Sueño olímpico, pesadilla del despilfarro

Los Juegos más ruinosos para la población siempre serán beneficiosos para políticos y 'lobbies' locales

Foto: Presentación de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020. (EFE)
Presentación de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020. (EFE)

La urgente regeneración antipopulista del Ayuntamiento de Madrid parece que consistía en reflotar la candidatura olímpica de la capital. Esa, al menos, ha sido la medida más rutilante adoptada en la primera Junta de Gobierno del consistorio PP-Cs y aquella que el nuevo equipo de gobierno quiso que copara la portada de uno de los principales diarios de tirada nacional. ¿Cómo habremos podido sobrevivir los madrileños cuatro años sin volver a iniciar los trámites para acoger unas Olimpiadas? Debe de ser que Carmena carecía de visión (y ambición) suficiente como para abrazar el incontestable 'sueño olímpico' de millones de ciudadanos y que, en cambio, Almeida y Villacís sí palpan mucho mejor el sentir más hondo del pueblo.

Otra posibilidad, claro, es que el anterior equipo de gobierno no tuviera ínfulas megalómanas y rechazara promover un evento que, en general, constituye un pésimo negocio para los ciudadanos. Y es que, de acuerdo con la mejor evidencia disponible, los Juegos Olímpicos suelen ser una ruina para la ciudad que los organiza.

Los Juegos celebrados desde 1968 han terminado costando mucho más de lo inicialmente estimado. La media de sobrecostes supera el 150%

Por un lado, existe una fuerte tendencia a infraestimar los costes: todos —absolutamente todos— los Juegos celebrados desde 1968 han terminado costando mucho más de lo inicialmente estimado. La media de sobrecostes supera el 150%, pero en algunos casos (como Montreal y Sarajevo) el porcentaje ha llegado a ser del 1.000%. De hecho, el problema actual ya no es solo la inexorable tendencia hacia el desvío presupuestario, sino que estamos inmersos en una más que alocada carrera entre ciudades organizadoras por disparar los gastos del evento: desde Atenas 2004, todas las Olimpiadas han costado más de 10.000 millones de dólares (ya descontando la inflación). Al cabo, tratándose en el fondo de una subasta entre varias ciudades, la orgía de promesas dirigidas a ser el mejor postor y satisfacer al COI termina disparando la factura: por ejemplo, Los Ángeles 1984 apenas acarrearon unos costes de 1.250 millones de dólares (ya actualizados por inflación), que es prácticamente la mitad de lo que costará solo el estadio olímpico de Tokio 2020.

Por otro lado, también existe una marcada tendencia a sobreestimar los beneficios de acoger unos Juegos. Primero, los ingresos directos (derechos televisivos, 'sponsors' y entradas) apenas han cubierto recientemente un 30% de los costes totales. Segundo, el estímulo económico a corto plazo que podrían implicar también suele estar ampliamente exagerado: por ejemplo, aunque es verdad que los Juegos atraen turistas, también repelen a otros turistas que habrían acudido a la ciudad en su ausencia (así, el número de turistas internacionales en Londres se redujo durante julio y agosto de 2012 frente al año anterior; y en Pekín 2008 llegaron a caer hasta en un 30%). En el caso de Sídney 2000, de hecho, se estima que los Juegos redujeron el consumo agregado de Australia en 2.100 millones de dólares. Y tercero, es verdad que los Juegos podrían comportar determinadas ganancias a largo plazo para la ciudad organizadora —como la transformación urbana o una mejoría de su imagen global—, pero de nuevo la evidencia no respalda que estas ganancias sean comunes: un porcentaje creciente de todo el gasto de los Juegos va a parar a infraestructuras deportivas que posteriormente tienen un aprovechamiento muy escaso y, a su vez, la campaña publicitaria de los Juegos solo impacta positivamente en ciudades desconocidas para el gran público (no así en urbes bien conocidas como Londres, Tokio o, previsiblemente, Madrid).

A este último respecto, por cierto, mucho me temo que los españoles poseemos una visión harto sesgada sobre los efectos a largo plazo de organizar los Juegos, dado que Barcelona 92 es considerado (junto a Los Ángeles 84 o Salt Lake City 02) como uno de los pocos casos de transformación urbana exitosa y de clara mejoría del posicionamiento internacional. Pero remarquemos que se trata de una excepcional 'rara avis' y no de una pauta habitual entre las ciudades organizadoras.

En definitiva, si acoger unos Juegos Olímpicos conlleva una altísima probabilidad de fracaso para la sede, ¿por qué tanta insistencia entre los políticos por postularse a organizarlos? Pues porque, aun cuando los Juegos sean un pésimo negocio para la ciudadanía en general, no lo son para todos los grupos en particular. Los políticos reciben una intensísima atención mediática durante varios meses (si no años), lo que constituye 'de facto' una carísima campaña de 'marketing' en su favor costeada por el contribuyente; a su vez, los grupos constructores nacionales, bien conectados con la nomenclatura política, reúnen la mayor parte de los milmillonarios contratos de obra pública vinculados a los Juegos, disparando consecuentemente sus beneficios. Acaso por ello, por cierto, aquellos regímenes más autocráticos y menos fiscalizados tiendan a ser los que más recursos de los contribuyentes dilapidan en este tipo de eventos: Pekín 2008 costó 45.000 millones de dólares y Sochi 2014, 51.000 millones. Los Juegos más ruinosos para la población siempre serán beneficiosos para políticos y 'lobbies' locales.

Que el nuevo ayuntamiento de PP y Ciudadanos, antes incluso de haberse instalado en el Palacio de Cibeles, ya esté relanzando la pesadilla Olímpica de Madrid 2032 no solo es un ejercicio de profunda irresponsabilidad financiera en un consistorio que sigue siendo el más endeudado de España sino que, en última instancia, transmite una pésima señal sobre cuáles son sus prioridades: pan y circo o, mejor, propaganda y pelotazo ladrillero. ¿Para esto había que echar a Carmena?

Laissez faire
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios