pública